Home Arte y Cultura En torno al monolito de Tlaltecuhtli hallan cámaras que podrían conducir a los restos de Ahuizotl
Arte y Cultura - September 11, 2007

En torno al monolito de Tlaltecuhtli hallan cámaras que podrían conducir a los restos de Ahuizotl

El monolito mide 3.57 por 4.00 metros,
presenta un espesor de alrededor de
40 centímetros y representa a la Diosa
Tlaltecuhtli o Señora de la Tierra
Foto: Internet

Ciudad de México.- 11 de Septiembre del 2007.- En torno al monolito de Tlaltecuhtli, en el predio de Las Ajaracas, en el centro de esta ciudad, fueron halladas cuatro entradas superpuestas que podrían conducir a la cámara mortuoria principal de la construcción, donde se presume estarían los restos del emperador Ahuizotl.

Así lo dio a conocer la víspera el arqueólogo Leonardo López Luján, responsable de los trabajos en el lugar, quien añadió que esos pasajes no solo conducirían a la cámara donde reposan los restos de Ahuizotl sino también de sus antecesores.

Después de ofrecer una conferencia como parte de la XIX Feria del Libro de Antropología e Historia (FLAH), que se lleva a cabo aquí, precisó que del 19 de marzo a la fecha se han encontrado una serie de cuatro entradas superpuestas que fueron construidas entre el inicio del siglo XVI y la llegada de los españoles.

El hallazgo, considerado como el primero en su tipo en la ciudad de México-Tenochtitlan, consiste en una especie de "tiros" o "excavaciones que descienden" y que conducen al mismo lugar, el cual podría ser muy posiblemente a los aposentos donde descansen los restos mortuorios de los mandatarios aztecas, explicó.

Perforando un "pequeño túnel", detalló, "encontramos hacia el oeste del monolito una serie de entradas superpuestas, hasta la fecha tenemos cuatro y todas conducen al mismo lugar, cada una de ellas fue hecha en época diferentes, más o menos entre principios del siglo XI y la llegada de los españoles".

En este lapso, añadió, "se llenó en cuatro ocasiones el piso de la plaza (o cámaras) y consecuentemente se puso una nueva entrada en una posición superior, como si fuera un telescopio", es decir, que con el paso de los años las cavidades fueron rellenadas, aumentando hacia arriba la construcción de las entradas.

El lugar, subrayó, "que no sabemos qué es y que tenemos la hipótesis de que era una tumba, era constantemente visitado por lo menos a lo largo de estos años, es decir, que es un lugar vivo, de visita constante".

De la misma manera como sucedía en lugares como la zona maya, donde se frecuentaban las criptas de manera asidua para visitar a los ancestros o como sucede actualmente en los panteones mexicanos, dijo.

El descubrimiento, precisó, "es una especie de excavación que desciende", sobre la que los especialistas esperan bajar y toparse, "hipotéticamente, con las entradas (de las cámaras), como en una tumba zapoteca que bajas primero y luego tienes a los lados las entradas a las cámaras".

De acuerdo con los estudios, López Luján agregó que la entrada principal, ubicada al oeste de la piedra, "pudiéramos pensar que es una cripta familiar en la que no solo se encontrará ahí Ahuizotl, sino Moctezuma o tal vez Cuitláhuac, aunque la única manera de saberlo es excavando".

Mientras tanto, en el resto de las cavidades, supuso, "a veces hay ofrendas o personajes de jerarquía menor, servidores, las mujeres, las concubinas, los esclavos que eran muertos para acompañar a los señores en el más allá".

Localizada casi un año atrás por el arqueólogo Alvaro Barrera, el 2 de octubre de 2006, la piedra es una de las piezas mexicas más grandes localizadas hasta el momento, cuyo perímetro es de 3.57 por 4.00 metros y presenta un espesor de alrededor de 40 centímetros, que representa a la Diosa Tlaltecuhtli o Señora de la Tierra.

El monolito fue localizado en el predio de Las Ajaracas, justo enfrente de lo que fuera el Templo Mayor de la antigua Tenochtitlan y se encontró fragmentado en cuatro partes debido a una cavidad que se localiza justo debajo de la piedra, que ha hecho suponer a los especialistas que se trata de la lapida mortuoria del tlatoani Ahuizotl.

Los trabajos en torno a la piedra, agregó López Lujan, continuarán de manera muy escrupulosa y poco a poco, debido a lo delicado de la misma y a que las intensas lluvias que han caído en la ciudad han ocasionado que el nivel freático aumente.

No obstante, aseguró que los recursos para la investigación "están asegurados", pues resultan muy baratos en comparación con otros trabajos.

Ahuizotl fue el último emperador azteca en consolidar un gobierno antes de la conquista española, en 1521, y es considerado uno de los más poderosos monarcas, quien logró expandir el dominio tenochca hasta el actual territorio de Guatemala. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *