Home Por la Espiral Seguridad para aerolíneas
Por la Espiral - August 27, 2007

Seguridad para aerolíneas

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Seguridad para aerolíneas
-AICM, verano movido
-Aeroméxico, Mexicana, Líneas Azteca

De enero a mayo del presente año,  el Aeropuerto Internacional Benito Juárez Ciudad de México (AICM) prestó servicio a 10 millones 350 mil 432 pasajeros y registró 154 mil 229 operaciones aéreas.
De acuerdo con el informe de la Dirección General Adjunta de Operaciones del AICM, en los primeros cinco meses del  2007, seis millones 753 mil 371 pasajeros utilizaron la terminal aérea capitalina para realizar viajes nacionales y tres millones 597 mil 61 abordaron vuelos con origen o destino internacional.
En el rubro de las operaciones aéreas, en el mismo lapso se registraron 116 mil 843 aterrizajes y despegues nacionales, mientras que 37 mil 386 fueron internacionales.
    Así es que, el AICM dio servicio a 326 mil 70 viajeros más, que en el mismo periodo del año pasado. En tanto que el número de operaciones aéreas aumentó en nueve mil 664.
    Para las vacaciones de verano a punto de concluir, las evaluaciones esperadas en los próximos meses arrojarán cifras certeras, de lo que hasta el momento es únicamente la expectativa de que julio y agosto hayan movilizado a un creciente número de pasajeros nacionales e internacionales.
    Es muy importante considerar que cuando el presidente Felipe Calderón y Rodolfo Elizondo, titular de la Secretaría de Turismo, ubican al turismo como uno de los ejes prioritarios de la presente administración bajo una línea de  sustentabilidad  y un criterio de competitividad, la modernización de la infraestructura, la ampliación de la oferta en líneas aéreas, la atención al cliente y el respeto a las normas de seguridad alimentan esos criterios de competitividad; entre otros factores.
    Fue muy oportuno que  en marzo de este año, las autoridades de la SCT suspendieran la operación de Líneas Aéreas Azteca al no cumplir con todos los criterios de seguridad e  incurrir en una serie de anomalías detectadas en las inspecciones efectuadas por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).
    Se trató de una oportuna intervención de la DGAC luego de la amarga  experiencia en otros países con algunas aerolíneas de las llamadas low cost. En diciembre del 2006, en España, Air Madrid obtuvo una suspensión en plena temporada alta por parte del Ministerio de Fomento por no cumplir con una serie de medidas de seguridad, y aunque hubo miles de pasajeros agraviados, la vida es lo primordial.
    Otros casos son  la Aerolínea Gol en Brasil, también con múltiples problemas,  desafortunadamente una de sus naves sufrió un terrible accidente en septiembre del año pasado.
    Para evitar un desastre en México, tanto la SCT como la DGAC decidieron actuar muy a tiempo con Líneas Aéreas Azteca y esperamos que para garantía de los pasajeros sigan inspeccionando las otras líneas de bajo costo que cada día ganan más viajeros precisamente por lo económico de sus tarifas.
    Hasta la fecha, Líneas Aéreas Azteca siguen sin operar hasta que no cumplan con todos los requisitos establecidos en el Artículo 9 de la Ley de Aviación Civil en los rubros de capacidad técnica, financiera, jurídica y administrativa para prestar el servicio en condiciones de calidad, seguridad, oportunidad, permanencia y precio.
A COLACIÓN
    Mexicana de Aviación está experimentando cambios que iniciaron desde el seno de su Consejo de Administración. El 10 de julio pasado sucedieron nuevos nombramientos destacando el de  Manuel Borja Chico.
    Como parte del Plan Estratégico de Negocios delineado  a partir del proceso de compra-venta de Mexicana de Aviación, el Consejo de Administración de la empresa decidió nombrar a  Borja Chico, quien tenía bajo su responsabilidad la Dirección Corporativa de Finanzas y Administración, como el nuevo director General de la aerolínea.
Esta decisión forma parte del proceso de transformación estructural y fortalecimiento de la empresa, el cual contempla metas concretas de  crecimiento y desarrollo.
El constante cambio por el que atraviesa la industria de la aviación y la creciente  competencia requieren de una mano firme, con amplia experiencia y capacidad de transformación que permita consolidar el proceso de reestructuración de la aerolínea.
Mexicana de Aviación inició operaciones hace casi 86 años por lo que es la cuarta aerolínea con más tradición en el mundo.  Desde su centro de operación en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México une  alrededor de 50 destinos en Norteamérica, Centro, Sudamérica y el Caribe.
En 2006, por segunda ocasión la empresa fue reconocida con el World Travel Awards como la mejor Business Class de México y Latinoamérica, además de recibir por novena ocasión consecutiva el premio a la mejor línea en la misma región.
En  julio del 2005, Mexicana lanzó su aerolínea de bajo costo Click Mexicana y atiende un total de 26 rutas.
A punto de concluir el mes de agosto, Mexicana  espera una serie de  inversiones de capital una vez finalizados los ajustes operativos.
La empresa requiere de inversiones por 180 millones de dólares, de acuerdo con el estudio realizado por la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCyA), que es el árbitro en el conflicto económico entre Mexicana y la Asociación Sindical de Pilotos de Aviación (ASSA).
Y si lo de Mexicana preocupa por su falta de inversión, lo de Aeroméxico mantiene la misma tesitura. Ambas empresas son los pilares que mueven por los aires al mercado mexicano. Atención.
SERPIENTES Y ESCALERAS
    La  Confederación Nacional de Asociaciones de Agencias de Viajes (CONAAV) informa que para realizar cancelaciones de boletos de Volaris deberá proporcionarse una  nueva fecha de  viaje para el pasajero, ya que en adelante no será posible mantener un credit shell por el saldo a favor, esto es, si se cancela un boleto sólo podrá llevarse a cabo un cambio en la reservación con la nueva  fecha y a nombre del mismo pasajero.
    Es muy importante saberlo y tenerlo en cuenta antes de llevar a cabo cualquier facturación con Volaris.
    A este respecto, con todo lo que el bajo costo tiene de atractivo, es  menester que la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) tenga módulos de atención dentro de cada uno de las aeropuertos del país para auxilio del consumidor; poder informar y atender de forma oportuna a los miles de viajeros que cada día confían sus desplazamientos a través del low cost y que luego se llevan tremendos berrinches cuando sus vuelos llegan a aeropuertos muy lejanos del destino; cuando no reciben ninguna clase de atención y desconocen las políticas de cancelación para detrimento del cliente. Competitividad no es sinónimo de abusos.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *