Home Por la Espiral Un futuro, ¿de basura?
Por la Espiral - January 18, 2007

Un futuro, ¿de basura?

POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia

-Un futuro, ¿de basura?
-No hay compromisos serios
-El reciclado es marginal en México

 

 Incidir en el futuro tiene que fabricarse trabajando en  un marco normativo que obligue a adoptar acciones favorables para el desarrollo sustentable, una forma en la que el Estado necesariamente debe comprometerse a impulsar la educación y la cultura de la sociedad con valores que difícilmente se adoptarían sino fuera por la fuerza de las sanciones.
 Es una forma de decirle al ciudadano “o te educas o te educas” o “participas o participas” y es que hay situaciones que para transformarlas,  mejorarlas en el futuro, no bastan con la pura conciencia, es educación, disciplina y valores para formar una cultura.
 Lorena Sánchez, una joven mexicana que cursa estudios en Madrid, España, nos escribe compartiendo una anécdota tomada de pie para esta columna: “Actualmente alquilo un piso en Madrid junto con  otras  compañeras latinoamericanas que cursamos un postgrado de Negocios. Te escribo para contarte lo mal que me siento por constatar que en mi país no tenemos ningún tipo de cultura a favor del ambiente, y en ello incluyo a la basura. Yo nunca había reciclado,  ni siquiera separado la basura. En Guadalajara donde vivo, en mi casa hay un bote de basura en el cual  tiramos todo revuelto y así se va al camión de la basura. Cuando llegué a Madrid, en el edificio que habito, todos los días a las 7 de noche una persona  se encarga de sacar dos contenedores a la puerta del edificio, uno amarillo, y otro verde, a parte en la esquina de la calle están permanentemente dos contenedores uno azul y otro negro. Nosotras no le poníamos atención y nuestra basura la tirábamos diariamente en el contenedor verde. Cual va siendo mi sorpresa, que a la dos semanas en el lobby del edificio, pegaron un papel enorme del Ministerio del Medio Ambiente señalando que alguien en el edificio estaba realizando mal la selección de la basura, por lo que conminaban a poner más atención porque sino enviarían una multa para todos los inquilinos, a pagarse de manera obligatoria y mancomunada. Desde luego que ello nos motivó a averiguar la selección de la basura”.
 El mail de Lorena forma parte de muchas otras anécdotas de  mexicanos que se enfrentan a un mundo más ordenado y disciplinado en aspectos como el de la basura en países como Alemania, Francia, Japón,  Australia o España. Este tipo de acciones permiten comparaciones, provocan la reflexión y la actitud de poder mejorar nuestro entorno inmediato.
 Cuatro meses después, Lorena ya aprendió a seleccionar la basura en Madrid: “En el contenedor amarillo tiro todos los  plásticos, los tetra pack y bricks; en el verde, el desperdicio de comida; en el azul, los cartones, los periódicos, los papeles; y en el negro, los vidrios; además hay uno más pequeño para las pilas”.
 En la carta de Lorena, ella explica que al principio le fue difícil: “Compramos un bote de basura con cuatro divisiones para la casa, unos días nos confundíamos, después empezamos a hacerlo de forma natural. Lo más importante de todo y es algo que quiero que le transmitas a tus lectores es darnos cuenta de los pocos desperdicios orgánicos que generamos, en  contraste con los otros contenedores, sobre todo de plásticos. Eso nos ha vuelto más comprometidas, en el supermercado compramos la menor cantidad de cosas enlatadas, o embotelladas, preferimos lo fresco”.
 Como datos contundentes en el reciclaje  para España,  el 75% de los residuos se mandan a los vertederos; el resto de los residuos, el 25%, logran recuperarse.
 Cada año el Ministerio del Medio Ambiente establece metas de reciclaje y recuperación de residuos, utiliza a los medios de comunicación para involucrar a la sociedad, aunque también existen leyes que castigan a quienes no cumplan con la selección. Y no conformes con ello, las autoridades están meditando revisar las bolsas de basura para detectar la identidad de las personas reacias a cooperar para sancionarlas directamente.
A COLACIÓN
 ¿Cuándo vamos a comenzar la selección de la basura en México? No hay compromisos serios por parte de las autoridades, los legisladores no se atreven a proponer iniciativas  duras para estimular el desarrollo sostenible y la basura sigue siendo vista como un negocio, más que como una oportunidad para incidir favorablemente en el futuro mediante su reducción y reciclaje.
 La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) señala que en México sólo se recicla 1% de las más de 100 mil toneladas de basura generadas todos los días en el territorio nacional.
 Además de tener un reciclaje bajo, es malo, la propia Semarnat reconoce que la gente en México, los pocos que participan en programas muy delimitados en algunos municipios del país, no saben reciclar, “la separación de los residuos no es la adecuada”.
 De principio se debe encadenar un esfuerzo nacional para establecer una operación de la basura y la separación de residuos de forma vertical, primeramente partiendo de un marco federal jurídicamente delineado en costos, sanciones, derechos y obligaciones de los ciudadanos y la iniciativa privada en el tema de la basura.
 Segundo, modernizando el sistema de recolecta y recogida de basura con camiones estructurados para ello; tercero, contando  con los vertederos y rellenos sanitarios adecuados; cuarto, enlazando el tema del reciclaje con la industria, mediante la adquisición de compromisos con el Gobierno Federal de la reutilización de los envases; quinto, fomentando el reciclaje en zonas de pobreza y extrema pobreza con el incentivo de los vales, un método probado exitosamente en Curitiba, Brasil, tanto para la población de escasos recursos como para el estrato medio. A cambio de basura inorgánica seleccionada la gente obtiene vales de descuento para comida; vales para despensa; útiles escolares; etc.
 Recordemos  que los programas que presume el llamado “primer mundo”, o el más desarrollado, no siempre pueden traslaparse tal cual a países como México donde la pobreza ejerce un peso muy fuerte como dique para el cambio y resulta una muralla aparentemente difícil de vencer para favorecer el desarrollo sostenible. Yo creo que es cuestión de inteligencia, educación y obligación.
 Más basura, es más contaminación, más enfermedades, menos recursos naturales. Un terrible y dañino círculo vicioso que será costoso en vidas humanas y en términos económicos.
 La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierte que en el año 2025 el mundo quintuplicará la generación de desechos per cápita.
 México con la politización de todo cuanto tiene que resolver y aplicar está quedándose dramáticamente rezagado en el cambio a favor del desarrollo sostenible, lo vamos a lamentar en dos décadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *