Home Por la Espiral Programas externos BM
Por la Espiral - January 28, 2008

Programas externos BM

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Programas externos BM
-El servicio de la deuda
-Campo y energía, acciones

Mientras crecen las protestas de diversos sectores del sector primario de la producción ante el TLCAN-NAFTA y sus consecuencias negativas, el fin de semana pasado, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo  Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) anunció apoyos especiales para  40 mil  porcicultores pequeños y medianos.
    Los beneficios consisten en una aportación directa de aproximadamente 50 pesos por cerdo facturado en los siguientes seis meses en un máximo de 450 cerdos por productor.
    La Sagarpa está diseñando un conjunto de instrumentos crediticios junto con Financiera Rural para la compra consolidada de granos forrajeros por parte de las organizaciones de porcicultores. Se dispone de una línea de crédito por  950 millones de pesos a  tasas de interés de un dígito.
También se autorizó un  paquete de apoyos directos para hacer más competitivos los precios de los granos forrajeros, de forma tal que se beneficien todos los productores pecuarios. Para este fin, se ampliará el acceso a créditos a tasas preferenciales.
    Ante las presiones por la  total liberalización a las importaciones del sector primario, la Sagarpa recibe una serie de asesorías y créditos externos para  promover un sistema de microfinanciamiento comercial rural y una verdadera participación de la Banca de Desarrollo en el apoyo e impulso del campo y de otras actividades primarias.
    Hace unos días, el Banco Mundial aprobó un nuevo préstamo para México esta vez por  51 millones de dólares para la consecución de dos proyectos, uno de los cuales liga con el campo.
De esta cantidad, 21 millones de dólares son para la ampliación de un proyecto financiado por el organismo multilateral para mejorar la estabilidad financiera y la capacidad de las instituciones de ahorro y crédito, principalmente de las que atienden a las comunidades rurales.
    En tanto que varios sectores exigen una revisión del documento del TLCAN-NAFTA o de acudir a paneles binacionales o trilaterales para renegociar el tratado, la respuesta del gobierno que encabeza el presidente Felipe Calderón se traslada a revisar el funcionamiento de los canales de financiamiento para apostar en  éste como el mecanismo para impulsar la producción en el sector y mejorar la calidad de vida tanto de productores como de trabajadores muchos de los cuales viven en las comunidades rurales del país y se ubican en los deciles más bajos de ingreso y más altos de pobreza y pobreza extrema.
    Los  21 millones de dólares para el Proyecto Finanzas y Crédito Rural apoyarán principalmente a los intermediarios financieros del sector de ahorro y crédito popular para que dichas  instituciones proporcionen a la población de menores ingresos un mayor acceso a los servicios financieros y ésta se integre a la economía nacional.
    La línea crediticia aprobada el 17 de enero pasado estará vigente por 15 años y contará con 5 años de gracia para el pago total del adeudo por parte de México así como de sus intereses, cargos y recargos.
Mediante él se brindará asistencia técnica a alrededor de 80 instituciones financieras en todo el país y se busca la incorporación de 400 mil nuevos usuarios al sector financiero rural formal, por medio del apoyo a 350 puntos de acceso a servicios financieros.
A COLACIÓN
 Los otros 30 millones de dólares (que completan el conjunto de los 51 millones de dólares) están dirigidos a incrementar el acceso a servicios de energía eficiente y sustentable también en las zonas rurales.
Un total de 15 millones de dólares, del total de dichos  30 millones de dólares, son aportados por una donación del Fondo Global para el Medio Ambiente.
Los recursos van dirigidos al Proyecto de Servicios Integrados de Energía con la meta de aumentar  el  acceso a servicios de energía sustentable, principalmente en las comunidades rurales y lograr una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero por medio del uso de energías renovables para la provisión de electricidad.
La Secretaría de Energía (SENER) es la encargada de recibir los recursos y de ejecutarlos, considerando aspectos como la  inversión en sub-proyectos de electrificación rural (con proveedores de servicios calificados);  capacitación y asistencia técnica en distintos niveles de gobierno para aumentar el uso productivo de la electricidad por medio de inversiones y proyectos que tengan un alto impacto de desarrollo.     El préstamo concedido es por 15 años, con 5 años de gracia.
    A la fecha, México arrastra un déficit en electrificación de cientos de comunidades rurales e indígenas, basta con dirigirse a Guerrero, Chiapas y Oaxaca para corroborar que, en pleno siglo XXI, muchas familias carecen de luz.
    En el escenario actual atender los desafíos exigen dos binomios de forma conjugada: la atención a la pobreza y al cambio climático, por esa razón en la electrificación una parte debe atenderse con celdas fotovoltaicas.
    En el estado de Oaxaca va implementándose algunos programas pilotos en zonas rurales.
Según las cifras, de los 570 municipios y de las casi 10 mil comunidades que hay en la entidad, alrededor de 1 mil  500 comunidades no cuentan con el
servicio de electricidad.
Desde hace prácticamente dos años comenzaron una serie de trabajos en zonas muy apartadas donde existen 800 habitantes, que no tenían  posibilidades a corto plazo de obtener electricidad por los medios convencionales.
SERPIENTES Y ESCALERAS
    Lo hemos comentado: en la última década aumentó la dependencia financiera y crediticia de México hacia el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, dos organismos internacionales profesionalizados en prestar recursos para proyectos específicos muchos de éstos cuya fuente de origen son los propios asesores y analistas de ambos organismos.
    A diferencia con el Fondo Monetario Internacional, desde la crisis de 1995 México no ha tenido ninguna necesidad urgente en materia de liquidez y solvencia financiera ni de crisis que deba paliarse con los fondos del FMI.
    No obstante que en estos años el país ha seguido una política de desendeudamiento externo adelantando pagos, amortizando capital, reestructurando pasivos y vencimientos, se ha seguido recurriendo al crédito con el BM y el BID para muchos macroproyectos que bien podrían ser cubiertos con el Presupuesto de Egresos de la Federación y que serían desde luego menos onerosos para el contribuyente en comparación con los préstamos externos.
    De enero a junio de este año, México le pagará al BM aproximadamente 265 mil dólares por intereses del servicio de la deuda que se tiene contraído con el organismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *