Home Por la Espiral Protección limitada al ahorrador
Por la Espiral - April 18, 2007

Protección limitada al ahorrador

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Protección limitada al ahorrador
-Los cambios son graduales
-Actualización al valor de la UDI

 

 Tras la desastrosa experiencia de la crisis bancaria desatada a mediados de la década de los noventa en México, fueron impulsados una serie de cambios, tanto en la regulación prudencial, la supervisión bancaria, la ley de quiebras, los criterios contables como en la protección de los recursos de los ahorradores, en este último, uno de los cambios fundamentales  pasó de contar con una cobertura ilimitada, total, por otra limitada.
Por ende, toda persona debe estar al tanto de los cambios sobre todo si tiene  ahorros en cualquiera de los siguientes instrumentos: 1) Depósitos de exigibilidad inmediata con o sin interés. 2) Cuentas de ahorro 3) Cuentas de cheques. 4) Depósitos en cuenta corriente. 5) Depósitos a plazo del público en general.  6) Cedes, pagarés y aceptaciones bancarias.
Como usted debe saber, prácticamente la totalidad de los ahorros bancarios en México están protegidos a través del Seguro de Depósitos, un mecanismo que a raíz de la crisis de 1994 se decidió limitar, luego de que, en menor o mayor grado, los bancos cayeron en problemas violando incluso sus propias normas de ética.
Antes de 1995 todos los ahorros estaban protegidos y respaldados, y como los bancos dejaron mucho que desear en el tema del rescate bancario, los diputados decidieron obligarlos a responder por una buena actuación, y en 1999 se cambió la legislación para que algunas operaciones financieras dejaran de estar garantizadas, y año con año, en forma paulatina de estar protegidas.
A partir del primero de enero del 2005, el Seguro de Depósitos quedó reducido  únicamente para proteger a aquellos ahorros de un máximo de 400 mil UDIS, por persona y por institución, un monto equivalente a un millón 300 mil pesos. Fue la a última reducción, ya que cabe mencionar, en el año 2003, el IPAB cubrió los depósitos hasta por un monto de 10 millones de UDIS o 27 millones pesos.
En el año 2004, la protección aplicó para los depósitos hasta por 5 millones de UDIS, es decir, alrededor de 13 millones pesos; finalmente en 2005 la protección sobre de los ahorros redujo un 900 por ciento. Lo anterior significa que si una persona mantiene cuentas en diferentes bancos, todas ellas estarán garantizadas hasta por el monto señalado; en caso de que tenga más de una cuenta a su nombre en un mismo banco, se le garantizará únicamente hasta 400 mil UDIS.
GALIMATÍAS
Desde 1999, el IPAB constituyó un fondo para asegurar los depósitos de los ahorradores en todas las instituciones de banca múltiple hasta por un monto preestablecido. El mecanismo de protección quedó delineado en siete etapas, mismo que cerraron el círculo en enero del 2005.
En la primera etapa, a partir del primero de junio de 1999, el IPAB garantizó el importe íntegro de todas las obligaciones a cargo de las instituciones de banca múltiple, exceptuando exclusivamente los pasivos provenientes de obligaciones subordinadas; de créditos entre instituciones bancarias participantes en los sistemas de transferencias de fondos administrados por el Banco de México; las obligaciones a favor de intermediarios parten del grupo financiero del cual el banco respectivo sea integrante; las operaciones que no se hayan sujetado a las disposiciones legales, reglamentarias, administrativas, así como a las sanas prácticas y usos bancarios, en las que exista mala fe del titular; las obligaciones y depósitos a favor de accionistas, miembros del Consejo de Administración y de los funcionarios de los dos primeros niveles jerárquicos de la institución de que se trate, así como apoderados generales con facultades administrativas y gerentes generales de esas instituciones.
Una segunda etapa sucedió a partir del primero de enero del 2000. Una tercera etapa, a partir del primero de enero del 2001, en la que se dejaron de cubrir las obligaciones provenientes de operaciones financieras realizadas en las bolsas reconocidas, así como las obligaciones provenientes de instrumentos de capitalización.
En la cuarta etapa, a partir del primero de enero del 2002, fueron desprotegidas las obligaciones provenientes de depósitos en garantía, de recaudaciones de impuestos; contribuciones a favor de la Tesorería de la Federación y de cuentas liquidadoras de valores.
En la quinta etapa, a partir del primero de enero del 2003, se anunció que el IPAB pagaría un importe máximo por las obligaciones que no hubieran quedado excluidas en las etapas anteriores equivalentes a diez millones de unidades de inversión por persona física o moral, cualquiera que sea el número y clase de dichas obligaciones a su favor y a cargo de una misma institución.
Para la sexta etapa, que entró en vigor el primero de enero del 2004, únicamente quedaron garantizados los depósitos, préstamos y créditos, hasta por un importe equivalente a cinco millones de unidades de inversión por persona física o moral, cualquiera que sea el número y clase de dichas obligaciones a su favor y a cargo de una misma institución.
En la séptima y última etapa, a partir del primero de enero del 2005 y que es la vigente, el IPAB en caso de quebranto bancario solamente pagará a los ahorradores de las instituciones de crédito hasta por un importe equivalente a cuatrocientas mil unidades de inversión por persona física o moral, cualquiera que sea el número y clase de dichas obligaciones a su favor y a cargo de una misma institución.
A COLACIÓN
¿Qué es un seguro de ahorro? De acuerdo con el IPAB y el Comité de Basilea, es un mecanismo con el que cuentan varios países del mundo, para dar seguridad a los recursos que los pequeños y medianos ahorradores depositan en los bancos.
Para dar un crédito, los bancos disponen de los ahorros que reciben de sus clientes. Cada crédito implica un riesgo que el banco debe medir cuidadosamente para asegurar que recuperara lo prestado; si no lo hace puede tener problemas para cobrar y, en consecuencia, no tener recursos para devolver el dinero que sus depositantes le confiaron. Por eso es muy importante que exista una institución que responda ante los pequeños y medianos ahorradores y que éstos tengan la seguridad de que su dinero está protegido.
La protección al ahorro es una preocupación mundial; los países necesitan de bancos que transformen los ahorros en crédito para el desarrollo de actividades productivas. Por eso es que 68 naciones en el mundo –10 en África, 9 en Asia, 32 en Europa, 3 en el Medio Oriente y 14 en América, han establecido algún tipo de Seguro de Ahorro o Seguro de Depósitos.
En México opera el seguro limitado de protección. Las autoridades supervisoras deben estar alertas a fin de evitar la quiebra de alguna institución bancaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *