Home Cine “Luz silenciosa” y “KM 31”, consolidan sus éxitos en la 50 entrega del “Ariel”
Cine - March 27, 2008

“Luz silenciosa” y “KM 31”, consolidan sus éxitos en la 50 entrega del “Ariel”

La cinta ha tenido un
glamoroso éxito en los
diversos países que
se ha proyectado
Foto: Cortesía elseptimoarte.net 

Ciudad de México.- 26 de Marzo del 2008.- (Héctor Campio/CONACULTA) Los cinco premios Ariel que la película Luz silenciosa obtuvo la noche de ayer en el Palacio de Bellas Artes fueron la ratificación de su calidad cinematográfica en el propio país de su director y guionista, Carlos Reygadas, desmintiendo la conseja de que nadie es profeta en su tierra. Reconocida anteriormente en los festivales de Cannes, Huelva y La Habana, la cinta, que relata una historia de amor en una comunidad menonita de Chihuahua, se impuso en la terna de competidoras en cinco de las nueve nominaciones en que participó: mejor director, mejor guión original, coactuación femenina y mejor fotografía.

 

Acaparó la atención, en segundo lugar, la película de horror Km 31, del director Roberto Castañeda, con la misma cantidad de reconocimientos para su joven equipo en las áreas técnicas de mejores efectos visuales, mejores efectos especiales, mejor maquillaje, mejor vestuario y mejor sonido.

 

La ceremonia de la que fue la 50 entrega del máximo reconocimiento que entrega la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, disparó la risa y la nostalgia de la comunidad del cine nacional ahí reunida.

 

El actor Andrés Bustamante aprovechó su papel de anfitrión para presentar un estrambótico estudio sobre la historia de Ariel, así como un par de estatuillas a las que les explotaba la cabeza o se podían conducir por control remoto.

 

El Güiri Güiri desempolvó también algunos sonidos de la fonoteca de los Estudio Churubusco y presentó a los asistentes los gruñidos de un cíclope y un vampiro de la película de Santo y Blue Demon contra los monstruos (1969) y la voz del director Juan Orol en los pizarrazos de la película Destino de tres vidas (1962).

 

Al humor se agregaron más tarde algunos episodios conmovedores como la entrega del Ariel de Oro a trece trabajadores decanos en la industria del cine, quienes dedicaron el premio a sus compañeros ya fallecidos y a sus familias.

 

Por su trayectoria en la pantalla de plata, la actriz Silvia Pinal recibió sendo galardón, al que consideró como la joya de la corona en su carrera. Recordó sus actuaciones en casi 90 películas al lado de Cantinflas, Pedro Infante y Tin-Tán, así como los directores Emilio Fernández, Vittorio de Sica y Luis Buñuel.

 

Uno más que provocó el silencio casi solemne en la sala fue el guionista Vicente Leñero, que recibió la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico de manos de Enedina Toscano, hija del ilustre cineasta mexicano . En su turno al podio, Leñero compartió el galardón con los directores que lo “hicieron existir para el cine”: Francisco del Villar, Servando González, Jorge Fons, Arturo Rìpstein, Carlos Carrera y Felipe Cazals.

 

Mientras la cantante Lila Downs interpretaba una singular versión de la Zandunga, fueron recordados en una pantalla gigante 19 miembros de la comunidad cinematográfica que murieron en este último año. Entre ellos Emilio Carballido, Alejandra Meyer, Ernesto Alonso, Antonio Aguilar y Juan José Gurrola.

 

Fueron reconocidos con el Ariel como mejor actor y mejor actriz Jorge Zárate, por su participación en la cinta Dos abrazos, e Irene Azuela por la propia en Quemar las naves, película del director Francisco Franco que se estrenará esta semana. Al recibir la estatuilla, Zárate clamó hacer algo respecto a la competencia desleal a la que se enfrentan las distribuidoras de cine mexicano frente a las extranjeras.

 

Por otra parte, Mario Zaragoza, actor de La Zona, y María Pankartz, de Luz silenciosa, recibieron el premio a mejores coactuaciones.

 

Otros reconocimientos fueron otorgados a Paul Leduc por el guión adaptado de Cobrador, in god we trust; Alejandro Giacomán y Joselo Rangel por la música original de Quemar las naves; Lucía Puenzo, directora de XXY, por mejor película latinoamericana, y a Ernesto Contreras por Párpados Azules, como mejor ópera prima.

 

El presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, Pedro Armendáriz, agradeció durante la ceremonia los apoyos de la Secretaría de Educación Pública, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y del Instituto Nacional de Bellas Artes para la celebración de la ceremonia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *