Home Música “El Sotavento Tabasqueño. Una tradición que vuelve” para nuestro regocijo
Música - August 24, 2007

“El Sotavento Tabasqueño. Una tradición que vuelve” para nuestro regocijo

Nueve piezas, cinco testimoniales y
cuatro musicales, que resplandecen y
enriquecen nuestra colección musical
Foto: Cortesía Programa de Desarrollo
Cultural del Sotavento/DGVC/CONACULTA

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 22 de agosto. De 2007. “Soy el león de la montaña,/ y en el andar muy sentido,/ cuando llego a tierra extraña,/ no me hago desconocido/ porque no tengo esa maña/ de hacérselo a mis amigos”, estos versos, supongo dichos por “Chua”, seguidos de una risa breve teñida de inocente picardía, son la entrada al testimonio musical denominado “Sotavento tabasqueño. Una tradición que vuelve”, cuyas nueve piezas, cinco testimoniales y cuatro musicales, resplandecen y enriquecen el vasto tesauro mexicano en esta región cultural.

“Chua”, nos refiere Roberto Sobrino García en el texto de presentación del disco compacto, es Don Jesús Méndez Rosaldo, el único requintista vivo de Sabana Larga, perteneciente a Huimanguillo, que junto con Cárdenas y Comalcalco son los tres municipios que forman parte del sotavento tabasqueño.

Sobrino García, también músico e integrante del grupo tabasqueño "Son y Tangueo", que en 2004 dio a la luz una excelente producción discográfica, “Golpe de sotavento”, añade que en 2005 tuvo indicios de que en la comunidad de Francisco Rueda había soneros jarochos y fue en su busca. Los encontró y ese feliz hallazgo fue el detonador para localizar a ‘Chua’, que, también lo infiero, después grabó los sones aquí incluidos.

Este material discográfico, a pesar de algunas lagunas, ya que en la contraportada se anuncian doce temas o tracks, pero sólo vienen nueve, perdiéndonos de tres sones, no se especifica el nombre de los músicos participantes en la grabación ni los lugares donde se grabó –realizada eficientemente esta labor por Rodolfo Baeza Correa–, representa un punto de partida valioso para “la recuperación de una memoria colectiva”, como señala Sobrino García.

“Sotavento tabasqueño. Una tradición que vuelve” (CONACULTA/DGVC/Programa de Desarrollo Cultural del Sotavento; Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte de Tabasco; Instituto Veracruzano de Cultura y Secretaría de Cultura de Oaxaca, México, 2006) conjunta testimonios orales de “Chua” que nos ayudan a vislumbrar lo que eran los fandangos y la vida de los músicos tradicionales en la región hace cuarenta años o más con sones y también puede representar la nueva aurora de una expresión cultural que se creía muerta, pero no es así, sigue viva y sonando espléndidamente en Tabasco.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *