Home Por la Espiral Educación o ladrillo
Por la Espiral - April 21, 2008

Educación o ladrillo

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Educación o ladrillo
-Líneas de financiamiento
-Opciones y viabilidad

Se trata de una complicada disyuntiva, la de elegir entre pagar una hipoteca en un tiempo máximo de 25 años o adquirir una línea de endeudamiento para pagar la carrera universitaria del o los hijos, en un lapso promedio de 13 años.
Para evitar la asfixia de las finanzas familiares no deben mezclarse varios créditos al mismo tiempo: el de la casa, el coche, las tarjetas de crédito, las tarjetas empresariales, y además contratar un financiamiento universitario. Es prácticamente minar la capacidad futura de ahorro, vivir esclavizado por los acreedores.
Cuando las parejas tienen hijos deben valorar que, tarde o temprano, llegará el momento de decidir el paso de la preparatoria a la universidad, y entonces reflexionarán que quizá desperdiciaron tiempo muy valioso –18 años-, de ahorro para la educación de los hijos.
En la actualidad muchos padres de familia pagan con esfuerzos y sacrificios la educación superior de los hijos que no lograron acceso a la universidad pública. En los próximos años recrudecerá el escenario de la educación gratuita.
La Sociedad de Fomento a la Educación (SOFES) señala que actualmente en nuestro país hay 2.2 millones de estudiantes en nivel superior; de los cuales más del 30% se preparan en instituciones privadas.
La tendencia, indica SOFES, es que en los próximos 10 años duplique la población en las universidades públicas y privadas. La presión poblacional por educación recaerá primero en las universidades públicas de por si ya saturadas, y luego buscará la alternativa de la educación privada. A partir de entonces los padres de familia harán cuentas de la disponibilidad de ingreso que tienen y tomarán una decisión.
De acuerdo con información proporcionada por Actinver, el costo promedio de pagar una carrera universitaria en una institución privada con colegiaturas moderadas es de 200 mil pesos, en este rango encontramos: a la Universidad del Valle de México San Ángel; la Universidad del Valle de México Campus San Rafael; Universidad del Tepeyac; Universidad Latinoamericana; Universidad Nuevo Mundo Albatros; Universidad Tecnológica de México; y la Escuela Comercial Cámara de Comercio.
Para el segmento intermedio, una carrera universitaria tiene un costo promedio de 290 mil pesos para instituciones como: Universidad Simón Bolívar; Universidad Las Américas; Centro Cultural Universitario Justo Sierra; Centro Universitario México; Universidad del Valle de México Tlalpan; y Universidad del Pedregal.
En el rubro alto, una carrera universitaria tiene una media de 460 mil pesos para las siguientes universidades: Universidad Panamericana; Universidad La Salle; Universidad Anáhuac; Universidad Iberoamericana; ITESM; Universidad Pontificia de México; Instituto Tecnológico Autónomo de México; y Universidad Intercontinental.
A COLACIÓN
Hace cuatro días, BBVA Bancomer y SOFES, dieron a conocer un programa de financiamiento universitario dirigido a personas desde los 17 hasta los 62 años de edad.
Entre las características generales del financiamiento universitario encontramos: 1) Los estudiantes podrán cubrir el 90% de la colegiatura a través de un crédito a tasa fija y sin penalidades por prepago. 2) El alumno cumplirá con 8 de promedio mínimo en cada trimestre, cuatrimestre o semestre. 3) El sistema otorga créditos de largo plazo sin garantía real para que las familias puedan hacer frente a los gastos de la educación sin comprometer su patrimonio. 3) El titular del crédito será el estudiante y tendrá como coacreditado al padre o tutor, quien deberá demostrar su capacidad de pago y contar con un expediente positivo en el Buró de Crédito. 4) Largo plazo hasta 12.5 años que incluyen gracia de pago de capital durante el periodo de estudio más 6 meses posteriores a la terminación de los mismos. 5) Tasa del 11.90% anual antes IVA. 6) Seguro de vida para el estudiante y el coacreditado, que en caso de fallecimiento de cualquiera de los acreditados cubre el saldo insoluto del préstamo.
Las personas interesadas en saber más de programas de financiamiento y becas crédito favor de ingresar a: www.sofes.com.mx.
En todo caso nunca se debe olvidar leer las cláusulas pequeñitas de este tipo de contratos, en los renglones del pago de la cuota de inscripción escolar, que es cuantiosa, y de la que BBVA Bancomer no especifica su inclusión. Igualmente de las cuotas de reinscripción, pagos de cursos alternos, pagos administrativos por tira de materias, credenciales; y mesa para titulación.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Para los padres de familia con hijos pequeños o recién nacidos y las jóvenes parejas que decidieron casarse, tienen que dedicar esfuerzos comunes para planear la educación universitaria de los hijos. Se trata de labrar el futuro mediante el ahorro, evitar el dilema del financiamiento, la beca crédito y la presión a las finanzas familiares.
Pensemos en 3 esquemas conservadores de ahorro: el de la aportación mínima; aportación intermedia; y aportación comprometida.
En el esquema de la aportación mínima tenemos a parejas con ingresos mensuales pequeños, menores a 5 mil pesos, tanto para el padre como para la madre de familia. La disciplina del ahorro entre ambos debe marcar una aportación de 100 pesos por el padre y 100 pesos por la madre, cada mes, en una cuenta de ahorro en el banco destinada a la educación universitaria. Este plan es muy conservador significa un ahorro anual de 2 mil 400 pesos que a los 18 años será de 43 mil 200 pesos.
En este ejemplo, al cuarto año de ahorro, los padres de familia podrán abrir un fondo de inversión para ganar mayores rendimientos que los intereses bancarios.
En la aportación intermedia, el padre y la madre, cada uno pondrá al ahorro universitario 500 pesos mensuales. Al año tendrán 12 mil pesos y a los 18 años 216 mil pesos (les permitirá pagar una universidad de colegiatura media). En este caso, en el segundo año de ahorro, pueden abrir un fondo de inversión para con el tiempo ganar mayores rendimientos.
Finalmente, la aportación comprometida, el padre y la madre, cada uno aportará al ahorro universitario 1000 pesos mensuales. Al año serán 24 mil pesos y en 18 años 432 mil pesos (podrán pagar una colegiatura de una universidad cara). En este caso, desde los primeros 6 meses de ahorro pueden abrir una cuenta en un fondo de inversión.
¿Le angustian los escenarios futuros o prefiere ignorar que algún día llegarán? Anticípese. Yo creo que usted, amigo lector, está aprendiendo que todo es cuestión de educación financiera y planear hoy, el mañana, que no es tan lejano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *