Home Por la Espiral Banxico: ¿reservas en euros?
Por la Espiral - November 29, 2007

Banxico: ¿reservas en euros?

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Banxico: ¿reservas en euros?
-Diversificar rumbo a la cesta de divisas
-Repsol YPF bajó ganancias por dólar

No es difícil que por estos días un euro cotice en México a razón de 16.50 pesos, en las últimas semanas, la moneda única europea remontó la  escalada respecto al dólar que también trastoca el tipo de cambio con otras divisas, en este caso la moneda mexicana.
    Mientras en el mercado internacional el euro se acerca al nivel de 1.50 dólares por 1 euro, al interior del sistema cambiario en México el encarecimiento paulatino de la moneda común al pasar de 14.10 pesos (enero de 2007) a casi 16.50 pesos por euro (noviembre del mismo año) impacta de diversas formas en empresas vinculadas con el mercado europeo; personas con negocios del otro lado del Atlántico; turistas potenciales, estudiantes y becarios mexicanos ubicados en centros de formación dentro de la llamada eurozona.
    La eurozona, a partir del primero de enero del 2008, estará conformada por un total de 15 miembros luego de que la  Comisión Europea dio el visto bueno para la adopción del euro por parte de Chipre y Malta.
    A la fecha los países  con el euro como moneda oficial son: Alemania, Austria, Bélgica, Eslovenia, España, Finlandia, Francia (excepto los territorios del Pacífico, que utilizan el franco CFP), Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal; y próximamente, Malta y Chipre.
    A la par otros estados no miembros de la Unión Europea (UE) utilizan el euro como son: El Vaticano, Mónaco y San Marino.
    Además poco a poco distintos países van diversificando sus reservas monetarias tradicionalmente en dólares por una cesta donde el euro tiene un relevante acto de presencia: Rusia e Irán llevan a cabo este proceso.
    En México, hasta el 23 de noviembre, Banco de México reportó 76 mil 418 millones de dólares por concepto de reservas internacionales.
A la fecha, la Junta de Gobierno del instituto central no ha hecho pronunciamiento alguno, ni  mostrado indicios a favor de diversificar las reservas internacionales por una canasta más favorable para el país en momentos  en que la globalización nos lleva de la mano a una cesta de monedas.
    China y Japón cuyos bancos centrales son los que más dólares poseen en el mundo podrían, a partir del próximo año, deshacerse de una parte de  dólares para comprar euros, lo que de entrada significaría una mayor debilidad del billete verde.
    Por vez primera surge la posibilidad real de que el euro “alcance su mayoría de edad” con un carácter de divisa internacional y  de moneda refugio.
 A COLACIÓN
     No hay sustento para justificar que México no abra sus reservas internacionales al euro, más que la obstinación de darle gusto a Estados Unidos, como principal socio comercial, económico, inversor, financiero y cuya población es la más importante como número de visitantes extranjeros en el país.
    El Banco de México tiene que responder ante la debilidad del dólar que seguirá como tendencia en el mediano plazo, si bien la economía del vecino gira en dólares, tenemos que evitar que éstos provoquen dolores de cabeza para muchos otros agentes económicos participantes del comercio con distintos países de la Unión Monetaria.    
    Atendiendo a los datos de la balanza comercial, de enero a julio, elaborados por el Banco Nacional de Comercio Exterior (BANCOMEXT) en el “Informe de comercio exterior de México”, encontramos un saldo por exportaciones de 150 mil 552 millones de dólares y un saldo por importaciones de  156 mil 338 millones de dólares. La balanza comercial es deficitaria en 5 mil 786 millones de dólares.
    Estados Unidos  es el principal mercado destino de las exportaciones mexicanas con 105 mil 988  millones de dólares, de enero a junio, (el estudio utiliza la referencia del sexto mes y no del séptimo como figura arriba en el balance total); Canadá se ubica en el segundo con 3 mil 013 millones de dólares; y después figuran dos países europeos que tienen el euro como moneda común, Alemania y España. Al primero, México le exportó  mercancías por un valor de  1 mil 658 millones de dólares y al segundo, por 1 mil 536 millones de dólares.  Después aparece Colombia como el quinto mercado destino de las exportaciones mexicanas con 1 mil 327 millones de dólares.
    Cabe mencionar que entre los 20 principales países  de destino de los productos elaborados en territorio nacional encontramos a otros miembros del cónclave del euro como: Francia y Bélgica.
    En cuanto a las importaciones de insumos, tecnología, bienes intermedios y finales, los cinco socios a los que México compra importaciones son: Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur y Alemania. Este último en euros.
    Por tanto, en mi opinión, México tiene que asimilar esta coyuntura entre la brecha del euro versus  dólar que otros países aprovecharán  para diversificar sus reservas monetarias, crear las condiciones para hacerlo, adquirir los euros que obtengan los agentes económicos participantes vía el comercio internacional, los flujos turísticos y las inversiones.
    Si el euro catapulta su fortaleza y en un par de años ingresa el Reino Unido a la moneda común estaría obrándose un verdadero cambio estructural para el sistema monetario internacional en el que sería imposible que el dólar siguiera sujetando distintos mercados con precios en dólares desde los commodities,  hasta obviamente el  petróleo. Por encima de la voluntad política, tarde o temprano la moneda más fuerte manda.
    Igualmente debe delinearse en términos de estrategia que el actual abaratamiento de la zona dólar abre un caudal de oportunidades para regiones como la de América Latina y el Caribe para ofrecer inversiones inmobiliarias y de bienes raíces a ciudadanos europeos; y más viajes y destinos turísticos.
GALIMATÍAS
    Las empresas multinacionales y transnacionales no escapan de la volatilidad dólar-euro, máxime cuando tienen importante presencia en diversas  áreas de acción que les reporta ingresos en dólares que luego tienen que consolidar en euros con la casa matriz.
    La nota más reciente proviene de la empresa Repsol YPF con un  beneficio neto de 1 mil 706 millones de euros en el primer semestre, una reducción del  4.3% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.
Directivos de la transnacional adjudicaron la reducción de las utilidades por la volatilidad en el mercado petrolero, las inestabilidades en el precio; y ante la depreciación del dólar respecto al euro, en más de un 8 por ciento.
El efecto contable del tipo de cambio sobre las cuentas de Repsol YPF restó más de 100 millones de euros al beneficio neto de la compañía, que realiza sus ingresos en dólares y reporta sus beneficios en euros por tratarse de una petrolera con asiento en España.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *