Home Por la Espiral Sociedad de la Información
Por la Espiral - January 30, 2007

Sociedad de la Información

  POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia

-Sociedad de la Información
-Excluidos y marginados
-El ordenador de 100 dólares

 La segunda globalización surge como  respuesta a la combinación de diversos factores sociales, políticos, económicos, financieros, culturales y sobre todo  ante el avance de la tecnología en las telecomunicaciones.
 Con la  Sociedad de la Información, el mundo parece inapropiado de concebirse, de entenderse, sin la computadora, el Internet, los celulares y la tecnología GPS. Estos avances han permitido que el mundo sea tan aparentemente pequeño, nos ha parido en ciudadanos globales.
 Pocas veces, con la velocidad, el ritmo al que nos movemos diariamente, reparamos en analizar que no todos estamos  metidos en la Sociedad de la Información, y que hay más personas en el mundo sin computadora, Internet y teléfono celular de lo que imaginamos.
 Con el avance tecnológico ha sucedido lo que tanto se temía: que millones de seres humanos sigan  fuera de la segunda globalización, y puedan perder el tren de la nueva ola que analiza el Banco Mundial al 2030.
 El freno momentáneo es el de una cuestión de ingreso, poder adquisitivo, escasa efectividad en la democratización del bolsillo, y de niveles de bienestar.
 El acceso al bienestar hoy en día no es el del modelo  de la década de los setenta de índices de alfabetización, salud-vacunas, índices de natalidad, mortandad y dotación de  alcantarillado y alumbrado.
 El desenfreno de la globalización añade otras connotaciones básicas a los indicadores del desarrollo: ya no es únicamente cuestión de saber leer y escribir, y vivir hasta los 75 años, sino de formar parte de la Sociedad  de la Información.
 ¿Dura realidad? Sí, la  Revolución Industrial que sucedió a finales del siglo XVIII y principios del XIX trajo cambios sociales y económicos, y más dinero para la exploración de la tecnología y la ciencia al servicio de la producción. A la par provocó una división del trabajo y muchos miles de pobres por el abaratamiento de la mano de obra, otros más hacinados y excluidos.
 En la Sociedad de la Información encontramos con la segunda globalización muchos millones de seres humanos excluidos y/o marginados de la revolución de la tecnología en las comunicaciones.
 Y es que hablamos de excluidos cuando la gente es dejada fuera del desarrollo, sea de forma deliberada o no por los planes del gobierno o la iniciativa privada; Por ejemplo,  una buena parte de África está excluida de la Sociedad de la Información no porque no haya dinero en el continente o en el resto del mundo, más bien las políticas internas derrochan el dinero en corrupción y clientelismo, mientras que el resto del mundo industrializado prefiere gastarlo en programas militares.
 A la par, millones de seres humanos viven marginados de la Sociedad de la Información,  no son tomados en cuenta, no suman al momento de la elaboración de los programas y presupuestos y viven permanentemente ignorados, desatendidos de las políticas públicas.  Son  una dolorosa omisión.
 Habrá analistas que usen indistintamente exclusión y marginación y algunos lo harán quizá como sinónimo, y obviamente es entendible que un excluido es un marginado.
 ¿Por qué nos debe interesar? Porque miles de millones de seres humanos, más de la mitad de la población mundial está excluida y marginada de la Sociedad de la Información.
 ¿Cuántos tarahumaras en Chihuahua utilizan un celular para comunicarse con sus familiares? ¿Cuántos pigmeos en Uganda estudian con una computadora?  ¿Cuántas comunidades de indígenas en el Amazonas usan el Internet?.
A COLACIÓN
De acuerdo con la Conferencia de la ONU para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD), a finales del 2005 había en el mundo cerca de 2 mil 171 millones  de usuarios de telefonía móvil (el 40% en Asia).
 Para el caso de México, las estadísticas presentadas por The Competitive Intelligent Unit, las más actualizadas, revelaron que durante el último trimestre del 2006, había en México 56 millones de usuarios de telefonía móvil.
 En el caso de las computadoras y el Internet las estadísticas encuentran más dificultades para dar a conocer cifras confiables, por lo que algunos organismos han elaborado  un “Índice de Oportunidad Digital”, para medir la facilidad de acceso de los ciudadanos de cada país a las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC). Este indicador es usado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la UNCTAD.
Con un valor medio mundial de 0.37, el índice puede variar del cero, que supone un acceso nulo a cualquier servicio de telecomunicaciones, al uno, que correspondería a un país donde las TIC son totalmente accesibles, tanto por disponibilidad como por precio.
 La UIT señala que a finales del 2005 más de 888 millones de personas en el mundo tienen  acceso a Internet desde sus hogares: América del Norte es la región del mundo con más cibernautas, seguido por Europa, América Latina, Asia, Medio Oriente y África.
 Específicamente para México, el INEGI indica un total de  28.6 millones de usuarios de computadora, la mayoría son mujeres.
 Las cifras de la última Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, señalan que en el último año ocho de cada 10 nuevos usuarios fueron del sexo femenino.
En tanto que una quinta parte de los hogares cuentan con una computadora, cifra significativamente inferior a la de los países de la OCDE.
Para los usuarios de Internet, el INEGI, contabiliza a 18.7 millones de personas.
 Entonces tenemos que el uso del celular se encuentra más “masificado” (le pongo con comillas a propósito) respecto del uso de la computadora y el Internet, un punto de crucial preocupación sobre todo porque el no uso, el nulo aprendizaje para defenderse con el hardware, el software y el Internet, dejan como lastre una nueva generación de discapacitados de la Sociedad de la Información que por no saber usar las modernas técnicas y herramientas quedan discriminados laboralmente e imposibilitados para buscar una mejoría económica y social.
 Tan altos son los signos de alarma, que ha surgido para el mundo en desarrollo una computadora por 100 dólares con manivela, presentada hace un año en Davos, Suiza como la panacea para los excluidos y marginados de la  Sociedad de la Información.
No obstante,  no es una computadora como la que usted o yo usamos.  Algunos críticos le llaman “juguete”, yo francamente pienso que no resuelve ningún problema y que servirá para sacarle el dinero a los gobiernos de los países con desarrollo desigual y para la foto del presidente en turno llevando seudo-computadoras para  justificar la preocupación por los pobres.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *