Home Por la Espiral Comer o llenar el tanque
Por la Espiral - April 30, 2008

Comer o llenar el tanque

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Comer o llenar el tanque
-Biocombustibles, trastornos
-Época de cambio y adecuación

    La hambruna es una plaga apocalíptica siempre amenazante, un peligro latente para los equilibrios, la paz y primordialmente para la vida humana que es la que debe primar sobre de todos los intereses políticos, estratégicos y militares.
    El constante incremento en el precio de los granos básicos para la alimentación  de forma directa e indirecta mediante su contribución en la industria alimentaria en el proceso de transformación e industrialización de los alimentos ha elevado el costo de vida en la mayor parte de los países del globo terráqueo.
    Suben los granos, suben los precios, aumenta la inflación y entra de forma negativa la carestía lo que tiende a agravar más la situación del precio de granos y alimentos.
Recientemente Sam's Club, la división mayorista de Wal-Mart, decidió no vender más de cuatro paquetes por persona de tres tipos de variedades de arroz: Jasmine, Basmati y blanco de grano largo.
    De pronto esa política de racionamiento tomada de forma unilateral por Wal-Mart podría ser vinculante para otros gigantes del comercio y las tiendas de autoservicio, lo que sería bastante negativo para el mercado del arroz mundial.
    El arroz es el principal grano de sustento alimentario en Asia,  después del trigo es el insumo  más consumido y más de la mitad de la población mundial gira en torno al eje del arroz, destacando China e India.
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el  umbral de seguridad alimentaria para el arroz corresponde a 18% del consumo anual proyectado. Los principales productores son países en desarrollo para los cuales el cultivo del arroz es una parte esencial de la dieta de sus poblaciones. Por este motivo, los riesgos a los que son sometidas las cosechas pueden obligar a un país potencialmente exportador a convertirse puntualmente en importador y cambiar en consecuencia su política comercial.
A COLACIÓN
    En efecto, esto es lo nunca antes visto. Según las estimaciones de la FAO, la producción mundial en 2007 habría aumentado solamente de 1% a 642.2Mt de arroz cáscara (ya sean 428Mt base arroz blanco) contra 636.4Mt en 2006.
Las proyecciones para el 2008 indican un débil incremento de 0.5% a 645.5Mt. La reactivación de la producción en ciertos países de Asia compensaría apenas la caída de la producción en África Subsahariana y Oceanía.
 En Info@rroz, elaborado por Patricio Méndez, destaca que “en marzo los precios mundiales dieron un salto de casi 60% en relación al mes anterior”.
La explicación a ello obedece a la falta de producto y la especulación. Tal parece que el mercado reacciona al anuncio de nuevos contratos, como el de Filipinas (700 mil toneladas de arroz vietnamita) y el de Bangladesh (400 mil toneladas de arroz de India).
El aumento de los gastos en productos alimenticios en los países deficitarios tiende a aumentar las tensiones sociales. De frente  reaparecen medidas de ajustes públicos, tales como la reducción de tasas de importaciones y precios de consumo subsidiados.
Al mismo tiempo, ante la escalada del precio de los granos principalmente la sorpresiva situación del arroz, Jacques Diouf, director General de la FAO, pidió a la comunidad internacional actuar de inmediato para solucionar la  emergencia alimentaria mundial y evitar que esta situación dramática se repita en el  futuro.
En visión de la FAO, el alto precio de los productos básicos alimentarios necesita un enfoque de doble vía: que incluya políticas y programas para ayudar a los millones de pobres cuyos medios de subsistencia se encuentran amenazados, y además surjan programas para ayudar a los campesinos en el mundo en desarrollo a sacar partido de la nueva situación.
La cuestión de los precios alimentarios será debatida del 3 al 5 de junio próximo cuando los líderes mundiales se reúnan en Roma por invitación de la FAO para asistir a la Conferencia de alto nivel sobre la Seguridad. Alimentaria Mundial y los Retos del Cambio Climático y la Bioenergía.
Entre los participantes estarán los presidentes de Francia, Nicolás Sarkozy y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y Ban Ki-moon, secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
A juicio de la FAO mientras que los precios elevados de los alimentos agravan la inseguridad alimentaria y crean tensiones sociales, existe el peligro de que la emergencia haga sombra a las cuestiones a largo plazo.
En diciembre pasado, el organismo presentó de  forma urgente una Iniciativa sobre la Subida de los Precios alimentarios (ISFP, en inglés) para proporcionar a 37 Países de Bajos Ingresos y Déficit Alimentario (PBIDA) las semillas e insumos necesarios para impulsar su producción doméstica de alimentos.
Entonces la FAO solicitó una ayuda de  1 mil 700 millones de dólares, cuando la crisis del arroz no llegaba a los niveles actuales.
SERPIENTES Y ESCALERAS
    El lunes en Berna, Suiza, comenzó una reunión liderada por Ban Ki-moon y todos los jefes de agencias de la ONU, en total 27, para evaluar la actual crisis de precios en los granos, el golpe de la especulación y la curva dramática del arroz.
    Datos de la ONU indican que “el arroz subió un 141% desde enero, el trigo cuesta 130% más que hace 12 meses y el maíz nunca estuvo tan caro en 12 años”.
    Pobre África y pobres muchos de nuestros pobres que no están tan lejos en otros continentes sino a poca distancia de donde vivimos y apenas tienen para comer un poco de maíz, frijol, trigo o arroz.
    También en los  números van los trastornos, la inflación va subiendo en casi todo el mundo, acaso como otro jinete para la macroeconomía.
    En México, los estragos van duro y  directo al  bolsillo: Banco de México difundió los resultados de la inflación en la primera quincena de abril, así la inflación general es de  0.06% y la inflación subyacente de 0.25 por ciento.
De esta manera la inflación anual rebasa todas las expectativas. La inflación general anual se dispara a 4.53% (la más alta desde mayo de 2005) y la inflación subyacente anual a 4.50% (la más alta desde agosto de 2002).
La mayor incidencia en el nivel de precios viene por parte de los alimentos y agropecuarios, que fue contrarrestada por la implementación de la primera etapa del subsidio en  electricidad.
Si este último no se hubiera dado, la inflación general anual se ubicaría en 4.77%, según pronósticos de IXE.
El segundo trimestre arrojará mayores presiones en los precios  y por ende en la inflación lo que hace suponer una reacción anticipada por parte del Banco de México.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *