Home Por la Espiral Nace cártel del gas
Por la Espiral - March 22, 2007

Nace cártel del gas

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Nace cártel del gas
-La nueva “OPEP del gas”
-Iniciativa de Venezuela e Irán

 

 Presente energético. Futuro energético. ¿Qué haría el mundo sin petróleo y sin gas? Los productores del hidrocarburo supieron del arma poderosa entre sus manos cuando decidieron agruparse en la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) en 1960, y casi cincuenta años después, el poder de impacto asume relevancia en los principales países productores de gas, al suceder la creación de un nuevo cártel: el del gas.
 En Europa le llaman “la OPEP del gas” al grupo que formarán Rusia, Irán, Argelia, Qatar y Venezuela el mes de abril. De acuerdo con información del periódico ruso “Kommersant”, el   próximo día 9 de abril, en Doha, varios países líderes en la producción mundial de gas quedarán aglutinados en un  grupo que controlará el 30.5% de la producción total de dicho combustible.
 Este cártel tendrá poder de decisión y manipulación del nivel de producción a fin de influir en el precio del insumo energético en el mercado y propiamente entre sus clientes más asiduos: la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.
 Su conformación puede tener detrás la influencia de Venezuela para lograr la sincronía entre Rusia e Irán, primero, para buscar una organización común extensiva a otros miembros importantes.
 Recordemos que previo a 1960, Venezuela fue un motor esencial para la creación de la OPEP fundada en  Bagdad, Irak con la iniciativa del entonces ministro de Energía y Minas venezolano Juan Pablo Pérez  y el ministro de Petróleo y Recursos Minerales de Arabia Saudita, Abdallah Tariki.
 La nueva convocatoria tendría en Hugo Chávez, presidente de Venezuela, a uno de los artífices. Desde julio del año pasado, Chávez visitó en el Kremlin a su homólogo, Vladimir Putin, presidente de Rusia,  para dialogar una serie de puntos y llevar a cabo una agenda de trabajo bilateral.
 No solamente fueron signados acuerdos para la venta de armas como recogió la prensa internacional y la reposición de moderno equipo militar, sino que, al mismo tiempo, se desarrolló una agenda energética.
 Otro acercamiento relevante sucedió entre  el presidente Chávez y Mohammad Jatami, presidente de Irán, con quien Chávez se reunió en tres  ocasiones en el  último quinquenio antes de junio del 2005 cuando Jatami dejó la Presidencia y llegó al poder Mahmud Ahmadineyad.
 Con Jatami, el gobierno bolivariano abordó temas relacionados al fortalecimiento bilateral en el comercio, la inversión, intercambio tecnológico, comunicaciones y por supuesto, inversiones en el campo energético.
 Desde finales del 2005, el gobierno bolivariano siguió con el estrechamiento de relaciones con Mahmud Ahmadineyad y en septiembre del año pasado, el presidente iraní viajó a Caracas para encontrarse  con el mandatario Chávez.
 Los acuerdos marco incluyeron la cooperación en el fomento de  empresas mixtas en áreas de petroquímica, petróleo, salud y minería.
A COLACIÓN
 Ni la UE, ni Estados Unidos, recibirán con agrado la noticia del cártel del gas.  La UE importa de Rusia el 24% del gas que consume y el 10% de Argelia, un 7% proviene de otras regiones y compensa el 13%  con Noruega y el 46% es producción de gas interna de los miembros de la UE.
 La UE importa el 41% del gas que necesita para su consumo interno, un porcentaje que los organismos internacionales anticipan subirá hasta el 70% en el 2030.
 Por su parte, en Estados Unidos, Samuel Bodman, secretario de Recursos Energéticos,  ha condenado los intentos de creación de organismos que atenten contra el mercado.
 Diversos análisis del Departamento de Recursos Energéticos de Estados Unidos advierten que el  mercado de energía de la Unión Americana seguirá dependiendo de los combustibles fósiles  y  de  importaciones netas de  gas.
 El grueso de esta mayor provisión provendrá del extranjero. Estados Unidos llegará  a comprar más petróleo y gas natural, tanto de la OPEP como de otros productores independientes.
 En 2002, Estados Unidos importó 53% de su petróleo y 16% de su gas natural. El  Departamento de Recursos Energéticos calcula que en 2025 las importaciones netas de petróleo ascenderán al 70% del total de la demanda de petróleo y las importaciones de gas al 23% del total de la demanda.
 Además del contexto de Estados Unidos y la UE, Japón, Corea y Taiwán penden en gran medida de las importaciones de gas, si éste se vuelve demasiado caro y el petróleo lo hace al mismo tiempo, los procesos industriales de muchos países resentirán graves presiones y la política monetaria de los gobiernos deberá ingeniárselas para afrontar ciclos de inflación creciente. No parece nada promisorio.
 Por lo pronto, al cártel del gas, a los cinco socios fundadores, Rusia, Irán, Argelia, Qatar y Venezuela, podrían sumarse después del mes de abril otros países miembros como Libia, Turkmenistán, Kazajstán, Uzbekistán, Trinidad y Tobago. Se mencionan otros nombres como Noruega y Bolivia.
GALIMATÍAS
 México no es miembro de la OPEP dado que optó por ser un productor independiente. En el caso del gas natural el país acusa un rezago y una vulnerabilidad hacia las importaciones debido a la falta de infraestructura e inversiones necesarias para explotar el gas localizado en territorio nacional.
 El gas natural se puede encontrar acompañado al crudo en pozos petrolíferos (gas asociado) o en yacimientos exclusivos de gas natural (gas seco). El único productor de gas natural en México es Petróleos Mexicanos (Pemex). El gas natural es transportado a la mayor parte de la República Mexicana a través de una red de gasoductos, con longitud aproximada de 10 mil 249 kilómetros.
En materia de gas natural, cabe destacar que México cuenta con una relación de reservas probadas a producción de 29 años. Esto significa que hay reservas importantes, sin embargo, la producción y la exploración en el presente para afrontar el futuro son insuficientes.
Pemex reconoce que en el futuro inmediato, el gas  es el insumo energético que resentirá mayor presión, tanto por la demanda, como por el precio, con dos principales demandantes: el sector industrial del país y el sector eléctrico debido al desarrollo de plantas de generación de ciclo combinado.
Para México su situación energética es un embudo  por la politización del tema, los intereses extranjeros, nacionales, el chantaje de grupos que esgrimen aspectos de soberanía; y entre una y otra discusión, pasan los años y los mexicanos, en los hogares, fábricas e industrias, siguen aumentando la demanda de energía sin que sucedan soluciones reales para además del petróleo poder usar el gas en un más amplio margen. A México tampoco le sentará bien un cártel internacional del gas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *