Home Por la Espiral El mérito de las reservas
Por la Espiral - September 5, 2007

El mérito de las reservas

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-El mérito de las reservas
-Estudiarse el pago de deuda
-Reservas, deuda  e importaciones

    La 60 Legislatura podría tener entre sus manos la decisión de aprobar cambios para utilizar parte de las reservas internacionales que administra el Banco de México, para pagar la deuda externa neta del sector público.
    Tiempo atrás  se ha señalado la conveniencia de utilizar parte de las reservas para cancelar los compromisos externos basados en el endeudamiento del sector público.
    El propio gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez, se declara a favor y avala la propuesta cuya fuente de decisión recala en el Congreso de la Unión, una vez que surja una iniciativa de propuesta formal.
    En el pasado discurso del presidente Felipe Calderón, transmitido el domingo  2 de septiembre, en el apartado económico, fue destacado el hecho del nivel de reservas internacionales superiores al saldo de la deuda externa del sector público.
    De acuerdo con información del Banco de México, al cierre del 2006, el saldo de las reservas internacionales se ubicó en 67 mil 680 millones de dólares, y según datos de la Secretaría de Hacienda, el nivel de la deuda externa del sector público, a diciembre pasado, fue  de 47 mil 247.2  millones de dólares.
    En los datos más recientes, las reservas internacionales, el saldo se ubicó el 24 de agosto  en 70 mil 907 millones de dólares, en tanto que, el saldo de la deuda externa neta del sector público, en julio pasado, llegó a 42 mil 604.3  millones de dólares.
    Así es que el papel del Banco de México, el Ejecutivo y el Congreso será decisivo para todos los mexicanos si es que se tiene la inteligencia de aprovechar la liquidez internacional en dólares provista, una parte, por los  ingresos petroleros. El  escenario internacional actual podría revertirse en los próximos años, por ende, sería loable aprovechar todavía la bonanza petrolera, el mercado internacional de tasas y la situación de liquidez.
    Es de prudencia pagar deudas cuando se tiene el dinero suficiente para ello, México tiene que hacerlo, desembarazarse de los acreedores internacionales, para luego dedicar esfuerzos a reducir la deuda interna, el nuevo agobio generacional.
    Una pauta nada más: el éxito en la acumulación de las reservas internacionales no es obra de ningún gobierno panista, no es mérito ni del anterior gobierno Foxista, ni del presidente Calderón, aunque se encarguen ambos de destacarlos como medallas propias de estabilidad y síntomas de confianza, cabe decir, que las reformas de autonomía al banco central emprendidas por el entonces presidente Ernesto Zedillo y el impacto de los ingresos petroleros, son acaso, las verdaderas razones del éxito en la acumulación de reservas internacionales.
A COLACIÓN
En la historia de las reservas  encontramos apartados vergonzosos como la fuga de capitales del 20 y 21 de diciembre de 1994, cuando unos cuantos mexicanos sacaron 4 mil 633 millones de dólares de las reservas internacionales, un hecho inédito que explica el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, en su libro “México, un paso difícil a la modernidad”       . En un solo día, Banco de México perdió prácticamente la mitad de todas las reservas.
En la actualidad, afortunadamente en plena matinée de siglo XXI, las reservas internacionales siguen  aumentando para tranquilidad de la economía (de todos)  por el oxígeno financiero que representan.
La acumulación de reservas internacionales es el resultado de las transacciones que un país realiza con el exterior como son  las exportaciones, los créditos de bancos extranjeros, la inversión extranjera en el país; etc.
Cabe mencionar que desde 1996, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, la Comisión de Cambios estableció una estrategia para favorecer la acumulación de reservas mediante un esquema de  compras del instituto emisor cuando el mercado esté ofrecido.
Años después, el 20 de marzo de 2003, la misma Comisión de Cambios anunció la puesta en marcha de un mecanismo no discrecional para reducir el ritmo de acumulación de reservas a través de vender  dólares directamente en el mercado.
Un país con un buen nivel de reservas es una carta de confianza para los  agentes económicos que evalúan la solidez financiera de la economía dado que aprecian la existencia de un margen de acción para enfrentar cualquier eventualidad derivada de un shock externo que atente contra la  cuenta corriente o el flujo de capitales.
En México, las reservas internacionales están constituidas por: 1) Las divisas y el oro propiedad del banco central que se hallen libres de todo gravamen y cuya disponibilidad no esté sujeta a restricción alguna. 2) La posición a favor de México con el FMI derivada de las aportaciones efectuadas a dicho organismo. 3) Las divisas provenientes de financiamientos  obtenidos con propósito de regulación cambiaria del FMI y otros organismos de cooperación financiera internacional o que agrupen a bancos centrales, de bancos centrales y de otras personas morales extranjeras que ejerzan funciones de autoridad en materia financiera.
¿Para qué sirven las reservas internacionales de un país? Tienen una función básica para la política monetaria, para el respaldo de la moneda frente a su cotización con otras divisas, en el caso de México respecto al dólar. Lo son también para garantizar las obligaciones contraídas por el país, para dar solvencia y liquidez a las amortizaciones correspondientes frente a organismos acreedores.
En un régimen de tipo de cambio flotante -el esquema actual del peso versus dólar-, las reservas amparan a la moneda. En los últimos meses podemos observar que para el caso del peso mexicano se ha dado una revaluación respecto al dólar, circunstancia que obedece a tres factores: el externo, donde la política estadounidense busca mantener un dólar barato en el mercado internacional; la mayor entrada de divisas extraordinarias producto de las alzas de los petroprecios; y la constante acumulación de reservas internacionales.
A nivel internacional se utilizan diferentes indicadores acerca de las reservas internacionales referidos a los principales usos que tienen las divisas, como el pago de las importaciones. Se establece, como mínimo, el pago de tres meses de importaciones de bienes con las reservas internacionales.
En México, los datos sobre el comercio exterior los proporciona el INEGI, que en la información más reciente, de enero a julio del 2007, las importaciones sumaron un total de 156 mil 338 millones de dólares.
    Durante este semestre se tuvieron, en promedio mensual, importaciones por 26 mil 056.33 millones de dólares, ello significa que con el nivel actual de reservas, casi le alcanza a México para cubrir los tres meses de rigor de importaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *