Home Por la Espiral FITUR: el despliegue de México
Por la Espiral - February 6, 2007

FITUR: el despliegue de México

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-FITUR: el despliegue de México
-OMT trabajar en pro del turista
-Barceló Costa Vasca, robo a cliente

 Del 31 de enero al 4 de febrero, se realizó con gran éxito, la cita anual de la  Feria Internacional de Turismo (FITUR) en Madrid, España con la edición correspondiente al 2007.
 Al encuentro que reúne tanto a profesionales del sector como a público en general, se sumaron un total de 845 expositores, más de 13 mil 100 empresas, en representación de 170 países y regiones distribuidos en 10 pabellones.
 La FITUR es una referencia imprescindible para la industria de los viajes, al proporcionar a todos los participantes el mejor escenario para definir estrategias, impulsar un diálogo profesional y dar a conocer nuevos productos y destinos.
 A la exposición de este año se añadieron nuevos países con representación oficial como son: Níger, Azerbayán, Armenia y Zimbabwe. Destacaron las representaciones de Qatar, Yemen y Mauritania, así como el caso de Letonia y Estonia, países que regresaron a FITUR tras su ausencia en la última convocatoria. Es importante  resaltar el aumento de la presencia de compañías procedentes de Vietnam, Nepal, China o Corea, países cada vez más demandados por los turistas, gracias, entre otros aspectos, a la mejora de la infraestructura de transporte hacia estos destinos. Igualmente han incrementado las compañías de Egipto, Uzbekistán y Mongolia, entre otros países.
 Por su parte México también ha ido ganando presencia en FITUR: pasó de un stand hace unos años, a lucirse en todo un complejo perfectamente confeccionado para mostrar lo mejor de cada uno de los 31 estados y el Distrito Federal, aunque Cancún y la Riviera Maya, gozaron de un gran espacio para ellos solos.
 En está área dedicada a México, diversos animadores disfrazados de cactus invitaron a los visitantes a recibir información para planear las próximas vacaciones.
 Asimismo, a los curiosos se les invitó a probar  algunas viandas, tequila, cerveza y productos típicos de Oaxaca como  el mole y los chapulines.
 Es muy importante que México aproveche los foros internacionales para publicitarse, dar a conocer sus rutas y ofertas primordialmente entre los españoles quienes forman parte de los grupos de turistas que más viajan anualmente.
GALIMATÍAS
 El turismo conocido como “la industria sin chimeneas” contra todos los pronósticos  fatalistas, tras el auge del terrorismo con el 11 de septiembre del 2001, sigue recuperándose, los viajeros continúan desplazándose, la gente mantiene una disposición para descubrir otros países.
 En este sentido comentamos que si bien es cierto que el viajero está pensando dos veces el destino de elección para sus vacaciones sea solo, acompañado o con toda la familia, me parece que es un turista muy desprotegido, demasiado vulnerable.
 Si generalmente el turista (aquel que se mueve temporalmente de su lugar de origen o de ubicación laboral,  hacia otro espacio geográfico) por naturaleza enfrenta riesgos, desde el 11-S éstos  incrementaron, considerando que  no es únicamente el terrorismo, sino el  cambio climático, los  fenómenos naturales e igual la expansión de la inseguridad global.
 La Organización Mundial del Turismo (OMT) no ha calibrado la labor que puede hacer a favor del turista,  y es que no es únicamente propiciar el desarrollo de la actividad, es el fomento de la seguridad en la relación que se establece entre el proveedor del servicio y quien lo adquiere.
 La OMT, en su carácter de organismo internacional, debe proponer un seguro internacional para el turista único, homologado, operado y reconocido por todas las agencias de viaje y los prestadores de servicios turísticos. Este seguro proporcionaría cobertura al turista en caso de un atentado terrorista, de un fenómeno climatológico, terremotos, incendios, de enfermedad, accidentes, robo o incidentes, amenaza contra la vida, intento de secuestro o de extorsión.
 Lo importante es que sea un seguro de reconocimiento en todo el mundo y de protección para el viajero lo mismo que si viaja a conocer Milán y lo asaltan o si visita Indonesia y sucede un tifón.   En todo  momento el turista es siempre la parte más vulnerable.
 ¿Con cuántos apoyos reales cuenta el turista cuando esta fuera de casa? ¿Y si alguno de los hijos enferma durante el viaje, cómo pagar los  gastos de hospitalización? ¿Qué pasa cuando tienes planeado un recorrido por varios países y en uno te roban todo?.
 Recientemente en San Sebastián, en el País Vasco, en el hotel Barceló Costa Vasca, el escritor mexicano Rafael Loret de Mola sufrió un bochornoso robo dentro de la caja de seguridad de su habitación. El colmo es que te roben dentro de la propia caja fuerte y así fue, tomaron la  cartera con todas las tarjetas de crédito, débito, la licencia de conducir y 400  euros en  efectivo.
 Este hecho llevó al escritor a presentar una denuncia en la Ertzaintza (policía vasca). No obstante, nadie, ni siquiera el gerente, averiguó al  personal de la recepción ¿quién pierde? El turista, ese mismo que con toda normalidad se instala en su habitación, decide  salir al centro de la ciudad pero quiere irse más tranquilo dejando su cartera en buen resguardo, observa que la caja de seguridad no tiene la llave, entonces llama a  recepción y lo notifica, baja por la llave y al regresar a  la habitación deposita la cartera, cierra, guarda la llave y sale de paseo.  Lo que el turista no sabe es que acaba de poner su cartera en manos de un ladrón y que el gerente dirá como respuesta “no podemos hacer nada si la caja fuerte no ha sido forzada”.
 Casos así pasan por la ola de inseguridad, otros más son accidentes donde lo más importante es la vida, los hospitales de Orlando, Florida, muestran “la otra cara de la diversión” de Disney,  y los que pagan no son los responsables.
 Y podríamos seguir mencionando miles de ejemplos de abusos contra el turista: hoteles excedidos en las facturaciones; restaurantes que atienden al turista vendiéndole lo más caro, con agua Perrier o Evian a 9 o 10 euros la botella; comidas de mala calidad como las de  Casa Adolfo en Toledo, España;  empresas que alquilan coches y sobreutilizan el voucher, facturándole al cliente sin su consentimiento una práctica muy común de National ATESA; de touroperadores que cobran por un servicio y ofrecen otro de inferior calidad.
 Me parece que a la promoción del turismo y la oferta de servicios presentada en FITUR con la presencia de la OMT, se le daría un gran auge dotándole al viajero con un seguro internacional, que sepa que a pesar de todo lo malo que le pueda pasar siempre contará con atención sanitaria, gastos de repatriación y un dinero extra, para que nada le falte a él y a su familia en el retorno a casa.   Lograrlo tendría un éxito rotundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *