Home Arte y Cultura El uso gastronómico y medicinal de la miel en México procede de la época de los olmecas
Arte y Cultura - May 15, 2008

El uso gastronómico y medicinal de la miel en México procede de la época de los olmecas

Los mayas tuvieron
una deidad agrícola
identificada con la abeja,
'Amuzenkab', a la que
le rendían culto y ofrecían
ceremonias rituales
Foto: Cortesía
Jorge Vargas/CONACULTA

Ciudad de México.- 14 de Mayo del 2008.- (CONACULTA) El uso gastronómico y medicinal de la miel en México data de la época de los olmecas, hace aproximadamente tres mil 500 años, afirmó Sergio Carrasco Pasapera, médico zootecnista del Programa Nacional para el Control de la Avispa Africana de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Pesca (Sagarpa).

 

“La abeja fue una de las tres especies animales mexicanas más explotadas en el área olmeca, junto con el guajolote y el xoloexcuintle”, precisó Carrasco, quien forma parte del equipo técnico responsable de Expomiel, muestra multidisciplinaria de la apicultura mexicana en el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP).

 

La muestra se integra con una expo-venta de productos de colmena con 16 estantes comerciales, una colección de imágenes e instrumentos para la extracción e industrialización de miel, polen, propóleos y veneno; talleres, pláticas y espectáculos artísticos.

 

La “fiesta de la miel”, que este año cumple 19 años de arraigo en el Museo Nacional de Culturas Populares, incluye referencias históricas a través de las cédulas museográficas y las pláticas que los especialistas de la Sagarpa están brindando al público sobre el origen de la apicultura.

 

Las variedades de abeja más conocidas en el México prehispánico fueron la melipona y la tribona, la primera aún explotada en el sureste del país, especialmente en Yucatán. A la fecha esta entidad ocupa el primer lugar con el 35 por ciento de la producción nacional.

 

“Los mayas tuvieron una deidad agrícola identificada con la abeja, Amuzenkab, a la que le rendían culto y ofrecían ceremonias rituales para solicitarle beneficios. Había mitos relacionados con su existencia y dedicaban un día a festejar a la melipona ”, explicó Carrasco.

 

En las culturas prehispánicas del Golfo de México, Centroamérica y los diversos pueblos nahuas del Valle de México –aztecas, xochimilcas, tlacopense, acolhuas, textocanos– era ampliamente conocida y se le comercializaba mediante  trueque en los grandes mercados de Tlatelolco y Acolman.

 

Al paso de Hernán Cortés por Cozumel en 1519, los españoles se sorprendieron de su configuración y, aunque es más pequeña y oscura que la europea, probaron que la miel de la melipona era similar al de ésta. Hoy, en gran parte del país existe una variedad afromestiza.

 

Hasta antes del implante de la caña de azúcar en México, en 1740, el único edulcorante utilizado en la gastronomía indígena y novohispana era la miel de las abejas nativas y las europeas, que fueron traídas a la Nueva España poco después de consumada la conquista.

 

Los tres grandes curas-guerreros del movimiento de Independencia iniciado en 1810, Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón y Mariano Matamoros, fueron promotores de la apicultura entre sus feligreses antes de tomar las armas.

 

“El origen prehistórico de la abeja es tan remoto como los depósitos de materiales orgánicos subterráneos que dieron origen al petróleo o al ámbar, en cuyas minas se han encontrado estos insectos”, dijo el especialista.

 

La historia de la apicultura es más reciente. Los datos históricos más remotos provienen de Babilonia, Egipto, India, China y Grecia, donde existen abundantes datos iconográficos y literarios sobre la explotación de la colmena.        

 

“Quizás el subproducto más viejo de la miel, incluso anterior al hombre y al descubrimiento del vino de uva, sea la hidromiel, licor o vino de miel, porque las inundaciones provocaban el fermento natural de la miel con el agua”, dijo Alejandro Rivera, productor de esta bebida.

 

Este expositor aseguró que la hidromiel  (mezcla de agua y miel fermentada con levaduras y nutrientes) dio origen a la palabra miel, que derivó del sáncrito mead, del cual proviene, asimismo, la palabra medicina. “La hidromiel se consumió en el Mediterráneo miles de años antes que el vino”.

 

En el mundo hay más de 20 mil variedades de abeja con características fisiológicas, hábitos y colores de miel diferentes, que van desde el blanco agua hasta el negro, predominando los tonos de amarillo. Su pigmentación procede la flora.

 

Los tenderetes de la Expomiel, con vigencia hasta el 25 de mayo, muestran al público más de medio centenar de productos (miel, polen, propóleos, cera y veneno de abeja) y subproductos industrializados como dulces, tónicos, ungüentos, jabones, champús, etcétera.

 

El Museo Nacional de Culturas Populares está ubicado en Hidalgo 289, a una cuadra de la plaza central de Coyoacán. Está abierto de martes a domingo, de las 10:00 a las 18:00 horas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *