Home Buenas Noticias Aumentan posibilidades de encontrar la tumba del emperador azteca Ahuizotl en Las Ajaracas
Buenas Noticias - August 29, 2007

Aumentan posibilidades de encontrar la tumba del emperador azteca Ahuizotl en Las Ajaracas

Los restos parecen estar localizados
bajo el monolito encontrado frente al
Templo Mayor y que según
expertos representa a Tlaltecuhtli
Foto: Internet

Ciudad de México.- 29 de Agosto del 2007.- La posibilidad de que la tumba del emperador azteca Ahuizotl, antecesor de Moctezuma II, se encuentre debajo del monolito de Tlaltecuhtli, localizado en el predio de Las Ajaracas, es muy grande, sostuvo la víspera aquí el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, quien determinó en su momento que la pieza corresponde a la Diosa de la Tierra.

bnEn entrevista realizada después de participar en el Simposio Transdisciplinario “Pensar la vida”, que se realiza en El Colegio Nacional, el especialista dijo que a pesar de que las investigaciones marchan de manera lenta, por los indicios en los que fue encontrada la escultura apuntan a que se trata de la lápida mortuoria del gobernante mexica.

Con la información previa, dijo, “nos hace pensar y tener esperanzas de que sí saldrá algo evidentemente”, pues así lo demuestra “lo que representa el monolito, los glifos encontrados, el nivel estratigráfico en el que apareció, en fin, el lugar en el que está ubicado”.

El monolito azteca fue encontrado por arqueólogos mexicanos el 2 de octubre de 2006 en un predio aledaño al Templo Mayor de la Antigua ciudad de Tenochtitlán, en el centro de la capital mexicana, y tiene medidas de cuatro por 3.57 metros por 40 centímetros, que fue localizado fragmentado en cuatro partes.

Respecto a la confirmación de las primeras hipótesis, agregó Matos, “vamos lento, vamos despacio, como aconseja la prudencia y la ciencia, se ha ido excavando, también, como se dio a conocer, hay a un lado, un poco alejado hacia el lado sur, alguna ofrenda, pero todavía estamos a la espera”.

De acuerdo con el especialista, el desplazamiento de la pieza, que hará posible el estudio de lo que se encuentra bajo ella, depende “de que los ingenieros que están haciendo los cálculos para el movimiento de los fragmentos, finalmente hagan el planteamiento de cómo se va a hacer y hagan el traslado de la pieza, para que ya se pueda optar a la excavación debajo del monolito”.

Sin embargo, informó, los estudios que se han realizados en la superficie con radares del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, a cargo de Luis Barba, han detectado “ciertas marcas que pueden indicar que hay algunas cavidades debajo, con base en eso se tiene esperanza de que, en efecto, se pueda encontrar algo en relación con restos o vestigios”.

De encontrar restos, subrayó, existen amplias posibilidades de que se trate solo de las cenizas del emperador mexica, “porque hay que recordar que a los tlatoanis (o gobernantes aztecas) se les incineraba, al igual que a los guerreros muertos en combate, este dato sería bastante interesante”.

Estas cenizas, puntualizó, “pueden venir contenidas en algún tipo de recipiente o vasija e igual nos puede dar otra luz de quién se pueda tratar, pues en el Templo Mayor se han encontrado muchas urnas funerarias que han sido estudiadas e interpretadas con los restos óseos quemados en los que siempre quedan fragmentos”.

Ahuizotl fue el último emperador azteca en consolidar un gobierno antes de la conquista española, en 1521, y la que podría ser su lápida morturia se cree que fue elaborada durante la séptima fase constructiva de Tenochtitlan, entre 1427 y 1521, antes de la conquista de los españoles. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *