Home Música Citlaltépetl vibra a ritmo de huapango con una pléyade de artistas de la tierra
Música - May 22, 2007

Citlaltépetl vibra a ritmo de huapango con una pléyade de artistas de la tierra

El grupo de Don José Guadalupe Reyes,
sobresaliente exponente del
son arribeño
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Citlaltépetl, Veracruz. 22 de mayo de 2007. La semana pasada se realizó una gran huapangueada como parte central de las actividades de la Tercera Fiesta Huasteca Citlaltépetl 2007, en la que destacó la presencia de dos grupos invitados, don José Guadalupe Reyes, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2006 y sobresaliente exponente del son arribeño, y Los Nietos de Don Juan, representantes del son calentano o calenteño guerrerense, dirigidos por Josafat Nava.

Alrededor de las 18 horas, la Plaza Cívica de las Américas de esta población veracruzana comenzó a llenarse de gente, que se deleitó con la actuación de Jorge Morenos, quien interpretó varios temas de su disco “Vetas del gran árbol del son cuexteco”.

Posteriormente, los tríos se fueron sucediendo en el tapextle, del mismo modo que la Plaza se iba colmando de gente. Así, los tríos Citlaltépetl, Los Serranitos del Totonacapan, Sol Huasteco y Son de Corazón, así como el Ballet Nimbe de Tihuatlán y el grupo de danza de la Mesa de Tlanchinol desfilaron por el escenario.

Luego Josafat Nava hizo la presentación de Los Nietos de Don Juan, trío proveniente, como él, de Arcelia, Guerrero, que forman parte del Grupo Cultural “El Tecolote”, de esa población del estado de Guerrero. Josafat manifestó que era un honor para ellos estar en la Huasteca y que el grupo se esforzaba día con día para hacer honor a su nombre, pues se llama así por don Juan Reynoso Portillo, “El Paganini de Tierra Caliente”, fallecido a principios de este año.

Los muchachos calentanos dejaron una grata impresión entre el público, que a gritos y aplausos los hizo regresar al tapextle a interpretar otro son. Luego tocó el turno al trío poblano Cenzontle, que también acompañaron en una pieza a Griselda Rocha Ruiz, de Pánuco, seguida por el trío Pasión Huasteca, de Tepetzintla. Después tocó el turno a Renacer Huasteco, elegante y juvenil trío de González, Tamaulipas.

En el tapextle lució 'Renacer Huasteco',
elegante y juvenil trío de González,
Tamaulipas
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

A continuación subieron a la periquera Lázaro y Sus Huastecos, que no eran otros que Hugo Fajardo y Rodolfo González Martínez, los tres renombrados músicos que dieron muestra de sus respectivos talentos. Luego siguieron Don Floro y Sus Huastecos, conformado por Floro Quintero y los hermanos Moisés y Nicéforo Hernández Herbert, de Ixhuatlán de Madero.

El ambiente de la huapangueada era inmejorable, pues en esta plaza se dieron cita bailadores, músicos, decimistas y grupos folclóricos, elementos que le proporcionaron un ánimo y una energía indeclinables, tales como Miguel Compeán, Esperanza Zumaya, Toñita y Natalia Valdez Flores, Ana Zarina Palafox, los tríos Misión Queretana, Zarahuato, Voces Inocentes, Nostalgia Huasteca, Los Brujos de Huejutla, Los Leales, Juventud Alegre y Aire Huasteco.

Ya en la noche se hizo un alto para que las autoridades municipales entregaran reconocimientos a distintas personalidades que han contribuido a fortalecer nuestras tradiciones: al trovador y compositor hidalguense Omegar Salazar Tovar, al trovador arribeño Manuel Olvera Marín, al investigador Héctor Cuevas Fernández, director del Instituto de Antropología de la Universidad Veracruzana, así como a Arturo Castillo Tristán, versista huasteco y coordinador de esta fiesta. Cabe señalar que tanto Omegar como Manuel participaron también con su canto, en tanto que el maestro Cuevas dictó una conferencia por la tarde en el Auditorio Carlos Castillo Peraza y Arturo varias veces dejó escuchar sus versos.

Después se produjo otro gran momento de esta fiesta, que en pocos años se ha convertido en uno de los baluartes del resurgimiento de esta expresión cultural huapanguera, cuando don José Guadalupe Reyes subió al tapextle o periquera en compañía de otros tres músicos arribeños y prodigó por espacio de media hora su arte hecho música, versos y canto. El público lo ovacionó y, en un suceso apoteósico, lo acompañó con su zapateado tumultuario en el entarimado.

La fiesta se prolongó hasta pasadas las cuatro de la mañana de este día con la participación de tríos como Los Nahuales, de la “Huasteca Chilanguense”, Los Caimanes de Basilio Flores, de Aldama, Tamaulipas, Pakilistli, de Ixcatepec, el Conjunto Típico Tam-Iziz de Ciudad Madero, Tamaulipas, Koneme, de Colatlán, y otros más, así como con la conducción compartida por Laura Ahumada, Ludivina Nieto, Carlos Arvizu y otros animadores locales.

De esta manera concluyó el segundo día de actividades de la Tercera Fiesta Huasteca Citlaltépetl 2007, que, definitivamente, está alcanzando grandes alturas y dando grandes satisfacciones a sus amables habitantes y a sus cientos de visitantes, en una muestra palmaria de que en la Huasteca veracruzana las raíces de las tradiciones se están reimplantando con una fuerza y profundidad insospechadas hasta hace unos años.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *