Home Por la Espiral Seguros antisecuestro: ¿sí o no?
Por la Espiral - August 13, 2007

Seguros antisecuestro: ¿sí o no?

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Seguros antisecuestro: ¿sí o no?
-México lo observa con tientos
-En GB, cobertura a robo de infantes

El seguro como síntoma de precaución y previsión está adquiriendo además otra connotación en la medida en que la sociedad actual es vulnerable ante una serie de factores negativos en alza: el terrorismo, el cambio climático y los secuestros.
    A nivel mundial las grandes empresas aseguradoras trabajan en diseñar nuevos esquemas de protección contra una serie de riesgos no considerados hace dos décadas, como la posibilidad de que  las aseguradoras en Gran Bretaña ofrezcan a sus clientes pólizas de protección contra todo tipo de riesgos relacionados con las vacaciones como el secuestro o el atentado terrorista.
    El más reciente suceso, que ha dado la vuelta al mundo, la desaparición de la niña británica Madeleine McCann mientras vacacionaba junto a sus padres y sus dos hermanos gemelos en Portugal ha planteado entre las aseguradoras británicas ofrecer en el mercado pólizas para infantes con protección en caso de secuestro o bien de extravío en el extranjero.
Se piensa en una línea que permita a los padres contar con el dinero inmediato para cubrir todas las contingencias derivadas de un suceso tan lamentable como perder a un hijo en vacaciones sea por fallecimiento, extravío o bien secuestro.
En México, un país donde el tema del secuestro va en auge, las aseguradoras observan con tientos entrarle al rubro del Kidnap & Ransom y es que es un arma de doble filo.
Por ejemplo, veamos a Colombia donde las compañías de seguros ofrecen pólizas de seguros antisecuestros entre las cuales podemos encontrar a Hiscox, AIC o Chubb.  La cobertura es total e incluye la negociación del rescate, asistencia a la familia y en su momento atención médica y psicológica a la víctima una vez sea liberada por sus captores.
De acuerdo con datos de Observatorio para la Paz en Colombia, en  2001 Colombia tuvo un promedio de tres mil 43 secuestros, el 88% atribuidos a la guerrilla colombiana.
    Los analistas consideran que gran parte de estos sucesos son de carácter económico más que político porque el dinero pagado por los rescates permite abastecer de armas a la guerrilla y encontrar una forma de blanquear el dinero para tener un medio de subsistencia económica.
    Después de empresarios locales, políticos y ciudadanos de a pie, el secuestro en Colombia se ha focalizado en los extranjeros que allí trabajan porque los secuestros pueden ser más rentables.
    Diversa  información publicada por la prensa colombiana indica que “el negocio del secuestro en Colombia generó ganancias entre 1994 y 2002 por unos mil 500 millones de dólares, cifra basada en el monto de pólizas de seguros antisecuestros que se venden en el país sudamericano”.
    No obstante, existen bemoles, trabajos bien documentados como el de Pax Christi en “La industria del secuestro en Colombia” señalan una serie de objeciones contra los seguros antisecuestro, muchos criticados directamente por otra ONG como País Libre, en suma se advierte que: 1) Pueden ser un incentivo para que se produzcan más secuestros y se garantice el pago fácil de los mismos. 2) Los extranjeros empresarios y ejecutivos de contar con cobertura por parte de sus empresas matrices son blancos a seguir. 3) Si hay filtraciones de la base de datos de las aseguradoras es de alto riesgo. Personal indeseable puede lucrar con la información y violentar la seguridad de los clientes. 4) No se descartan fraudes surgidos del autosecuestro.
    Tanto Pax Christi, como País Libre, alertan que “múltiples casos han demostrado que las medidas estándar de confidencialidad no son suficientes para prevenir la filtración de información de los clientes asegurados por estas pólizas. Una vez que los secuestradores están seguros de que su (potencial) víctima está cubierta por una de estas pólizas, la probabilidad de que ésta sea secuestrada y de que aumente la suma del rescate solicitada, se incrementa notablemente”.
    Muchos de estos aspectos señalados frenan a que en México las empresas aseguradoras ofrezcan el seguro antisecuestro, además de que la legislación mexicana tendría que cambiarse.
    Los empresarios y ejecutivos mexicanos que desean adquirir un producto Kidnap & Ransom generalmente lo adquieren en Estados Unidos, las aseguradoras cuentan con los servicios profesionales de Kroll lo que para muchos empresarios les implica una garantía.
A COLACIÓN
    De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) al finalizar el  primer trimestre del 2007, la rentabilidad financiera del sector, medida como el cociente de los productos financieros netos entre las inversiones promedio del sector, se ubicó en 6.8%, cifra superior en 0.2 puntos porcentuales a la registrada en el primer trimestre del año pasado.
    Los activos del sector asegurador sumaron 398 mil 474.9 millones de pesos al 31 de marzo, equivalentes a un crecimiento real del 8.4% respecto al mismo periodo del año anterior.
Del total de los activos del sector, el 80.2% está representado por el rubro de inversiones. El  total de pasivos del sector asegurador sumó 339 mil 929.6 millones de pesos, registrando así un incremento real de 7% respecto al mismo periodo del año pasado.
 Asimismo, el capital contable del sector alcanzó un monto de 58 mil 545.3 millones de pesos, un alza real de 17.2 por ciento. La reserva de riesgos en curso, equivalentes al  77.6% de las reservas técnicas del sector, ascendió a 232 mil 561.3 millones de pesos y mostró un crecimiento real de 13.5%, respecto a marzo de 2006.
 En este sentido, la operación del rubro de vida, participó con el 83.2% del total de la reserva de riesgos en curso. La composición de cartera que presenta el sector asegurador con cifras al cierre de marzo es la siguiente: vida, 39.1%; autos, 24.4%; accidentes y enfermedades, 17.2%; incendio y terremoto, 6.4%; diversos, 2.9%;pensiones, 3%; marítimo y transportes, 3.4%; responsabilidad civil, 2.7%; y, otros ramos, 0.9 por ciento.
En este sentido la composición de seguros de no vida es del 57.9%, mientras que de seguros de vida es de 42.1 por ciento.
    Al finalizar el primer trimestre del 2007, el sector asegurador estaba conformado por  92 compañías, de las cuales una era institución nacional de seguros, una sociedad mutualista de seguros y el resto, instituciones de seguros privadas. De las 92 instituciones, 6 empresas estaban incorporadas a algún grupo financiero, mientras que 45 presentaban capital mayoritariamente extranjero, con  autorización para operar como filiales de instituciones financieras del exterior.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *