Home Cosas Veredes del Mío Cid Canasta de cuentos mexicanos…
Cosas Veredes del Mío Cid - July 18, 2007

Canasta de cuentos mexicanos…

COSAS VEREDES MIO CID
Roberto Montes Vázquez

Canasta de cuentos mexicanos… El dicho tienes más cuento que Calleja se inspira en estos españoles prolíficos, monárquicos y conservadores editores comandados por Saturnino Calleja, responsables de la «primera multinacional del libro» que desde 1876 inundaron el mercado de obras infantiles con colecciones de hasta 300 títulos. La  frase se hizo popular y extendida por toda España y llegada a México, con la que se quería dar a entender que ciertas razones, explicaciones o disculpas, sonaban a falsas, o cuando menos a fantasiosas. De ahí el comparativo de superioridad de: … más que Calleja.

La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio. Con el gobierno actual metido en el reino de la fábula, que en los desgarbados desmentidos hace ver como verdades a medias, los cuentos de estrellas y dragones, la raza cervecera y mordaz de nuez pone en duda lo del triunfo legal de la elección; lo de la gastritis crónica; la honestidad de Marta y la honradez de los Bribiesca; la paz de los sepulcros en Oaxaca; la solidez de la Biblioteca Vasconselos; las explosiones petroleras en El Bajío y todo lo que salga a decir Max Cortázar, el vocero de la Presidencia, a ritmo de batería o a capela, como solía hacerlo el insólito cuentista de fox.
 
Y p’a acabarla de «Chinar», entre los cuentos de Calleja de más éxito se encuentran: El soldadito de Plomo y De Pillo a Senador… Digo esto por las heroicas acciones de Songolica, Veracruz y Carácuaro, Michoacán y, porque al secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, le toman a puros cuentos de ladino, la falta de perfil de los delegados de SAGARPA.

Dice Ernesto Menéndez, en el Excelsior, que un cinta negra en karate, un piloto aviador que vendía frituras y un químico farmacobiólogo que aportó recursos a las campañas electorales del PAN son algunos de los personajes que actualmente encabezan las delegaciones de la Secretaría de Agricultura en las entidades de la República. La mayoría de ellos fue designado directamente, pues muy pocos concursaron por el cargo. Como pago por sus servicios reciben mensualmente alrededor de 75 mil pesos.

La secretaría que impulsa a  los que siembran lo que comemos (puros cuentos de pescadores de charal), tiene 33 delegaciones, cinco coordinadores regionales en el territorio nacional, así que esto trae inquietas a las organizaciones de campesinos, porque el caballo negro empezó a comer con manteca, no por su cuento de que triunfó en las elecciones de gobernador en Jalisco, por su brillante perfil,  más bien fue porque defenestraron a Cosío por tranza y eso llevó a perder al PRI.

En las recientes negociaciones para la reforma del Estado, partidos de oposición propusieron desaparecer las delegaciones del gobierno federal en las entidades del país, bajo el argumento de que los programas y recursos que manejan son usados como medida de presión en las elecciones. Esa decisión fue apoyada por organizaciones campesinas, y por el senador Heladio Ramírez López, presidente de la Comisión de Desarrollo Rural, quienes coincidieron en que esos delegados sólo benefician a los monopolios y transnacionales, mientras se sigue sacrificando a los campesinos.

Otros dirigentes campesinos consideraron que sería un grave error desaparecer las delegaciones estatales de la Secretaría de Agricultura. Álvaro López, secretario general de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), advirtió que dejarle el manejo total de los programas de apoyo al campo a los gobiernos estatales significaría fortalecer cacicazgos e imponer políticas públicas excluyentes y autoritarias. Dijo que lo que se requiere es colocar a verdaderos profesionales al frente de las delegaciones estatales para que realicen un trabajo plural e independiente de criterios políticos. «Quienes presiden las secretarías deberían hacer a un lado el corazoncito familiar o de amigo para que asignen a gente que con independencia del credo político o religioso, representen fiel y cabalmente al federalismo».

Ernesto Menéndez termina su brillante artículo diciendo que: Max Correa, secretario general de la Central Campesina Cardenista (CCC), también acusó a los delegados del retraso en la entrega de recursos al sector agropecuario. «Hoy, el principal atributo para ser delegado de una dependencia federal es que seas militante del PAN, aunque no cubras el perfil para atender tal responsabilidad, el principal requisito es ser panista», señaló.

Correa Hernández insistió que hay varios programas de Alianza para el Campo, como el del maíz y frijol, que no se están ejecutando «porque hay falta de conocimiento y capacidad para firmar los convenios de colaboración y porque efectivamente los delegados de Sagarpa no cubren el perfil, no tienen la experiencia». Sin embargo, aseguró que desaparecer estas unidades administrativas «no es la mejor solución», porque el gobierno federal debe tener presencia, participación y capacidad de conducción de programas, ya que coincidió en que «hay muchos cacicazgos en los municipios, en los estados, en las regiones y a esa situación únicamente se le puede dar la vuelta con la aplicación de una estrategia nacional».

En este sentido, destacó que debe cuidarse que no se manipule el otorgamiento de recursos con criterios electorales y con ello se excluya a la población objetivo. Yo creo que debe haber un efectivo servicio profesional de carrera y que en esas responsabilidades se debe tener cuidado, no solamente en que sea gente de lealtad política, sino que cubra un perfil profesional apto para la tarea a desempeñar. En el caso, por ejemplo de los delegados de la Reforma Agraria, necesitan tener cierto perfil y no se diga en el caso de los delegados de una secretaría tan importante como la de Agricultura…

 Echa tan buenas cuentas los del gobierno que les saldrán puros cuentos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *