Home Ciencia y Tecnología Chac, dios de la lluvia e Ik, dios del viento, impiden el descenso de Kukulcán en Chichén Itzá
Ciencia y Tecnología - September 23, 2007

Chac, dios de la lluvia e Ik, dios del viento, impiden el descenso de Kukulcán en Chichén Itzá

En Dzibilchaltún, Yucatán, sí se dio
el fenómeno que cada año
se produce a la misma hora,
cuando los rayos del sol entran
por la puerta de la
'Casa de las Muñecas'
Foto: Internet

Chichen Itzá.- 22 de Septiembre del 2007.- La aparición de Chac, dios de la lluvia y de Ik, dios del viento, generó hoy miles de rostros tristes por la negativa de Kukulcán a descender por el Castillo de Chichén Itzá.

Poco después de mediodía, Ik empujó numerosos nubarrones sobre la zona arqueológica de Chichen Itzá y así por espacio de más de cinco horas fue inamovible e impidió el paso de Kin, el dios Sol.

Las narraciones en inglés, francés, itialiano, maya y español, sobre el descenso de Kukulcán y la formación de su cuerpo por siete triángulos isóceles generó mayor frustración de quienes desde temprana hora se instalaron en Chichen Itzá.

A pesar de los gritos, aplausos y las plegarias de quienes venían en pos de energía positiva, los nubarrones y posteriormente una pertinaz lluvia enviada por Chac desalentaron y prácticamente ahuyentaron a miles de visitantes que hoy sumaban más de tres mil.

La lluvia frustró lo que sería el primer equinoccio de Chichén Itzá como una de las nueve maravillas del mundo moderno, lo que también causó enojo entre las nuevas autoridades que pretendían ofrecer un espectáculo único.

Chac también frustró un amplio homenaje que se había programado para recordar la presencia del tenor Luciano Pavarotti, en este sitio hace diez años.

Ante la falta del espectáculo, hubo versiones de que Sandra Bullock habría sido una de las estrellas que pretendían admirar el descenso del dios ardiente.

Numerosos niños venidos de diversas partes del mundo preguntaban a sus padres si la lluvia era la señal de la presencia de Kukulcán a lo que ellos confundidos respondían que tal vez era su furia la que en realidad tiraba rayos sobre ese sitio ceremonial.

Será hasta la primavera cuando de nueva cuenta Kukulcán decida si descenderá del sitio de los dioses al mundo humano y con ello augure un mejor periodo de cosechas, que durante 2007 han sido afectadas por plagas y huracanes. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *