Home Cine “Nosferatu” resurge de la mano de la Orquesta Filarmónica de Acapulco en las grutas de Cacahuamilpa
Cine - May 7, 2007

“Nosferatu” resurge de la mano de la Orquesta Filarmónica de Acapulco en las grutas de Cacahuamilpa

Tres violinistas, el ensamble de
percusiones, el director e intérprete de
piano y los efectos electrónicos
hicieron su aportación
a la inédita musicalización
Foto: Cortesía FICA

Por Javier Pérez y Julieta Sánchez

Reporteros Azteca 21

Taxco, Guerrero. 1º de mayo de 2007. El escenario no pudo ser mejor. Las Grutas de Cacahuamilpa fueron el marco ideal para la musicalización en vivo del clásico de terror silente “Nosferatu” (Nosferatu, eine symphonie des grauens; Alemania, 1922), de F. W. Murnau, la cual estuvo a cargo de un ensamble de la Orquesta Filarmónica de  Acapulco.

La atmósfera decadente del expresionismo alemán empataba perfectamente con el lúgrube aspecto que ofrecía el auditorio de las grutas: la humedad, el leve aire frío que se respiraba y sobre todo el saberse sumergido al interior de un gigantesco túnel subterráneo formado naturalmente daban un toque ideal a la función.

Pero la exhibición, ofrecida en el marco del tercer Festival Internacional de Cine Acapulco, contó con un subtitulaje que pasó por alto la conocidísima anécdota de que Murnau cambió los nombres de los personajes –y de la película misma- para evitar el pago de derechos de autor a la viuda de Bram Stocker, autor de “Drácula”, y tomó los nombres de los protagonistas tal cual aparecen en la novela original.

Pero el esfuerzo de los músicos es destacable. Primero, decidieron que su partitura no tendría como referencia más que a la película misma. “No hay música escrita en la cual nos pudiéramos basar –apunta el maestro Eduardo Álvarez, director de la filarmónica-; la música que estaba puesta para la película es totalmente diferente a la que propusimos”.

Agrega: “Creamos música especialmente para la ocasión. Hicimos una serie de adaptaciones, bajo una misma pauta, precisamente para llevar todas las imágenes  y toda la correlación que existe entre la película y, obviamente, la música”.

De hecho, trabajaron en un “leit motiv” para cada uno de los personajes, con el fin de que el espectador pudiera identificar sus estados de ánimo y lo que estaba por venir. Por ello, explica Álvarez, cada uno de los músicos participantes (tres violinistas y el ensamble de percusiones completo, más él como director e intérprete del piano y los efectos electrónicos) hizo sus aportaciones a la inédita musicalización.

“Es un trabajo interesante que nos llevó más de un mes de trabajo” y la vista de la película para que pudieran expresar en términos musicales sus emociones al respecto de “Nosferatu”. Para la Filarmónica de Acapulco, presentarse en las Grutas de Cacahuamilpa es hacerlo como en su segunda casa, pues con frecuencia ofrecen conciertos en el lugar. “Es un lugar espectacular, como no hay otro en este planeta”, remata Álvarez.

Comentarios a esta nota: javier.perez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *