Home Música Cuarteto Piastro-Wong: jazz, boleros y un poco más
Música - July 16, 2008

Cuarteto Piastro-Wong: jazz, boleros y un poco más

Casi 300 personas disfrutaron
de una buena muestra de jazz
mexicano bajo las premisas
románticas del bolero y la
emotividad de cuatro músicos
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Esta agrupación se presentará el jueves 17 en el Foro Coyoacanense, ubicado en Allende 36, en el centro de Coyoacán, a las 19 horas. La entrada es libre.

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 15 de julio de 2008. El domingo 13, a las 13:30 horas, se efectuó la segunda sesión del Ciclo de Boleros “Pasarán más de mil años” en la Plaza de las Artes, del Centro Nacional de las Artes, con la participación musical del Cuarteto Piastro-Wong, ante aproximadamente 250 personas, que disfrutaron de una buena muestra de jazz mexicano bajo las premisas románticas del bolero, la emotividad de cuatro músicos y un sol inclemente.

Así, con temas como “La mentira”, de Álvaro Carrillo, “Bésame mucho”, de Consuelo Velázquez, “Cuando vuelva a tu lado”, de María Grever, “Tres palabras”, de Oswaldo Farrés, “Silenciosa”, de Mario Ruiz Armengol, “Pensaba en ti”, de Eduardo Piastro, entre otras, el Cuarteto Piastro-Wong –integrado por Pablo Hidalgo, flauta; Carlos Maldonado, contrabajo; Rodrigo Barbosa, batería, y E. Piastro, guitarra– se dedicó a compartir con los escuchas el placer de tocar jazz y el sentimiento transformado en música que invita a a echar a volar la imaginación y los sentidos.

Al término de la presentación –que cerraron con un encore, “Bonita”, creo, de Luis Alcaraz–, me acerqué con el maestro Eduardo Piastro, quien amablemente accedió a responder unas preguntas acerca de su trayectoria y de su presentación.

Maestro, ¿me puede contar cómo, cuándo, dónde y por quiénes surgió el Cuarteto?

Pablo Hidalgo y yo somos maestros de la Licenciatura de Jazz de la Escuela Superior de Música (ESM). Durante muchos años, en nuestras pláticas de café, nos hemos ido acercando en intereses hasta que, hace dos años más o menos, unimos fuerzas y decidimos armar el cuarteto. El objetivo básico es hacer lo que sabemos hacer, a lo que le hemos dedicado la vida.

Durante el concierto mencionó que el bolero y el jazz son hermanos, ¿puede abundar  en ello?

En Cuba, por ejemplo, donde nació el bolero, el jazz tiene un lugar fundamental en la sociedad y el roce continuo entre esos géneros no es extraño para nadie. Me gusta pensar en el jazz más como el idioma por usar para interpretar cualquier tipo de música. Un disco que me ha influido notablemente en este sentido es el que publicó hace muchos años RCA Victor de México, de José Antonio Méndez, intérprete cubano, en el que canta su éxito “La gloria eres tú”, entre otras canciones, algunas del músico mexicano Mario Ruiz Armengol, quien participa además como pianista y arreglista. Son gente que usa la libertad del jazz para interpretar lo que llamaban el Feelling, o sea el bolero jazzeado. Aquí el tema es cómo algunos han explotado el bolero hasta el hartazgo con arreglos facilones y versiones de poca monta beneficiando solamente sus intereses propios, ajenos a cualquier movimiento artístico.

¿Los arreglos del programa son de ustedes?

Los boleros aportan las melodías y nosotros todo lo demás. Aquí es donde entra la visión del jazz, porque de lo que se trata es de que los arreglos surjan de la interacción entre los músicos en el momento de la actuación y no de la imaginación de algún productor que decida qué vende más. Para una conversación, para el diálogo, más que preparar un tema, es tu preparación en la vida la que te empuja a verter tus puntos de vista, buscando claridad y elocuencia. El arreglo lo hago conmigo mismo, no con ideas musicales preconcebidas.

Hábleme un poco de su presentación del jueves próximo.

El repertorio que cada concierto plantea va influyendo al que sigue. El jueves 17, a las 19 horas, en el Foro Cultural Coyoacanense, en el mero centro de Coyoacán, es probable que incluyamos, además de nuestras composiciones, algunos boleros y otros temas muy interesantes para nosotros del repertorio inagotable del jazz. En realidad, te cuento en secreto que estamos buscando con estos conciertos definir el material de nuestro próximo disco. Además, el 25 de julio tocaremos en el club de jazz PapaBeto (consultar PaPaBeto.com), el 29 estaré con la BigBand de PapaBeto –somos 20 músicos en escena–, el 6 de agosto en el Centro Cultural de España, detrás de catedral, y el 8 en El Convite, en la colonia Portales…

Cuénteme, por favor, de su trayectoria como jazzista, desde el punto de vista de interesado o aficionado, músico, profesor en la ESM, ejecutante, compositor y arreglista (mencionando sus proyectos y discos).

De mi primer proyecto musical en 1979 a 2009 son 30 años de carrera y tengo el ánimo para hacer otros 30. La música es una fuente inagotable, he sido partícipe de muchos proyectos de jazz, míos y de mis amigos, todos ellos importantes artistas de nuestra escena nacional. Hago música para teatro, he tocado las obras del importantísimo compositor estadounidense George Gershwin con la OFUNAM, obras sinfónicas de inspiración jazzística, con la misma orquesta fui invitado para interpretar “La calle de los sueños”, de Mario Ruiz Armengol, he trabajado como guitarrista y director musical de un montón de cantantes del pop, tengo tres discos con mi música y mi proyecto –se encuentran en la sección de jazz mexicano en las tiendas especializadas–: “La banda de Moebius” (en el sello Ingeniarte Acústica), “All The Songs You Are” y “Doce tonos de azul” (Urtext), soy maestro de la Licenciatura de Jazz de la ESM y algunas veces me pongo a organizar festivales de jazz en mancuerna con las instituciones culturales de nuestra ciudad y nuestro país. Pero lo que hoy me ocupa es este cuarteto Piastro-Wong, del que estamos recibiendo muchas satisfacciones y echando todas las yerbas al asador porque con la crisis…

Así que ya lo sabe, no se pierda la oportunidad de disfrutar de este cuarteto de jazz, que hace que la música que tocan salga de sus instrumentos preñada de una especie  de “sentimiento razonado”, pero también con una gran frescura y colorido.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros de compositores en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *