Home Buenas Noticias El dios “Kin” se presentó como cada Equinoccio de Primavera, en la zona maya de Dzibilchaltún
Buenas Noticias - March 20, 2007

El dios “Kin” se presentó como cada Equinoccio de Primavera, en la zona maya de Dzibilchaltún

Cada año en el 'Templo de las Siete
 Muñecas', el Dios 'Kin' se alinea a
través de las dos ventanas
 de la pirámide
 Foto: Cortesía redescolar.ilce.edu.mx

Ciudad de México.- 20 de Marzo del 2007.- Unas 500 personas acudieron a la zona arqueológica maya Dzibilchaltún para constatar uno de los fenómenos que hablan de la gran sabiduría y precisión matemática de los antiguos pobladores de estas tierras, con el equinoccio de primavera.

 El fenómeno en este centro maya, ubicado a unos 14 kilómetros de la ciudad de Mérida, tuvo, como cada año, gran poder de convocatoria entre indígenas mayas, así como de turistas nacionales y extranjeros, que tuvieron la recompensa de observar un hecho que parece increíble.

 Este evento arqueoastronómico en Dzibilchaltún se realiza anualmente en el Templo de las Siete Muñecas, cuando el Dios "Kin" (sol) se alinea a través de las dos ventanas de la pirámide.

 Se presume que en la época de esplendor de esta antigua ciudad, el fenómeno era usado para impactar a la población, pues en el justo momento en que el sol pasaba, los gobernantes de la ciudad salían por la ventana del templo.

 El espectáculo en los tiempos actuales aún es impactante, por lo que en tiempos pasados lo era mucho más para la población de este sitio cuyo nombre se traduce al castellano como "lugar donde hay escritura sobre piedra".

 Esta zona arqueológica es conocida por tener la ocupación más larga de las civilizaciones mayas, extendiéndose por más de dos mil años desde el 500 antes de Cristo previo a la conquista.

 Se cree que vivieron más 20 mil personas hasta el año 800 después de Cristo, aproximadamente.

 El breve lapso en el que los rayos del sol aparecen en el templo es un tiempo sagrado todavía para muchos, pues hubo gente que fue para realizar meditación, así como varios indígenas que puntuales, como cada año, fueron a realizar ceremonias.

 Sin embargo, algunos de los asistentes fueron vencidos por la euforia del instante, y uno de ellos, identificado como Erik Muñoz, entró al templo  en el momento del fenómeno y se quitó la ropa, por lo que fue detenido por personal de seguridad.

(Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *