Home Buenas Noticias Láminas que componen el “Códice Ixtlilxóchitl”, son acolhuas, es decir de origen texcocano
Buenas Noticias - September 5, 2007

Láminas que componen el “Códice Ixtlilxóchitl”, son acolhuas, es decir de origen texcocano

Las láminas son las mas hermosas y
más utilizadas en cualquier libro
sobre el tema de los aztecas
Foto: Internet

Ciudad de México.- 5 de Septiembre del 2007.- El especialista francés Patrik Lesbre, de la Universidad de Toulouse Le-Mirail, aseguró hoy aquí que el Códice Ixtlilxóchitl, que se encuentra en París, es un documento híbrido o se compone de varias partes de láminas muy occidentales, pero que son para él totalmente indígenas.

En la conferencia “Del códice al libro europeo: Las ilustraciones acolhuas en el códice Ixtlilxóchitl”, que impartió Lesbre, añadió que las láminas que componen el documento, son acolhuas, es decir de origen texcocano.

Para Lesbre, las láminas son las mas hermosas y más utilizadas en cualquier libro sobre el tema de los aztecas, y que son totalmente indígenas, segundo son acolhuas y tercero son de mejor calidad que hicieron los indígenas a finales del siglo XVI.

Comentó que la procedencia de esas láminas son de origen indígena y explicó a través de imágenes que dos de ellas son de índole religioso, tal como se muestra al dios Tlaloc y de la zona de Texcoco.

“Otras dos se plasman a dos reyes de Texcoco, que uno es Nezahualcóyotl, que son de excelente calidad y son las más impresionantes y más conocidas y las dos últimas de calidad un poco inferior, donde se ve que existen errores a nivel de proporciones, en la cual también aparece Nezahualcóyotl”, adujo.

“En una de las láminas se ve la representación de las piernas, un poco tosco y aquí es cuando se dice de errores en la historia de arte y que fueron realizadas por indígenas, pero no hay que decir que las malas son indígenas y las buenas española, sino ambas son indígenas”, dijo Lesbre.

Explicó que en una de las imágenes o códices, las proporciones del cuerpo se ven claramente en los muslos del cuerpo; sin embargo también aparecen sombras, que son totalmente occidentales, y ya se ven un poco las nuevas técnicas.

“Para mí, las láminas, aunque distintas, son todas acolhuas, porque para mí, la aparición del rey Nezahualcóyotl en dichos códices, es algo importante, pero también hay otro aspecto común y característico en casi todas que contienen elementos dorados o plateados”, señaló.

Detalló a través de las imágenes, que el color dorado se ve claramente en los adornos que llevan en las cabezas y las orejeras, que aquí no se ven muy bien, pero si se consulta en el original que se encuentra en la Biblioteca Nacional de París, se nota perfectamente.

“También se ven esos adornos en brazos, cara y en las orejeras se ven partes doradas y todos esos elementos son de láminas de oro pegadas, no es polvo de oro, sino láminas y se ven muy bien”, manifestó el especialista.

Mencionó que en cuanto a los códices de nobles, también hay dorados, pero la calidad es un poco inferior y se nota que son pocos los elementos, como en la orejera, pero permite ver el nivel de técnica artística.

En cuanto a las láminas religiosas, en la cual aparece el dios Tlaloc, se aprecian también partes de láminas doradas y en otro códice aparecen elementos de plata y oro.

“Esto fue a finales del siglo XVI, porque al investigar me encontré con Motolinia en el capítulo sobre los artesanos indígenas en el año 1540, cuando son capaces de copiar a los españoles y con eso demuestra que son indígenas”, concluyó Lesbre. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *