Home Cine “Wood and Stock”, divertida y significativa película brasileña de animación
Cine - April 13, 2007

“Wood and Stock”, divertida y significativa película brasileña de animación

La cinta cuenta con una producción
impresionante tanto en calidad
 como en animación
Foto: Sitio Oficial 

Por Benjamín Solís
Reportero Azteca 21

Ciudad de México. 13 de abril de 2007. Brasil, 1972. En una fiesta de Año Nuevo, unos jipis en pleno “viaje” salen a ver los fuegos artificiales que anuncian el fin del año viejo. De pronto, un largo salto en el tiempo transporta a los protagonistas, y al espectador, treinta años hacia el futuro: 2006. Ahora estos otrora jóvenes rockeros se ven con el peso implacable de los años: prominentes barrigas, arrugas y grandes calvas coronan sus cabezas; pero sobre todo se ven generacionalmente derrotados por el consumismo y la globalización, los cuales evidencian que la era de Acuario, de amor y paz, no se cumplió, o al menos no por ahora.

“Wood & Stock”, largometraje multipremiado presentado en nuestro país en el pasado XXII Festival Internacional de Cine de Guadalajara, tiene su origen en una historieta del mismo nombre hecha por el artista Angeli. Hoy, este cómic da pie a una producción impresionante no sólo por su calidad y detalles logrados en la animación, sino también por la ironía, la añoranza y las viejas utopías de hace treinta años que definieron a la juventud mundial, pero que ahora sólo son materia para el recuerdo.

El título de la película de dibujos animados es un juego de palabras del legendario Festival Woodstock de 1969, en donde sus personajes son tan controvertidos como el largometraje mismo: Wood, un jipi veterano, sin trabajo y que vive despreocupadamente en un departamento pequeño con su esposa y el hijo de ambos; un hijo frustrado y fastidiado por las conductas de sus padres; una madre todavía en la búsqueda de su mantra cósmico, a ellos se les une Stock, un jipi errante y semi-indigente cuyo interés en la vida no es otro que tocar su guitarra y fumar; todos ellos acompañados de un desfile de seres polifacéticos: un baterista gurú-visionario del grupo, un cerdo estrafalario funge como cantante, una asesina sexual en serie, dos anarquistas revolucionarios que insisten en tomar las armas y derrumbar el establishment.

Stock, el otrora guitarrista del grupo, semi-indigente a partir de la muerte de su papá, se ve obligado a pedir posada permanente a su viejo amigo Wood, y al estar juntos de nuevo reviven aquellos años de droga, sexo y rock and roll; sólo que ahora los protagonistas se convierten en otra caricatura de sí mismos al vivir en una nueva sociedad donde los días del flower power están enterrados en el tiempo, pero todos ellos convencidos de resurgir de las cenizas para remontar sus fantasías y demostrar al mundo, o al menos intentarlo, que su inconformismo está aún vivo, aunque fuera de condición, y que se niega a desaparecer.

Así, este grupo extraordinario, loco y atípico de pseudohéroes jipis decide reunir a su vieja banda de rock, aunque condenada al fracaso porque éstos ya no son sus tiempos y habrá de comprender que es momento de retirarse, que “el sueño ha terminado” y hay que asimilar los cambios con testaruda resignación.

Aunque al término de la cinta el director opta por un recurso bastante convencional y elimina la posibilidad de un final inesperado, el filme vale en sí por toda la serie de historias, parábolas, situaciones, choques culturales y regocijo visual que nos ofrecen sus creadores. “Wood & Stock” promete trastocar muchas “buenas conciencias” y nos permite conocer el actual cine animado de Brasil, y ver que directores como Otto Guerra, y todo su equipo de animación, son capaces de materializar proyectos dignos de un género tradicionalmente asociado a los países desarrollados; esperamos ver más cómic en el cine con sello latinoamericano.

“Wood & Stock, sexo, orégano e rock´n´roll” (Brasil, 2006, 81 minutos), dirección, Otto Guerra; guión, Rodrigo John; producción ejecutiva, Marta Machado; dirección de animación, José Maia; animación Kyoko Yamashita; dirección de arte, Angeli, Jack Kaminski y Marco Pilar; edición, Otto Guerra, Rodrigo John y Marta Machado. Más información en: www.woodstock.etc.br.

Comentarios a esta nota: benjamin.solis@azteca21.com

Libros de cine en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *