Home Arte y Cultura Decoran obras de Botero principal jardín botánico de Miami
Arte y Cultura - May 6, 2008

Decoran obras de Botero principal jardín botánico de Miami

Cada detalle fue
minuciosamente planeado
para que exista completa
armonía entre el arte de Botero
y la vegetación del
'Fairchild Tropical Botanic Garden'
Foto: Internet

Ciudad de México.- 6 de Mayo del 2008.- (Milenio) Coral Gables, Florida.-El principal jardín botánico de Miami ha recurrido al arte de Fernando Botero para atraer al público latinoamericano. Entre sus palmeras, orquídeas y helechos tropicales sobresalen 10 esculturas inmensas del artista colombiano.

Es la primera vez que las obras de Botero se exponen en un jardín botánico, dijeron los organizadores de la exposición, y cada detalle fue minuciosamente planeado para que exista completa armonía entre el arte y la vegetación del Fairchild Tropical Botanical Garden.

En general, desde que se abrió la muestra de Botero el 15 de febrero el público llega “porque le llama la atención el arte, y luego aprende sobre las plantas'’, dijo a la AP Nannete Zapata, directora de operaciones del jardín botánico y una de las organizadoras de la exhibición.

Así, tanto plantas como obras conforman el escenario con el que el público se regocija.

“El arte tiene que trabajar con el jardín, no sobre el jardín, para que no bloquee las vistas'’, explicó Zapata. “El arte y la naturaleza siempre han ido juntos'’.

Zapata señaló que como la población hispana es tan numerosa en Miami, el botánico quería tener una muestra de arte latinoamericano y optó por Botero a sugerencia del coleccionista privado Gary Nader, dueño de las esculturas que se exhiben.

De los 2,4 millones de habitantes del condado de Miami Dade, el 61,3% es hispano y el 4,24% es como Botero colombiano, de acuerdo con estadísticas del 2006 de la oficina del censo.

En el jardín botánico de esta ciudad aledaña a Miami, los trabajos del artista son iluminados todos los jueves por la noche para que los visitantes puedan disfrutarlos desde una perspectiva diferente, al igual que las obras de arte principalmente en vidrio de Dale Chihuly, y las esculturas Roy Lichtenstein, ambos estadounidenses.

El lugar donde está cada una de las esculturas de Botero se escogió tomando en cuenta una serie de aspectos como el espacio físico, el color de la vegetación y su entorno.

De este modo, la “Mujer reclinada'’ parece estar tomando sol en el césped, rodeada de cicas pequeñas, el “Hombre a caballo'’ da la apariencia de estar saliendo de una tupida selva tropical y la “Cabeza'’ de Botero custodia el jardín de palmeras cual si fuera un soldado.

El “Caballo'’ se colocó junto a un jardín de flores y plantas tropicales donde reposan coloridas mariposas e iguanas, visitado diariamente por niños de las escuelas públicas de Miami. La finalidad de colocarlo allí era que los niños interactuaran con la escultura de 2,54 metros (100 pulgadas). Y los pequeños se suben a las patas del animal regordote de bronce, lo miran asombrados, lo tocan.

Los visitantes pueden recorrer el tramo de casi un kilómetro (media milla) de largo donde están las esculturas y, al tiempo que disfrutan del arte, regocijarse con el olor de las flores, el sonido de las hojas de los árboles que se acarician asemejando al agua de un arroyo y el colorido panorama que ofrecen las bromelias, palmeras, cicas, orquídeas, lilas y la vegetación tropical.

En sus 33 hectáreas (83 acres) el jardín botánico, fundado en 1936, tiene más de 1.500 palmeras catalogadas y más de 700 plantas de cica. Cuenta además con un conservatorio, un pabellón de frutas tropicales y un centro de investigación.

Las esculturas de bronce de formas redondeadas de Botero, que se exponen hasta finales de mayo, se han exhibido anteriormente en espacios públicos como los Campos Eliseos de París, Park Avenue en Nueva York, así como en otras importantes ciudades que incluyen Madrid, Lisboa, Washington, Venecia, Tokio y Singapur. Incluyen también, entre otras, al “Hombre que camina'’, la “Pareja bailando'’ y el “Torso Masculino'’.

La muestra, planeada con un año de antelación, se montó en tres días con la ayuda de grúas que transportaron las esculturas, cuyo peso es de entre 450 y 1.360 kilos (1.000 y 3.000 libras).

Los organizadores analizan la posibilidad de extenderla más tiempo, pero dudan hacerlo porque en junio comienza la temporada de huracanes en Miami, lo que representaría un riesgo para las obras.

(Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *