Home Espectáculos Pastorela en que unos chinos con malas intenciones, intentan secuestrar al Niño Jesús para clonarlo
Espectáculos - December 17, 2007

Pastorela en que unos chinos con malas intenciones, intentan secuestrar al Niño Jesús para clonarlo

La 'Pastorrola tibetana', es un
espectáculo escrito, producido,
musicalizado y diseñado para
el grupo ¡Qué Payasos!,
en esta temporada decembrina
Foto: Cortesía Arturo López/CONACULTA

Ciudad de México.- 17 de Diciembre del 2007.- (Héctor Campio/CONACULTA) Un grupo de chinos ha llegado al pesebre de Belén con malas intenciones: secuestrar al Niño Jesús para clonarlo. El plan, que se anuncia desastroso, tiene como último fin la producción de Navidades pirata en el mundo y no hay nadie que pueda evitarlo. Sin embargo, una pareja de policías aventureros emprende un viaje místico hacia el Tíbet para rescatar al Salvador de los hombres e impedir que este año la Navidad sea arruinada por una insólita mafia clonadora de bebés.

 

Así comienza La pastorrola tibetana, espectáculo escrito, producido, musicalizado y diseñado en exclusiva para el grupo ¡Qué Payasos!, en esta temporada decembrina. Más que una pastorela, se trata de un encendido concierto en el cual los intérpretes dejan corear sus más exitosas canciones por los niños, jóvenes y adultos que abarrotan el Teatro Helénico las tardes de domingo.

 

En la historia, un par de boletos de las aerolíneas de María Sabina son suficientes para que los héroes viajen allende las montañas y los valles, más allá de la tundra y la sabana, y enfrenten cara a cara a los malvados. Su astucia no será suficiente ya que los chinos cuentan con un elevado dominio de las artes marciales y pueden incluso matarlos.

 

En su guión original para este espectáculo, Luis I. Baena se permite hacer algunos guiños jocosos sobre fenómenos que se han vuelto comunes en el mundo actual: el contrabando, la piratería china y el terrorismo. “Si alguna semejanza hay entre esta obra y algún hecho de nuestra historia, no se trata de un accidente, sino de una vergüenza nacional”, escribiría Jorge Ibargüengoitia.

 

El suspenso, la ironía, altas dosis de humor blanco e interacción con el público hacen de la Pastorrola tibetana un espectáculo ameno que intercala una docena de canciones de la agrupación que este año celebra sus 25 años de trayectoria artística.

 

Beto Batuca y Nacho Mostacho, acompañados por Don Chuy, son el  grupo de payasos-actores que, concentrados en su misión de divertir, no dejan lugar al error y calculan las variantes que puede tomar la obra con las innumerables intervenciones del público. Cada pastorrola es diferente y cada concierto también.

 

Para la interpretación de temas como Alicia, El abuso o la muy exitosa El camarón, los ¡Qué payasos! cuentan con el apoyo de una banda de músicos integrada por Miguel Hernández en el bajo, Ewell Borrero en la guitarra, Víctor Castillo en la batería, María Emilia Martínez en los coros y flauta, y Alejandro Villanueva en las percusiones.

 

La Pastorrola tibetana se presenta todos los domingos de diciembre a las 13:00 horas en el Teatro Helénico, ubicado en Av. Revolución 1500.
   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *