Home Buenas Noticias Habitantes de Tidaá y Tejupan, en Oaxaca y el INAH, rescatan retablos de los siglos XVI y XVIII
Buenas Noticias - June 10, 2008

Habitantes de Tidaá y Tejupan, en Oaxaca y el INAH, rescatan retablos de los siglos XVI y XVIII

Cronológicamente, se
estima que este altar
fue creado entre 1750
y 1760, posiblemente
manufacturado en
alguna otra parte y
llevado a Tidaá a
lomo de mula
Foto: Cortesía
conservacionyresta
uracion.inah.gob.mx

Ciudad de México.- 9 de Junio del 2008.- Los habitantes de las comunidades de Tidaá y Tejupan, en Oaxaca, recabaron fondos para restaurar un par de retablos mixtecos de los siglos XVI y XVIII, emblemáticos de la Ruta Dominica, que forman parte de su patrimonio cultural.

Con la asesoría y supervisión de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), actualmente se lleva a cabo la restauración del altar barroco del siglo XVIII, dedicado a San Pedro, que mide 12 metros de alto por seis de base.

Bajo la figura de Patronato, tanto los habitantes de Tidaá, como los que radican en la Ciudad de México y en la capital de Oaxaca, comenzaron a dar su cooperación, de acuerdo con el tabulador de cooperación económica que se estableció para cada caso.

Junto con el INAH diseñaron un proyecto de restauración que se presentó a las autoridades municipales para contar con su apoyo, y se gestionó ante el Fondo de Apoyo a Comunidades para Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal (FOREMOBA), del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a fin obtener apoyo financiero.

De acuerdo con el INAH, para minimizar el impacto de una inversión de tal magnitud, el proyecto se dividió en tres etapas, en las que el FOREMOBA aporta la tercera parte del costo y la otra el pueblo, además de la asesoría y restauradores que proporciona el Instituto.

El costo total de la intervención integral del retablo se estimó en cerca de 900 mil pesos, ante lo cual la población comenzó a organizarse para reunir el dinero, que fue solicitado según las posibilidades, los matrimonios dieron 50 pesos, viudas, viudos y madres solteras 25, por ejemplo.

Luis Huidobro Salas, restaurador responsable de la intervención de la obra novohispana, detalló que en diciembre de 2006 inició la primera de las tres etapas de intervención del retablo.

"Era tal el grado de deterioro que se podía meter una aguja y atravesar de lado a lado el retablo, ya no había madera todo estaba atacado por los insectos, además en diversas partes presentaba problemas de humedad y hongos, e incluso muchos fragmentos estaban guardados endiversas partes y se tuvieron que rastrear".

De esta manera se emprendió una tarea encaminada a recuperar, en primera instancia la capacidad estructural y mecánica de la obra de estilo estípite, profusamente decorado, y que a diferencia de la mayoría de los retablos de la región, éste es casi completamente dorado.

Cronológicamente, se estima que este altar fue creado entre 1750 y 1760, posiblemente manufacturado en alguna otra parte y llevado a Tidaá a lomo de mula, esto por el tipo de madera en que se trabajó y que está relacionado con una conífera, cuya procedencia actualmente esinvestigada.

El retablo ya no cuenta con la totalidad de sus 12 óleos de mediano formato, y sólo se logró el rescate de cuatro que están en relativo buen estado de conservación. El resto resultó severamente dañado por las filtraciones de agua que había en la bóveda y que provocó que la capa pictórica se deslavara.

En el caso de las dos esculturas talladas en madera estofada de 1.35 metros de altura, alusivas a San Pedro y a la Virgen María, presentan un estado de conservación aceptable. Se prevé que este par de obras y los cuatro óleos sean intervenidos en las escuelas Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), de la Ciudad de México, así como en la de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO), con sede en Guadalajara.

La segunda etapa de intervención que actualmente se desarrolla en el lugar, se inició en diciembre de 2007, y ha comprendido el desarmado, consolidación y reestructuración de piezas, así como el rearmado del retablo. Actualmente se lleva a cabo el fijado de la capa pictórica correspondiente a los elementos decorativos, dorado y reintegración.

Por otra parte, el pasado 15 de abril se concluyó la restauración del Retablo de San José, creado hacia finales del siglo XVI y principios del XVII, resguardado en el Templo de Santiago Apóstol, en la localidad de Tejupan, Oaxaca.

En dicha localidad se constituyó la Asociación Raíces y Cultura de Tejupenses A.C., figura a través de la cual tuvo el acceso a los apoyos económicos del FOREMOBA y la intervención del altar conformado por seis óleos y una escultura central comenzó en 2005.

El retablo de 5.20 x 3.20 metros, es una obra compuesta, es decir, constituida por dos retablos. En algún momento, las piezas de dos altares se reutilizaron para formar uno nuevo, y sus fragmentos datan de finales del siglo XVI e inicios del XVII.

La intervención del Retablo de San José es resultado del trabajo interdisciplinario en el que participaron arquitectos, antropólogos, dibujantes, fotógrafos y restauradores.

Además, como parte de este proyecto integral, especialistas del INAH impartieron diversos cursos a la población tejupense, orientados a la revalorización de su patrimonio cultural y medidas para cuidarlo y conservarlo.

(Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *