Home Buenas Noticias La zona arqueológica de Palenque ofrece al visitante interesante recorrido por un corredor ecológico
Buenas Noticias - March 29, 2008

La zona arqueológica de Palenque ofrece al visitante interesante recorrido por un corredor ecológico

Palenque cuenta con 22 edificios
rodeados de vegetación,
el más emblemático es el
'Templo de las Inscripciones'
por el hallazgo de la
'Tumba de Pakal' en 1952
Foto: Internet

Ciudad de México.- 29 de Marzo del 2008.- (CONACULTA) Caídas naturales de agua, miradores, puentes colgantes, selva alta con árboles de hasta 50 metros y una espesa vegetación siempre verde, característica del estado de Chiapas, es lo que ofrece al visitante la zona arqueológica de Palenque; interesante  recorrido por un corredor ecológico, de unos 500 metros de longitud.

 

De acuerdo con el arqueólogo Benito Venegas, encargado de la zona, el corredor ecológico cumple las siguientes funciones: mostrar la diversidad de plantas y especies animales propias de una zona tropical húmeda; conocer espacios habitacionales periféricos a la antigua ciudad y descubrir el manejo del agua que se tuvo.

 

En un trayecto a pie, el paseo incluye la visita a los baños de la reina y el Museo de Sitio, en medio de la selva alta perennifolia, caracterizada por árboles de más de 50 metros y que están verdes casi todo el año, excepto en abril y mayo, cuando hay sequía. Entre las especies destacan cedros, caobas y chicle, así como todo tipo de helechos.

 

Un atractivo adicional, es conocer la ciudad prehispánica,  pasillos y unidades habitacionales de la sociedad que encontró su ocaso en el año 800 d.C., Se trata de construcciones de piedra amenazadas por la fuerza de las grandes raíces de los árboles.

 

 Al respecto, parte de trabajo de conservación que realiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), consiste en limpiar y mantener el núcleo central del corredor y los edificios para mostrar al visitante la forma en que debieron lucir durante la época de máximo apogeo de la antigua ciudad.

 

Mediante la poda selectiva, se garantiza la estabilidad de los edificios, la integridad de los visitantes o del personal laboral, además de que se aplica cuando existen ejemplares enfermos o que son atacados por plagas, manifestó el arqueólogo Venegas.

 

Otro mensaje que se promueve entre los visitantes, y que de alguna forma ocurrió así en la época prehispánica, “es la forma en que se puede convivir con la naturaleza, sin afectar el entorno. Cuando los antiguos habitantes llegaron aquí, debieron limpiar y clarear algunas áreas, pero hay otras que se mantuvieron tal cual”.

 

Las estructuras que forman parte del paseo ecológico, estuvieron habitadas por diversas generaciones. “Muy pocas construcciones fueron abandonadas, debido a que fue una ciudad muy grande, con una gran población”.

 

Respecto a las caídas del agua que se observan durante el trayecto, hay historias aún sin confirmar. Se cree que el nombre antiguo de Palenque significó “la cama es grande o abundante”, lo cual hacía referencia a la abundancia del agua.

 

 Lo anterior, debido a que existen cinco ríos que cruzan Palenque y que tienen cauce constante todo el año. De ellos, se derivan arroyos, riachuelos, cuerpos de agua menores, pozas y ojos de agua.

 

La planeación del paseo ecológico ocurrió en 1992, cuando se le dio al sitio un enfoque desde diversas perspectivas, como la arqueológica y la ecológica. En 1993, comenzó el proyecto para su construcción.

 

En la actualidad, el corredor ecológico abre sus puertas al público de 08:00 a 16:00 horas, de martes a domingo y el costo de acceso se incluye en la entrada a la zona arqueológica, que es de 45 pesos.

 

La ciudad prehispánica de Palenque fue metrópoli y capital del norte del estado de Chiapas y sur de Tabasco, está integrada por 22 edificios, el más emblemático es el Templo de las Inscripciones, derivado del hallazgo de la Tumba de Pakal que realizó el arqueólogo Alberto Ruz, en 1952.

 

En el mismo sitio, se ubica el museo de sitio, Dr Alberto Ruz L¨Huillier, en el que se exhibe la réplica de esa misma tumba, como una alternativa a la original, cuyo acceso permanece cerrado para su conservación, en forma indefinida.

 

Palenque, se encuentra a unos 140 kilómetros del aeropuerto de Villahermosa, Tabasco y a casi dos horas del Río Usumacinta, lindero natural entre México y Guatemala. La ciudad de Palenque se halla a unos 8 kilómetros del sitio, en donde existe una vasta infraestructura hotelera y de servicios.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *