Home Buenas Noticias A 80 años de su natalicio, escritoras rinden homenaje a la cuentista mexicana Inés Arredondo
Buenas Noticias - April 27, 2008

A 80 años de su natalicio, escritoras rinden homenaje a la cuentista mexicana Inés Arredondo

La escritora y cuentista
mexicana, Inés Arredondo
(1928-1989), en su
departamento
en la Ciudad de México
Foto: Internet

Ciudad de México.- 26 de Abril del 2008.- Las escritoras Claudia Albarrán, Ana García Bergua, Luz Elena Gutiérrez Velasco, Graciela Martínez Zalce y Luz Elena Zamudio pugnaron hoy porque se reedite la obra de la cuentista mexicana Inés Arredondo (1928-1989), a fin de sacarla del olvido.

Durante un homenaje que le realizaron en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, las autoras recordaron la vida y obra de quien fuera considerada una de las escritoras más decisivas en la historia de la narrativa contemporánea de México.

A 80 años de su natalicio y casi 20 de su aniversario luctuoso, la mejor manera de recordarla es leyéndola, difundiendo y comprando su obra, opinaron.

La doctora en Letras Modernas por la Universidad Iberoamericana, Graciela Martínez Zalce, habló de la contundencia de la obra de Arredondo y la vigencia de su legado, no obstante su poco difusión.

"Su obra no es lo suficientemente difundida y este homenaje le viene muy bien, pues con ello se atrae el interés de nuevos lectores", consideró.

Para la estudiosa, la importancia de Arredondo en el mundo literario radica en que tiene una obra muy breve, pero de gran calidad.

"Sus cuentos son interesantes porque narran situaciones relacionadas con la cotidianidad, y tiene como elementos centrales la sensualidad y el erotismo", indicó.

En su opinión, el hecho de que la obra de Arredondo no sea tan conocida, se debe a que "Arredondo trabajaba, revitalizando a nuestra realidad algunos mitos de la antigüedad, entonces cuando uno lee sus textos, estos no dependen del contexto en que fueron escritos, sino que al leerlos siguen vigentes para nosotros como lectores", acotó.

Al respecto, la ensayista y narradora Ana García Bergua, consideró que Arredondo no debe ser recordada solo un día, sino de manera permanente, y expresó su preocupación porque la obra de Arredondo esté en el olvido y no sea difundida lo suficiente.

"Nos estamos perdiendo de una escritora con un gran nivel universal, cualidad que es muy difícil de encontrar en todos los escritores de hoy", subrayó.

Destacó que la indiferencia y el poco interés que se tiene hacia la lectura en México han provocado que la gente se olvide de quien fuera conocida como escritora de la Generación de Medio Siglo. Sigue. Rinden escritoras/dos/Medio Siglo.

Una de las principales aportaciones de Arredondo a esa generación, abundó, fue la incorporación de la literatura mexicana a las corrientes literarias mundiales que "en ese entonces estaban en ebullición y que querían sacar a México del nacionalismo para retomar la línea de los contemporáneos".

Sobre el trabajo de Inés Arredondo, Bergua lo calificó como complejo, aunque bastante rico. "Arredondo fue una autora moderna, clásica, densa pero a la vez irónica, espiritual y grotesca", aseguró.

En su oportunidad, la escritora Claudia Albarrán hizo una breve semblanza de la autora de publicaciones como "La señal" (1965), "Río subterráneo" (1979), "Opus 123" (1983) y "Los espejos" (1988).

Dijo que Arredondo fue becaria del Centro Mexicano de Escritores en 1961 y de la Firefield Foundation en 1962; además, maestra en escuelas preparatorias y coordinadora junto con Huberto Batis del área de Talleres de Lectura y Redacción en el Colegio de Ciencias y Humanidades de Azcapotzalco.

Poeta maldita, guardiana de lo prohibido, niña perversa, imprudente, hechicera, loca, Arredondo legó una propuesta distinta en la cuentística mexicana, pues combatió con el ejemplo para no distinguir entre la literatura y la literatura femenina.

Agregó que fue su salud la que le impidió seguir en el descubrimiento del milagro radiante que entregó en su escritura.

Arredondo falleció en la Ciudad de México el 2 de noviembre de 1989, y tal como dice Juan Vicente Melo, "hay que leer su obra con hambre de aprendizaje y jamás permitir que su obra descanse en paz", apuntó. (Notimex)
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *