Home Música “Cantes huastecos”, una deliciosa muestra de la fusión de la música popular y la culta
Música - May 19, 2008

“Cantes huastecos”, una deliciosa muestra de la fusión de la música popular y la culta

'Cantes Huastecos' nos
lleva al éxtasis con una
música y un canto bellos,
pleno de sonidos
barrocos muy mexicanos
Foto:
Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 20 de mayo de 2008. El sábado 10, a partir de las 19 horas, se efectuó la presentación de dos magníficos espectáculos en el Multiforo Ollin Kan: “Kamikakushi”, de la compañía japonesa Dondoro Teatro, y “Cantes huastecos”, del compositor mexicano Jesús Echevarría, como parte de las actividades del Quinto Festival Internacional Ollin Kan de las Culturas en Resistencia Tlalpan 2008.

“Kamikakushi” es un cuento popular del folclor japonés que trata de una niña que se adentra en un bosque, en el cual se pierde, lo cual da pie a que se relacionen el mundo de los espíritus, la naturaleza y los deseos humanos, todo sustentado por un esteticismo formidable, creado a partir de una ambientación idónea, una música minimalista y funcional y un asombroso despliegue de técnicas emparentadas con el teatro butoh.

Así, aparece en medio del escenario, solitaria e iluminada, una niña inmóvil, a la que se agrega después un espíritu albo de apariencia felina, encarnado por un bailarín de un dominio técnico impresionante, quien la asedia y acompaña, llegando a dar la impresión de que adquiere vida en sus manos, como una marioneta humana, como dos ánimas en una sola persona. Al finalizar, la gente aplaudió de pie al virtuoso intérprete, que agradeció con reverencias y una sutil sonrisa de satisfacción.

Luego tocó el turno a “Cantes huastecos”, un ciclo de diez canciones para soprano, tenor, cuarteto de cuerda, jarana huasteca y guitarra compuesto por Jesús Echevarría, quien tocó la jarana y estuvo acompañado por el Cuarteto “Carlos Chávez”, la soprano Lourdes Ambriz y el tenor Ernesto Anaya. Esta obra, compuesta ex profeso para estrenarse durante el VII Festival de la Huasteca, celebrado en Tamazunchale, San Luis Potosí, en 2002, fue del total agrado de los presentes, cuyo entusiasmo fue in crescendo conforme escuchaban las canciones que la integran.

Al respecto, el autor ha dicho: “Las diez canciones de ‘Cantes huastecos’ nos llevan a recorrer, por distintos caminos y en distintos planos, lo exuberante de la geografía y la cultura huastecas”. Esto es cierto, pero también más: nos llevan a extasiarnos con una música y un canto bellos, a bañarnos en unas deliciosas aguas estancadas barrocas y muy mexicanas, a desprendernos de esa región y sumergirnos en el universo musical de nuestros días.

Las canciones son “Pregón”, “Agua estancada”, “Caminos de agua”, “La joven sirena”, “El caimán amarillo”, “Soledad”, “A caballo”, “El banquete”, “Serenata” y “Adiós”, que fueron interpretadas a dúo e individualmente por Ambriz (quien lució un hermoso vestido amarillo tipo huipil) y Anaya, que fueron muy aplaudidos por el público, el cual llenó el multiforo y les solicitó otra, otra, otra… Su petición fue complacida por los artistas con “La guayaba”, también de Echevarría, y que forma parte de otra obra suya, “Canasta de canastas mexicanas”. Al final, la gente salió gratamente sorprendida de esa interesante muestra de música culta basada en la tradicional o popular.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros sobre folclor en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *