Home Buenas Noticias Ciudadanía, INAH y Gobierno suman esfuerzos para que Tlacotalpan siga siendo “Patrimonio Mundial”
Buenas Noticias - July 3, 2008

Ciudadanía, INAH y Gobierno suman esfuerzos para que Tlacotalpan siga siendo “Patrimonio Mundial”

Lara cantaba 'En el viejo portal
que tanto añoro, esos primeros
sueños están presos, ahí
deben quedar porque te adoro,
¡Tlacotalpan mi amor, nido de besos!'
Foto: Cortesía Mauricio Marat/INAH

Ciudad de México.- 3 de Julio del 2008.- (CONACULTA)  "En el viejo portal que tanto añoro, esos primeros sueños están presos, ahí deben quedar porque te adoro, ¡Tlacotalpan mi amor, nido de besos!". Así describió el compositor Agustín Lara a la ciudad ribereña enclavada a la orilla del río Papaloapan, la única de las nueve ciudades de México inscritas en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO que no es capital de Estado.
 
Así, desde su ingreso a la lista, hace diez años, la ciudadanía, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y los tres órdenes de Gobierno, han conjuntado esfuerzos para preservar el título de Patrimonio Mundial mediante trabajos de conservación y restauración, tanto de casas como de edificios públicos de la colorida ciudad, que se ha convertido en un ejemplo para los sitios que desean ser inscritos en la lista, como San Miguel de Allende, Guanajuato.

A propósito de la 32ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial, que se realizará del 2 al 10 de julio en Quebec, Canadá, para examinar las propuestas de inscripción de nuevos sitios en la Lista del Patrimonio de la UNESCO, como la ciudad de San Miguel de Allende, Guanajuato, la actual presidenta municipal de Tlacotalpan, Esperanza Burela Villegas, recordó que los tlacotlalpeños "hoy se sienten más orgullosos que nunca de su ciudad”.

Llegar a Tlacotlalpan es hacer un  viaje por el tiempo. Ubicada al norte del municipio de Alvarado, la ciudad conserva un estilo de arquitectura vernácula, propia del siglo XIX. Sus casas, pintadas en color tonos pastel, aún tienen portales y techos de teja de dos aguas que  hacen recordar la época del porfiriato.

Aunque al inicio de la declaratoria los pobladores estaban molestos porque no les dejaban hacer modificaciones mayores en sus viviendas, con el tiempo y tras un largo trabajo de concientización los tlacotlalpeños entendieron la responsabilidad que conlleva ser Patrimonio Mundial, reconoció Burela Villegas.

"Fue un trabajo difícil, hubo que hacer visitas de casa en casa para explicarle a la población que significaba ser ciudad Patrimonio y  por qué teníamos que consultar al INAH sobre las adecuaciones que queríamos hacer en nuestras viviendas, todo para no perder la denominación; además, pedimos el apoyo de los maestros para poder concientizar a los menores", apuntó Elena Celis de Dupont, integrante del Consejo Ciudadano de Tlacotalpan.

Las calles de Tlacotalpan invitan a dar un paseo a pie o en bicicleta, -transporte favorito de la comunidad-  y disfrutar del magnífico paisaje que ofrece el río Papaloapan, coronado por  mariposas de mil colores que alegran la ciudad y a sus habitantes.

Tras diez años, el trabajo por preservar la fisonomía de la ciudad todavía no termina; en breve se iniciará el rescate y reestructuración del muelle de la ribera del río Papaolapan, lo anterior como parte del Plan de Manejo.

Luego de un diagnóstico de necesidades, que se realizó entre la ciudadanía y el gobierno, se determinó trabajar en un proyecto de  reestructuración de los negocios -que el INAH previamente autorizó- localizados en la ribera del muelle del río y que no cuentan con la arquitectura típica del lugar, esto para que haya más uniformidad en la ciudad, detalló la alcaldesa.

El proyecto será financiado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, quien ya autorizó un presupuesto de ocho millones de pesos. Además del rescate de la ribera se acondicionará un libramiento fuera de la ciudad, que será pavimentado con recursos  del gobierno estatal,  para evitar que los camiones de carga y los que llevan la caña a los ingenios transiten por el centro y creen contaminación visual.

Mediante el Programa Hábitat, que impulsa la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol), se reconstruirán las fachadas de seis casas, obras que serán supervisadas por especialistas del INAH.

El 'Teatro Netzahualcóyotl',
ha recobrado su majestuosidad
y ha sido sede de importantes
eventos como los festivales
en honor al célebre
compositor Agustín Lara
Foto: Cortesía Mauricio Marat/INAH

Asimismo se planea realizar un manual, de fácil entendimiento para la población, donde se expliquen los lineamientos para regular la arquitectura y seguir con las construcciones o modificaciones de los 642 inmuebles que están catalogados como monumentos históricos.

La población civil también ha impulsado la conservación de la ciudad; como ejemplo está el rescate del Teatro Netzahualcóyotl, un inmueble de estilo neoclásico, construido en 1890.

En él se presentaron por muchos años las mejores operetas, zarzuelas, conciertos de tenores y grandes espectáculos, pero tras la decadencia económica que afectó a Tlacotalpan, en la década de los 60, el teatro fue abandonado y se convirtió en bodega de los ayuntamientos, basurero y hasta cárcel municipal.

Para 1992 un grupo de ciudadanos encabezados por la familia Aguirre Pérez comenzaron con el rescate de "la joya de Tlacotlalpan" conformando,  por su propia iniciativa, una sociedad civil para reconstruir el teatro. A la fecha el recinto ha recobrado su majestuosidad y ha sido casa de importantes eventos como los festivales en honor al compositor Agustín Lara.

Todos estos trabajos de preservación, más los de concientización han propiciado esta década un incremento turístico del 100 por ciento, ubicando con ello a Tlacotalpan como uno de los principales destinos de Veracruz y del mismo México. "Por sus casas, por sus calles, por su río,  por su noche, Tlacotlalpan siempre hermosa".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *