Home Por la Espiral Banco de México: inacción
Por la Espiral - June 8, 2007

Banco de México: inacción

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Banco de México: inacción
-Temor por endeudamiento
-Tarjetahabientes hasta el cuello

¿De qué sirve que el Banco de México muestre una preocupación por la nueva situación de los niveles de endeudamiento de las tarjetas de crédito, sino hace nada para remediar la ineficiencia de los márgenes financieros?.
    El abismo entre las tasas activas y pasivas demuestra un grado de ineficiencia del sistema financiero, también de usura y en parte los bancos trasladan  una serie de comisiones  y seguros en las tasas de retorno de los créditos.
    En los últimos meses, desde antes de concluir la administración foxista, alertamos de la trampa de los créditos, del incremento de la morosidad, de la  situación de impago a la que de nueva cuenta están cayendo cientos de cuentahabientes presas de las altas tasas de interés, los cargos por morosidad y principalmente por el Costo Anual Total (CAT).
    Cuando una persona adquiere una tarjeta de crédito por regla se informa de la tasa de interés que cobra el emisor, pocas veces tiene la precaución de preguntar cuánto es el CAT que cobra el banco por la tarjeta.
    La poca información disponible al público y la mala asesoría de los ejecutivos de cuenta hacen que el CAT pase lo más desapercibido posible hasta que, al cliente, le llega el primer estado de cuenta.
    Las omisiones son embustes, un dolo que puede ocasionar muchos quebrantos porque no es lo mismo aceptar una tarjeta con una tasa de interés del 39.58% anual con una letra oculta que refiere a un CAT del  47.61 por ciento. Por ejemplo, este caso corresponde al de la tarjeta de crédito Banamex, de acuerdo con datos consultados en la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).
    Hay que tener más cuidado del CAT que de la tasa de interés. La propia Condusef explica que “el costo total se paga cada año por cualquier tipo de crédito e incluye la tasa de interés, comisiones, seguros, gastos de apertura, así como otros cargos que debe pagar el cliente al momento de contratarlo y durante la vigencia del mismo”.
    La adquisición puntual de esta información es necesaria para evitar las sorpresas desagradables.
    En la actualidad, entre la combinación de las altas tasas de interés para las tarjetas de crédito y el CAT, viene formándose un nuevo embudo de personas morosas con la consecuente activación de muchos problemas colaterales, comenzando porque a los tres meses de impago el Buró de Crédito registra a la persona como deudor moroso, como persona incumplida, cancelando con ello toda posibilidad futura, al menos hasta que regrese el deudor a la situación de pago puntual, para obtener nuevos financiamientos. Acuérdese de la fórmula de los siete años que debe esperar una persona para salir limpio de un historial negativo.
    Pero además se suscitan notificaciones domiciliarias, avisos jurídicos por parte del banco, llamadas por teléfono a horas inapropiadas para generar presión de pago. El  arrastrar deudas que se está en incapacidad de pagar provoca un pequeño infierno.
A COLACIÓN
    Si usted amigo lector es usuario de una tarjeta de crédito le recomiendo lo siguiente: 1) Nunca espere a la situación de no cubrir el mínimo de cada mes, no caiga en el error de acumular más de dos saldos vencidos, dado que los intereses moratorios son más fuertes, igual que las comisiones adicionales. Opte por establecer contacto, vía telefónica o en la sucursal del banco, para explicar por qué razones no puede seguir cubriendo el mínimo mensual. Insista en que no quiere problemas, ni gastos jurídicos.
La disposición del cliente para pagar es un punto que valoran las instituciones, no es lo mismo suspender los pagos por falta de condiciones económicas, que hacerlo por dolo y de forma deliberada.
Cada banco tiene un programa que permite hacerle al cliente un plan personal de pagos, con mensualidades fijas, a una tasa preferencial.
2) Hay una anarquía en el cobro de las tasas de interés en las tarjetas de crédito que algunos bancos intentan aprovechar para atraer a los clientes deudores de otras instituciones. Grupo Financiero Banorte sigue operando un programa que se llama ¡Ya Bájale!, que ofrece una tasa de interés anual del 25%, plazos desde 6 hasta 36 meses para todos aquellos clientes de otros bancos que deseen traspasar su saldo deudor de la tarjeta de crédito a la de Banorte.
Esto significa que si usted es cliente de la tarjeta de crédito Banamex, y paga una tasa de interés anual del 39.92%, puede facilitarse los pagos y el manejo del crédito, traspasando ese saldo hacia Banorte, por medio de ¡Ya Bájale!
La solicitud deberá efectuarse  directamente en la sucursal Banorte, allí el ejecutivo de cuenta le pedirá al cliente una serie de datos: comprobante de domicilio, de ingresos, saldo deudor de la tarjeta original y buen historial crediticio. La respuesta para el cambio a Banorte dura cinco días. En caso de ser afirmativa, lo plausible es que el traspaso sea por toda la cantidad deudora, es decir, si en Banamex se deben 70 mil pesos, ese monto completo debe irse a Banorte para pagárselo a dicha institución con una tasa de 25% anual en las mensualidades que el cliente eligió.
En todo momento, el cliente conserva su tarjeta de crédito con Banamex (queda en ceros), pero adquiere otra tarjeta de crédito, con Banorte, con toda la deuda. Es imprescindible preguntar el asunto de las comisiones; si el cliente tiene que hacer uso mensual de la nueva tarjeta; y si una vez concluido el tiempo que eligió de esquema de pagos, puede cancelar la nueva tarjeta. Averiguar muy bien las restricciones.
En lo personal, si Banorte no logra el traspaso total del saldo deudor de la otra cuenta, y ofrece esquemas, en mi criterio no le sirve de nada a la persona dividir el saldo deudor dejando un 70% en Banamex al 39.58%  y otro 30% al 25 por ciento. Esto puede ser muy engañoso. En este caso es preferible quedarse en Banamex y negociar con ellos los pagos a una tasa preferencial.
3) Otro esquema similar al de Banorte es el de Serfin Light, con una tasa de alrededor el 22% anual. La institución solicita una serie de papeles al posible cliente y un ingreso mínimo mensual de cinco mil pesos. En la tarjeta Serfin Light no siempre el traspaso es por el adeudo total.
Amigo lector se dará cuenta que las opciones son muy restringidas para el pago de la tarjeta de crédito, para evitar la situación del no pago, con todas las consecuencias jurídicas que trae consigo y con intereses que no se detienen.
Si bien no hay fórmulas exactas, es aconsejable mantener niveles de endeudamiento no superiores al 30% o 35% del sueldo anual, de tal suerte que no se descuiden aspectos como el ahorro y un margen de acción para cualquier contingencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *