Home Música Recordarán en el “Teatro Degollado” a una de las grandes de la canción mexicana: María de Lourdes
Música - November 6, 2007

Recordarán en el “Teatro Degollado” a una de las grandes de la canción mexicana: María de Lourdes

Este disco incluye canciones que
interpretó durante su exitosa gira,
misma que terminó en octubre
de 1997, llenando al tope
nueve teatros holandeses
Foto: Cortesía dee2records.com

Ciudad de México.- 6 de Noviembre del 2007 .- La cantante María de Lourdes, nombrada “Embajadora de la Canción Mexicana”, quien dio a conocer en el extranjero el folclor de su país con temas como “Pelea de gallos”, “Que lindo es Jalisco” y “Tequila”, entre otros, será homenajeada en Guadalajara, Jalisco, con motivo de su X aniversario luctuoso.

A diez años de la muerte de la intérprete de “Cruz de olvido”, el grupo Danz Musica realizará el próximo 10 de noviembre un tributo a la llamada “Voz de México” en el Teatro Degollado, en el que se recordarán varias de las canciones que hizo famosas fuera de México.

María de Lourdes, quien nació el 30 de diciembre 1939 en la Ciudad de México, hija de Alberto Pérez Beltrán y Emilia López Santoyo, se distinguió por llevar la música representativa del país a otras naciones.

A la edad de dos años se mudó con su familia a Zetal, en el estado de Veracruz, después de cinco años la familia volvió a la Ciudad de México, donde pasó gran parte de su niñez y más tarde se fue junto con su hermano Rafael al rancho de sus tíos en Salamanca.

Después regresó a su lugar de origen y tomó un curso comercial de un año, tras lo cual empezó a trabajar como secretaria en una empresa curtidora, aunque desde niña ya tenía una predilección por cantar.

Sus primeras participaciones en eventos musicales las realizó en la escuela, donde interpretó los papeles principales en pastorelas y festividades navideñas.

María de Lourdes fue admiradora de cantantes como Jorge Negrete, Lucha Reyes y Flor Silvestre, con lo que creció su deseo de interpretar esta música.

Desde muy joven empezó a cantar en fiestas, bodas y banquetes, y durante un programa de cazatalentos de la emisora XEQ llamó la atención de los organizadores, quienes le recomendaron tomar clases de canto con Paco de Migueles.

Poco después, la cantante recibió la oferta de un contrato fijo como cantante en una boite, trabajo que aceptó pese a las objeciones de su padre.

Tras varias actuaciones en televisión y giras por la República Mexicana, la fama de María de Lourdes creció rápido y en 1963 el presidente de Indonesia la invitó para una actuación especial en su país.

El sueño del éxito empezó a tomar forma y tras su presentación en Indonesia realizó una gira que la llevó a países como Japón, la ex Unión Soviética, Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Suiza, Holanda, Dinamarca, España, Estados Unidos, América del Sur y América Central.

Por su importante trabajo al promover la música mexicana en el extranjero, el entonces presidente Miguel Alemán Valdés la nombró oficialmente “Embajadora de la Canción Mexicana”, título que le dio muchas satisfacciones.

A principios de la década de los 70, María de Lourdes era presentadora del popular programa de televisión “Noches de Tapatía”, un show con música mexicana y sketches de teatro.

En esa época consiguió su más grande éxito con la canción “Cruz de olvido”. Durante su carrera como intérprete de la canción mexicana, María de Lourdes grabó alrededor de 50 discos, además actuó en películas como “Cupido pierde a Paquita” (1955), “Los mujeriegos” (1958), “Vístete Cristina” (1959) y “Hermanos de sangre” (1972).

En 1988 estableció Grupo Impulsor de la Música Representativa de México, una fundación que tenía como objetivo fortalecer y promocionar la música nacional, donde contó con la cooperación de grandes artistas y compositores como Lola Beltrán y Lucha Villa.

Durante nueve años con el Grupo Impulsor, María de Lourdes se dedicó a buscar y formar nuevos intérpretes de la música mexicana y en 1991 viajó a Holanda para una actuación, la cual tuvo grandes consecuencias para su carrera.

Fue invitada por la reina Beatriz para presentar su música durante la celebración del cumpleaños número 80 del príncipe Bernard, quien era un aficionado de la música mexicana y que llegó a conocerla durante una de sus visitas de estado a México.

Debido a la transmisión por televisión (NOS) de su concierto en Amsterdam, la cantante conquistó al público holandés, se establecieron clubs de seguidores y llegó un contrato discográfico con Dureco.

María de Lourdes regresó cada año al país donde fue recibida con mucho cariño y reconocida por un gran número de aficionados de la música mexicana. Su última, más grande y exitosa gira terminó en octubre de 1997, al llenar nueve teatros holandeses.

Al mismo tiempo, se organizó un tour de promoción por radio y televisión de su último CD “Simplemente María”.

Satisfecha con el éxito de sus presentaciones y planes de su oficina de teatro y casa discográfica, Lourdes se encontraba el 6 de noviembre de 1997 en el aeropuerto de Amsterdam para regresar a México, donde el 19 de noviembre se inauguró una estatua en su honor.

Dicho evento, que la convertía en la primera artista mexicana en ser honrada con un reconocimiento de este tipo, no pudo ser presenciado por la “Embajadora de la Canción Mexicana”, quien murió víctima de un ataque cardiaco.

María de Lourdes murió a los 58 años, el 6 de noviembre de 1997, en la oficina de Martinair en el aeropuerto de Amsterdam Schiphol, poco antes de abordar el avión que la llevaría a México.

Su muerte causó mucha conmoción entre el público holandés, así como desconcierto e incredulidad en México, donde el 8 de noviembre de ese mismo año el público la despidió con la melodía “Cruz de olvido”, en la Plaza Garibaldi.

En 2004 se rindió homenaje póstumo a María de Lourdes en el magno festival musical celebrado en el Zócalo Capitalino del Distrito Federal, al cumplirse siete años de su fallecimiento.

En 2006 la Fundación María de Lourdes celebró cinco años de enseñar a nuevas generaciones el folclor mexicano con un concierto especial en Bassin de Maastricht, donde participaron Carolina de Holanda, Silvia de Alba y Pedro Crespo, con la interpretación de temas como “Cruz de olvido”. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *