Home Por la Espiral Revitalizar al PPP
Por la Espiral - June 30, 2008

Revitalizar al PPP

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Revitalizar al PPP
-Menos pobreza, desafío
-Políticas incluyentes

En tres años más se cumplirá la primera década de la puesta en marcha del Plan Puebla Panamá (PPP) una propuesta del gobierno mexicano, en su etapa de transición democrática, cuya finalidad es impulsar la integración de Mesoamérica. El punto crítico es su inoperancia.
    De pronto, en julio del 2001, surgió una iniciativa en los albores del sexenio del presidente Vicente Fox para concretar un esfuerzo de acercamiento con los países ubicados al sur de la geografía mexicana sin llegar hasta América del Sur.
    Por su complejidad aborda a una mini región de alta pobreza, profundas desigualdades, problemas educativos y expulsión de mano de obra,  manifestaciones que guardan sintonía con lo que padecen los estados ubicados en el sur-sureste de México.
    De esta forma quedaron englobados en el PPP nueve entidades: Puebla, Guerrero, Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Campeche, Quintana Roo, Yucatán y Chiapas; más siete países: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.
    Fundamentalmente el plan opera –dentro de lo que ha podido- debido al financiamiento otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para poner en marcha diversos programas con objetivos no bien definidos que si uno los lee significan gastar muchos millones de dólares sin un grado de impacto entendible.
    Cuesta trabajo que una iniciativa tan ambiciosa logre funcionar  subsistiendo un amplio margen de desconocimiento acerca de qué es el PPP no sólo entre los funcionarios de gobierno de los estados y países involucrados, sino primordialmente entre la población que quedó incluida en éste, sin siquiera estar debidamente informada primero, y segundo,  sin aplicarse jamás un plebiscito para preguntarles la opinión acerca de si integrarse o no en el PPP.
    No hay mayor contradicción en el continente americano que los gobiernos de distintos países presuman de su capacidad democrática, y lo digo comenzando por las barras y las estrellas de Estados Unidos a la cabeza de este ejemplo, al considerarse que la democracia sólo  permea en  una primera capa de decisiones cuando de política y representantes se trata,  y olvidar que  la democracia debe aplicarse también para  las decisiones que influyen en el bolsillo de las masas.
    ¡Valiente democracia aquella que no pregunta a sus ciudadanos si quieren formar parte de un tratado de libre comercio, una integración económica o monetaria!
    Así como en Estados Unidos  ningún órgano de gobierno preguntó  mediante plebiscito si los ciudadanos americanos querían formar parte o no del NAFTA, en México tampoco lo hicieron ni para el NAFTA, ni para el PPP.
A COLACIÓN
    Cada año están relanzando el PPP, intentan darle más impulso, el BID no ceja de estructurar programas, dar financiamiento y los respectivos presidentes no paran de defenderlo intentando mantenerlo vivo para darse un poco de importancia.
    No obstante, no deja de haber población en pobreza ni en México ni en dichos países y la desigualdad tampoco acorta, además de señalar que luchar de forma conjunta por la pobreza es un desafío mayúsculo cuando la aplicación de programas microfocalizados dan mejores resultados.
    Lo que  obligadamente debiera ser mayúsculo es el reforzamiento de la seguridad transfronteriza entre México y Guatemala y sucesivamente entre cada uno de los países que comparten linderos geográficos y marítimos en esa mini región del PPP.
    La vulnerabilidad en la frontera, los nidos de corrupción han convertido al sur-sureste de México y a Centroamérica en una verdadera coladera para las mafias salidas desde América del Sur, los grupos anti-sociales, los maras y otros  especimenes sociales que se van transnacionalizando en esta parte de América.
    Si algo deben compartir como esfuerzo conjunto México y el resto de países hasta Panamá es el implementar una frontera segura, crear redes tecnológicas para compartir información acerca de delincuentes que podrían utilizar a México de puente para Estados Unidos.
    Creo que gastar 300 mil dólares financiados por el BID para la erradicación del fecalismo al aire libre en el estado de Yucatán dentro del programa del PPP, no justifica la existencia de una iniciativa mesoamericana, porque ello puede ejecutarse perfectamente del presupuesto federal sobre todo en momentos en que los excedentes en dólares provienen de los excesivos precios del petróleo en el mercado internacional.
    Dentro de las iniciativas del plan basadas todas en desarrollo humano, integración productiva y competitividad y participación indígena hace laguna la seguridad, la capacitación de mandos medios, dotación de equipo moderno para reforzar la vigilancia fronteriza, los planes de capacitación y la instrumentación de plataformas tecnológicas para la seguridad de las fronteras.
GALIMATÍAS
    El viernes pasado, el presidente  Felipe Calderón inauguró la  X Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, en la que se habló de la integración y del   fortalecimiento del Plan Puebla Panamá.     Sobre de la mesa se puso el tema de la cooperación y de la lucha conjunta contra la pobreza.
Fueron más  palabras flotando en el aire, los grandes asuntos siguen en el rincón  y  México paga las cuotas por ser el débil cuando mira al Norte y por ser el fuerte cuando mira hacia el sur.
    No se puede andar por la libre dando promesas fáciles ni de integración energética, ni de ayuda petrolera, ni de privatizaciones que no pasan por la signatura del Congreso ni siquiera fincar esperanzas por resolver la pobreza de Guatemala cuando no se puede mejorar siquiera la de Oaxaca.
    Desde luego que, a los débiles presupuestos de los países de Centroamérica (que cuasi dependen  de las remesas que reciben sus ciudadanos) les viene muy bien cualquier tipo de ayuda sea por el PPP-BID o por cualquier otro mecanismo que les ingrese dinero. Aunque el programa sea poco efectivo, por lo menos inaugurar tres talleres sirve para justificar la  causa electoral.
    Por supuesto, esos temas no se ponen sobre de la mesa, se esconden muy por debajo disfrazados de alcance mini regional.
    Empero, ¿qué ha hecho el PPP hasta el momento? De acuerdo con información del plan, gastar 8 mil 076.43 millones de dólares (a mayo del 2007) en una cartera de 99 proyectos, de los que hay 8 proyectos ejecutados, 50 en vías de ejecución y 41 en gestión de financiamiento.
    Además, por lo menos de vez en cuando, sirve para dar de qué hablar y para no olvidar que la gente sigue sin conocerlo y que a muchos ciudadanos  no les ha cambiado la vida. Y va a cumplir una década.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *