Home Cine “Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico” al destacado guionista Vicente Leñero
Cine - February 29, 2008

“Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico” al destacado guionista Vicente Leñero

Como un homenaje a Leñero,
la Cineteca Nacional ha
organizado un ciclo
cinematográfico integrado
por nueve de los largometrajes
de los que ha escrito
Foto: Internet

Ciudad de México.- 28 de Febrero del 2008.- (CONACULTA) Instituida en 1983 por la Cineteca Nacional, la Fundación Carmen Toscano y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico tiene como finalidad reconocer la labor de todos aquellos que han contribuido al desarrollo histórico y artístico del cine mexicano. En su edición 2007, este reconocimiento se otorga a uno de los guionistas más destacados de la historia de nuestro cine: Vicente Leñero.

 

La estética narrativa de Vicente Leñero tiene su cimiento en un realismo puro, vivencial, que nos ha brindado grandes personajes en pantalla, entre ellos, un memorable grupo de peones y albañiles en una obra cualquiera de la ciudad de México; un torturado ex convicto obligado a delinquir; un cura incontinente y acomodaticio…, la verosimilitud leñeriana, además de estar sustentada en los hechos, se refuerza en la manera de narrarlos.

 

Leñero parte de una sólida posición ética. Para él, la tarea del escritor frente al mundo es dar testimonio de la realidad. Al tener el don de la palabra, el que escribe no debe olvidar que lo hace para los demás, y al hacerlo debe dejar constancia de lo vivido por todos. A este respecto, el ganador de la Medalla Salvador Toscano 2007 –la cual le será otorgada el 25 de marzo en el Palacio de Bellas Artes,  durante la ceremonia de entrega de los premios Ariel–, ha repetido en varias ocasiones que la misión que más desea realizar es la de cumplir de manera cabal dicho testimonio.

 

Hay en los guiones de Leñero, además de solvencia técnica y experimentación formal, una preocupación por la estética, tanto en los argumentos originales como en las adaptaciones.

 

Así, más que simplemente ajustarlos al formato, los guiones de Leñero recrean lo escrito por Naguib Mahfuz, Eça de Queiroz, Georges Simenon, José Emilio Pacheco, Luis Spota, e incluso él mismo, como ocurre en el caso de Los albañiles. Es claro que no basta con sólo dejar el testimonio; hay que dejarlo en una forma que provoque placer.

 

Como un homenaje a Leñero, la Cineteca Nacional ha organizado un ciclo cinematográfico integrado por nueve de los largometrajes que ha escrito. Este ciclo se realizará del 4 al 13 de marzo en la Sala 4, Arcady Boytler.

 

Las películas que conforman la muestra son Los albañiles (1976), de Jorge Fons (lunes 3 y martes 4); Los de abajo (1976), de Servando González (miércoles 5); La tía Alejandra (1978), de Arturo Ripstein (jueves 6); Cadena perpetua (1978), también de Ripstein (viernes 7); Miroslava (1992), de Alejandro Pelayo (sábado 8); El callejón de los milagros (1994), de Jorge Fons (domingo 9); La Ley de Herodes (1999), de Luis Estrada (martes 11); El crimen del padre Amaro (2002), de Carlos Carrera (miércoles 12), y Fuera del cielo (2006), de Javier Patrón Fox (jueves 13).

 

En opinión del autor de la adaptación de El callejón de los milagros, lo esencial es conseguir un estilo propio. Para Leñero el estilo consiste en decir las cosas y decirlas bien. En su interior, afirma, el escritor casi siempre sabe lo que tiene que decir, pero el problema a solucionar es cómo decirlo. Debajo de un estilo bien definido, asegura, hay mucho trabajo, como en una construcción arquitectónica.

 

Este reconocimiento es un homenaje a un constructor de historias. A un esforzado artífice que conoce bien su oficio y que al ejercerlo bien respeta a quienes lo escuchamos; a quienes entramos en la sala oscura impulsados por un antiquísimo deseo: vivir un poco más, entender un poco más, de lo que nuestra propia y limitada vida nos permite.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *