Home Análisis Global El 9 de Abril y el 9 de octubre
Análisis Global - April 4, 2008

El 9 de Abril y el 9 de octubre

ANALISIS GLOBAL
Isaac Bigio

El 9 de Abril y el 9 de octubre

Octubre, 2003

El 9 de octubre del 2003 se han cumplido seis meses desde que el 9 de abril EEUU tomó Bagdad. También se han cumplido 35 años desde que las FFAA peruanas ocuparon la International Petroleum Company en Talara, la que fuera la principal transnacional en dicho país.

La invasión angloamericana sobre Iraq viene costando en sus primeros seis meses más de 20 mil millones de dólares y ha producido daños materiales calculados también en altas cifras. El objetivo proclamado era dar con las armas de destrucción masivas, pero el último informe  oficial estadounidense ha reconocido que solamente se ha encontrado una probeta de Botulinum, con la cual también se pueden confeccionar inyecciones o cosméticos. Se decía que se acabaría con el terrorismo, pero los atentados islamistas se han expandido desde Rusia hasta Indonesia, Kenia y Marruecos. Los tres grandes “demonios” (Saddam, Bin Laden y Mulah Omar) siguen activos. La paz en el Medio Oriente parece cada vez más lejana cuando la rebelión palestina ha celebrado tres años, Israel acaba de bombardear Siria e Irán y Arabia Saudita tienen planes para dotarse de bombas nucleares.

Para quienes justifican las invasiones a Iraq y Afganistán, éstas han eliminado tiranías aunque dentro de las nuevas coaliciones gubernamentales hay criminales de guerra, y ha crecido el narcotráfico o las  mafias. Lo importante para ellos es que ahora el Asia cercana puede estar más cerca del liberalismo económico y político.

La toma de Talara, realizada por la nueva junta militar de 1968, sirvió para justificar el golpe producido seis días antes. Tanto Velasco como Hussein se asentaron en el ejército, se proclamaron socialistas y antiimperialistas, y promovieron una economía estatista y proteccionista basada en reformas agrarias y la nacionalización del petróleo y otras industrias estratégicas.

Estos regímenes fueron criticados por los marxistas por ser dictaduras que mantenían al capitalismo y por  los liberales que están en boga desde los 80 por pisotear la democracia representativa y coartar el crecimiento de la economía trabando al capital privado. Casi no hay ninguna estatua que recuerde a Velasco en su natal Perú. En toda América Latina los partidarios del proteccionismo industrial fueron siendo marginados o se fueron adaptando al monetarismo global, como ha sido el caso del peronismo argentino, el PRI mexicano, el MNR y MIR bolivianos, los socialistas chilenos, y los brasileños Cardoso y Lula.

Gobiernos de orígenes similares a los de Velasco o Saddam se mantienen en pocos lugares como Siria o Libia. El margen de maniobra que tienen es pequeño pues ya no pueden valerse de la bipolaridad para maniobrar.

Si bien es cierto que la unipolaridad estadounidense es tan fuerte que obliga al resto a mantenerse dentro del modelo que patrocinan, también existe el riesgo que si ésta va siendo percibida en diversos sectores populares como fuente de abusos se puede generar el crecimiento de nuevos radicalismos.

Estos pueden expresarse en diversas pendientes. Por una parte pueden adoptar una militancia religiosa (Palestina e Islam), desembocar en grandes marchas pro-paz y anticapitalistas (Europa o EEUU) o apuntalar al chavismo venezolano, el farabundismo salvadoreño o las protestas en Bolivia y Ecuador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *