Home Espectáculos “Los Romero, la Familia Real de la Guitarra”, celebran su cincuentenario en Bellas Artes
Espectáculos - October 5, 2007

“Los Romero, la Familia Real de la Guitarra”, celebran su cincuentenario en Bellas Artes

La audición de 'Los Romero' se
efectuó en un ambiente festivo,
con ovaciones, gritos de ¡bravo!
y salidas al escenario después
de cada interpretación
Foto: Cortesía CONACULTA

Ciudad de México.- 5 de octubre del 2007.- (Ángel Trejo/CONACULTA) El cuarteto Los Romero, la Familia Real de la Guitarra, inició en el Palacio de Bellas Artes una gira mundial para celebrar sus 50 años de vida artística con un repertorio que abarcó todas las corrientes musicales y compositores de guitarra más connotados de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX.

 

El concierto del prestigiado grupo musical hispano se integró con música de Gaspar Sanz (1647-1716), Antonio Vivaldi (1678-1741), Luigi Boccherini (1743-1805), Ruperto Chapi y Lorente (1851-1909), Francisco Tárrega (1852-1909), Jerónimo Giménez (1854-1923), Isaac Albéniz (1860-1909), Heitor Villa-Lobos (1887-1959), Joaquín Rodrigo (1901-1999), Francisco de Madina (1907-1972) y Pepe Romero (1944).

 

De este último autor, integrante de La Familia Real de la Guitarra, se interpretaron Farrucas y Fiesta en Cádiz, ambas nutridas por la música tradicional española, como la mayor parte de las piezas interpretadas en Bellas Artes. Fiesta en Cádiz fue escrita por Pepe Romero en homenaje a Agustín Castellón Campos, Sabicas, uno de los grandes guitarristas de flamenco en el siglo XX.

 

La audición de Los Romero se efectuó en un ambiente festivo, con muchos aplausos, gritos de ¡bravo! y salidas al escenario después de cada interpretación. Pepe, Celín, Lito y Celino Romero tocaron cinco piezas en cuarteto, dos en dúo y una por cabeza como solistas. Al término del concierto regalaron al público dos canciones, una de ellas fue Noche malagueña, de Rodrigo.

 

El  grupo musical fue fundado en 1975 por Celedonio Romero en Nueva York, con sus hijos Celín, Pepe y Ángel. Una vez retirados don Celedonio y Ángel, se incorporaron Lito, hijo de éste, y Celino, hijo de Celín. Uno de los vástagos de Pepe Romero es uno de los más acreditados constructores de guitarras clásicas en España.

 

En breve alocución para agradecer el apoyo del público mexicano, Pepe Romero recordó una memorable presentación del grupo primigenio en Bellas Artes en el último tercio del siglo pasado, en la cual interpretaron Concierto andaluz, pieza musical que Joaquín Rodrigo escribió para cuatro guitarras y orquesta y dedicó a Los Romero. “Desde entonces mi padre quedó enamorado de México”, dijo el guitarrista.

 

La Familia Real de la Guitarra tocó en grupo un arreglo propio del allegro del Concierto en Re Mayor de Vivaldi; el Cuarteto número 1 de Madina, compuesto con cuatro movimientos y dedicado a Angelita Romero en 1969; la Introducción y Fandango del quinteto para guitarra número 4, de Boccherini; el preludio de La Revoltosa, de Chapi, con arreglos de Los Romero; El baile de Luis Alonso, de Jiménez, y Fiesta en Cádiz, de Pepe Romero.

 

Celín y Pepe tocaron en dúo Granada, de Albéniz, y Pepe y Celino interpretaron Tonadilla, de Rodrigo. Como solistas Celino tocó la Suite española, de Sanz; Lito, Farrucas, de su tío Pepe; éste La Gran Jota, de Tárrega, y Celín los Preludios 1 y 3 de Villa-Lobos.

 

Los Romero han grabado más de 50 fonogramas y tocado con las principales orquestas de Estados Unidos, incluyendo las sinfónicas de Boston, Cleveland, Chicago, Filadelfia, Los Ángeles, San Francisco, entre otras, y brindado conciertos en la Casa Blanca, el Vaticano y la Casa Real de España. En el año 2000 fue otorgado a Celín, Pepe y Ángel el nombramiento de honor de los Caballeros de la Orden de Isabel La Católica.

 

Acerca de las tres generaciones de La Familia Real de la Guitarra, el diario estadunidense The New York Times publicó en la década pasada: Uno de los misterios del talento musical es el ver cómo las habilidades parecen fluir genéticamente de padre a hijo. En la familia de Los Romero el flujo ha sido continuo. El virtuosismo de los cuatro es permanente, como si la técnica viniera de un solo molde…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *