Home Por la Espiral Expo Zaragoza 2008
Por la Espiral - June 14, 2008

Expo Zaragoza 2008

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Expo Zaragoza 2008
-Agua y sostenibilidad
-Un asunto de números

    Una oda al agua es un canto a la vida, ¿qué haríamos sin el preciado líquido? La  Expo Zaragoza 2008 en España nos refresca la memoria en torno a la relevancia del agua para concebir toda posibilidad de futuro.
    Por momentos la tecnología y su avance denodado han inflado el ego de la potencialidad de los seres humanos, no obstante, ni sus destellos, ni el de los avances científicos bastan para resolver grandes retos como el de la disponibilidad de agua potable en el mundo.
    Todavía la inteligencia humana no logra vivir en armonía con la naturaleza y el medio, no embona la producción con el respeto al ambiente, ni planifica el entorno. Los desequilibrios causan mella.
    El crecimiento poblacional es un claro ejemplo de esos desequilibrios, mientras en Europa caen  las tasas poblacionales derivadas de los menores índices de natalidad, en Asia,  India y China, llevan para sí todo el peso de la balanza demográfica en detrimento de la disposición de insumos para la producción.
    La transferencia de recursos monetarios, insumos, bienes manufacturados y energéticos hacia el epicentro demográfico de India y China hace difícil que alcance para todos.
    Dentro del renglón de las disponibilidades, una de vitalísima importancia es el agua potable.
    Hace     15 años no imaginamos comprar agua purificada para beberla, ¿qué pasaba antes de que el agua se comercializara? Abríamos el grifo y  teníamos dos opciones: beber el agua de forma directa de la llave o  llenar una olla, ponerla a hervir, para después servir el agua  en una jarra, enfriarla y  luego beberla.
    Empero, aparecieron de forma más frecuente las botellas de agua pura o purificadas listas para beber,  por supuesto  tras desembolsar el dinero para pagar por el líquido.
    Poco a poco se ha hecho una industria del agua pura y ni siquiera tenemos la fiabilidad de que, efectivamente, esa botella contiene agua libre de partículas nocivas, sedimentos y elementos dañinos, aunque en más de una ocasión la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) ha realizado estudios de laboratorio con las aguas puras embotelladas en el mercado y ha determinado que casi ninguna cumple con lo de la purificación absoluta.
    Pero eso sí, menudo negocio. Ese negocio es precisamente al que el Banco Mundial pone el acento al recordar a los gobiernos del mundo el enorme compromiso para ser ellos los encargados del saneamiento del agua y de darle acceso a toda la población.
    Más allá del lucro debe primar el valor ético-moral, el agua tiene que ser para todos, sin ésta la vida es imposible y ese es el mensaje primigenio de Expo Zaragoza. Sin el agua no somos nada.
 A COLACIÓN
    Los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) lanzaron un nuevo credo basado en 8 mandamientos a cumplir antes del año 2015: 1) Erradicar la pobreza extrema y el hambre. 2) Lograr la enseñanza primaria universal. 3) Promover la igualdad entre los géneros. 4) Reducir la mortalidad infantil. 5) Mejorar la salud materna. 6) Combatir las enfermedades. 7) Asegurar la sostenibilidad del medio ambiente. 8) Fomentar una asociación mundial.
    El punto número uno está en riesgo potencial de no cumplirse debido a la actual crisis alimentaria profundizada por los precios de los insumos alimenticios, el precio del petróleo, la utilización de granos para el etanol y otros insumos para el biocombustible además del incremento en la demanda por alimentos efectuada por China e India.
    El tema del agua y su contexto, figura en el punto número siete con especial acento en agua y saneamiento como urgencia elemental inclusive para la paz. ¿Guerra por el agua? ¿Guerra por el petróleo? Esta vez no será ni por el oro ni por el moro.
    De acuerdo con el Banco Mundial, en 2004 había 1 mil 100 millones de seres humanos que carecían del acceso a una fuente confiable de agua y al menos dos mil 700 millones de seres humanos en el planeta no cuentan con servicios de saneamiento adecuados en los suministros del agua.
    Párrafos arriba argumentamos del peso de India y China para desequilibrar la balanza mundial en prácticamente todos los mercados, por supuesto no podía falta el del agua.
    China que pasó de gigante dormido a dragón del capitalismo tiene muchas deudas pendientes con su población, el agua y su  saneamiento es uno de sus  talones de Aquiles.
    El Banco Mundial refiere que el 77% de la población en China tiene acceso a una fuente de agua mejorada; en India lo es para el 86% de la población.  En México, para el 97% de la población y es el mejor indicador de cobertura en el radio de toda América Latina solamente superado cuando se compara con Estados Unidos y Canadá donde el acceso es para el 100% de la población.
    Y ante la falta de suficiente agua potable local para todos entonces hay que recurrir a la industria del agua embotellada. Según Argenpress, en India, el consumo de agua en botella  aumentó al triple a partir de 1999 hasta 2004, mientras que China lo duplicó.
    La UNESCO refiere que en China, donde un 70% de ríos y lagos están contaminados, la demanda más importante de agua embotellada proviene de los habitantes de las ciudades.
    La mayoría del agua potable se importa y ello implica sobreexplotar las aguas de otros países que deberían estar allí  para suministrar a la población natural de dichos países no para hacer negocio de esas aguas en detrimento de la disponibilidad futura de los respectivos habitantes.
    La comercialización del agua es un asunto que nos engloba porque cada quien tiene que atender primero la casa y el gobierno debe asumir la enorme responsabilidad de invertir por mejorar la infraestructura, renovar los mantos acuíferos, sanear los ríos contaminados, rehabilitar presas, impulsar las plantas de tratamiento; y adecuar pozos de captación de agua de lluvia.
    La inacción es tan condenable como la corrupción. El tema del agua potable se ha dejado al negocio de lo privado a pesar de la sobreexplotación de  los mantos y el agua que debería estar disponible  nada más con abrir el grifo está  embotellada puesta en la mesa de consumidores de otros países. Por supuesto, es para quienes tienen forma de pagarla envasada,  porque los pobres y extremos pobres deben arriesgar su vida bebiendo agua de donde pueden.
En todo el mundo, alrededor de 1.7 millones de muertes cada año (de ellas, 90% son niños) se atribuyen a la falta de agua potable y de saneamiento, y a malas condiciones higiénicas, situación que se traduce principalmente en diarreas infecciosas.
De ahí, que la Expo Zaragoza 2008 resalte el rol de los gobiernos para trabajar en pro de proveer de agua saneada, no es una tarea para engrosar la caja de las empresas privadas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *