Home Toros y Deportes La Monumental Plaza México hará historia el domingo al arribar a las mil corridas
Toros y Deportes - February 2, 2007

La Monumental Plaza México hará historia el domingo al arribar a las mil corridas

Con 42,280 asientos disponibles,
'La México' es la plaza de toros
 de mayor capacidad en el mundo
 Foto: Internet

Ciudad de México.- 2 de Febrero del 2007.- La Monumental Plaza México, una de las tres más importantes del mundo, celebrará este domingo 4 de febrero la corrida número mil de su historia, que comenzó en 1946 con Manolete y que ha seguido con sucesos como el célebre "vuelo" del toro "Pajarito".

Con 42.280 asientos disponibles, la México es la plaza de mayor capacidad del mundo y también una de las más importantes, sólo comparada con Las Ventas de Madrid y La Maestranza de Sevilla, gracias a la historia y las anécdotas acumuladas en los 61 años que se cumplen este 5 de febrero.

Las mil corridas tienen la huella de las figuras del toreo del siglo XX como Manolete y anécdotas como la del toro "Pajarito", que el 29 de enero de 2006, saltó el callejón, y al tocar la barrera tomó un segundo impulso para llegar al primer tendido.

Su primer cartel, el del 5 de febrero de 1946, estuvo formado por los mexicanos Luis Castro "El Soldado" y Luis Procuna, y el español Manuel Rodríguez "Manolete".

Manolete cortó la primera oreja de la plaza al toro "Fresnillo", y Luis Procuna la segunda, a "Gavioto".

Manolete repitió su triunfo en la segunda corrida de la historia de esta plaza, que se celebró el 16 de febrero de 1946, con los mexicanos Fermín Espinosa "Armillita" y Silverio Pérez, autor de una faena que mereció el primer rabo, al toro "Sangre Azul".

Desde que Silverio ganó el primer rabo -el máximo trofeo que se obtiene en la lidia- se han acumulado 119, el último cortado por el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, en enero de 2006, el mismo día que "voló" el toro "Pajarito" y lesionó a siete personas en los tendidos.

Lorenzo Garza logró la proeza de cortar dos rabos a los toros "Amapolo" y "Buen Mozo" en la misma corrida, que tuvo efecto el 11 de diciembre de 1946, alternando con "Manolete" y en donde tomó la alternativa Leopoldo Ramos "Ahijado del Matadero".

Manolo Martínez tiene la marca de más paseos, con 91 tardes, y le siguen Mariano Ramos, con 80, y Curro Rivera, Jorge Gutiérrez, Eloy Cavazos, Miguel Espinosa "Armillita", con más de 70 cada uno.

Martínez tiene también el mayor registro de rabos cortados con diez, delante de los toreros Eloy Cavazos y Joselito Huerta, que tienen ocho cada uno.

El valenciano Enrique Ponce es el torero extranjero con más actuaciones en la Plaza México con cerca de 40 paseos, seguido de Pedro Gutiérrez Moya "Niño de la Capea", con 37.

Entre las anécdotas históricas, los aficionados y críticos más veteranos de la plaza recuerdan la de Amado Ramírez "El Loco", quien en su tarde de alternativa de manos de Rafael Rodríguez, el 6 de febrero de 1955, no pudo matar a ninguno de sus tres bureles y éstos debieron ser devueltos al corral.

También se recuerda la bronca descomunal, que provocó que las autoridades de la plaza decretaran la detención de Lorenzo Garza, el 19 de enero de 1947, por su actitud desafiante ante las críticas del público.

La Monumental comenzó a ser construida en 1944 en lo que actualmente es la colonia Nápoles de la capital mexicana.

Después de Manolete, vinieron otras grandes figuras españolas del toreo como Luis Miguel "Dominguín", Manolo González, Antonio Ordóñez, Diego Puerta, Santiago Martín "El Viti", José Mari Manzanares padre, Francisco Rivera "Paquirri", Curro Romero, Rafael de Paula y Antonio Chenel "Antoñete".

La afición de la Monumental encumbró a "Manolote", a Paco Camino, a Manuel Benítez "El Cordobés", al "Niño de la Capea", a Enrique Ponce y, más recientemente, a Julián López "El Juli".

Entre los sudamericanos que más han brillado en la arena mexicana están el argentino-peruano Raúl Ochoa Rovira, el venezolano César Girón y el colombiano César Rincón.

Las tragedias no han sido ajenas a esta plaza en cuya arena se han visto cornadas de todos los niveles de gravedad, aunque son pocas las veces que la muerte pisó el ruedo capitalino.

El primer incidente mortal tuvo lugar el 28 de septiembre de 1947, cuando José Rodríguez "Joselillo" fue corneado por el toro Ovaciones y murió el 14 de octubre de ese año de una embolia cerebral.

El 8 de octubre de 1989 el astado "Minuto" saltó al callejón y lesionó de muerte al monosabio Rafael Domínguez, quien murió al día siguiente.

Por último, el rejoneador Eduardo Funtanet, el 16 de marzo de 1997, fue derribado por el ejemplar "Recuerdo" de Cerro Viejo que le provocó lesiones gravísimas en la cabeza a consecuencia de las cuales falleció dos días después.

(Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *