Home Por la Espiral México y España, dos polos
Por la Espiral - January 17, 2007

México y España, dos polos

 POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia

-México y España, dos polos
-¿Beneficios del turismo de enclave?
-Los turistas que llegan a México

 Leo con atención la noticia de que la entrada de turistas extranjeros en España creció un 4% durante el año pasado, hasta alcanzar los 57.8 millones, según datos del Ministerio de Estado de Industria, Turismo y Comercio.
 España recibe anualmente más cantidad de visitantes en comparación al número de  población, el Instituto Nacional de Estadística (INE) condensa que al primero de enero del 2006 vivían en el país  44 millones 708 mil 964 habitantes.
  Prácticamente el país ibérico, el segundo de mayor captación de turismo en el mundo, desarrolla su vida cotidiana acostumbrándose a tratar con una especie de “población flotante” si se me permite dicho término para referirme a ese cúmulo de turistas que van y vienen, pagan por los servicios,  los traslados, se desplazan dentro del territorio provocando una derrama  de aspectos más positivos que negativos.
 En el caso de Francia, país que ocupa el primerísimo lugar de captación de turistas en el  mundo con una media anual de 75 millones de visitantes, su población es de 63 millones 213 mil 894 habitantes y en la misma circunstancia que España, la convivencia diaria es con turistas tanto, en los medios de transporte, como en los restaurantes y diversos sitios de interés.
 En París, su economía gira en torno al turismo y lo que éste derrama hacia tantos otros sectores y microsectores, ello ha obligado a un cambio de actitud de los prestadores de servicios más amables para comunicarse en otros idiomas y no tan  reacios, como antes lo hacían,  con el idioma inglés.
 Aunque eso sí, al turista que quiere conocer París, le cuesta  de verdad hacerlo en términos monetarios, y es que hasta el uso de los servicios, el baño, tiene un precio: en determinados lugares las puertas de los baños se les introduce una moneda de 0.50 centavos de euro para poder acceder a ellos. Cualquiera que vaya al Museo de Louvre se topará con alguno.
 En diciembre pasado que estuve de visita en París, observaba a una chica venezolana que se quejaba por los 4 euros que su familia debió pagar por el uso de los servicios, muchas veces uno se siente víctima de abusos y más si provenimos de países latinoamericanos donde nuestras monedas no tienen el poder adquisitivo del euro.
 Para cualquier viaje al extranjero recomiendo a los menores de 35 años de edad, siempre y cuando sean estudiantes, la tarjeta  International Student Identity Card para obtener atractivos descuentos en los viajes en el extranjero, de 25% en el precio de los billetes de tren, autobuses, en los museos, la utilización de un amplio catalogo de hostales en Europa  de precios bajos e intercambios culturales con familias europeas para el aprendizaje y reforzamiento de idiomas.
 A todos los interesados les aconsejo buscar orientación de dónde tramitar la ISIC, llamar al Instituto Mexicano de la Juventud, al número gratuito 01 800 22 800 92.
A COLACIÓN
 Usualmente  me pregunto por qué México no figura en los tres primeros lugares de mayor afluencia turística, somos un destino barato, tanto para los estadounidenses, como para los británicos, los asiáticos y desde luego los europeos suscritos al euro. ¿Entonces?.
 Tenemos una amplia carta de opciones para ofrecer incluyendo hermosos hoteles con los más fantásticos desayunos buffet que no tienen ningún punto de comparación con los europeos.
 De acuerdo con la Secretaría de Turismo (SECTUR) en 2005 sucedió una derrama de 11 mil 795 millones de dólares por concepto del turismo extranjero, un 9.7% más en términos monetarios a la cifra del 2004. En 2005 llegaron 21 millones 900 mil visitantes.
 En el lapso de enero a octubre del 2006, los ingresos por turismo fueron por 6 mil 287.7 millones de dólares, con casi 10 millones de turistas.
 El análisis es que la curva del sector turismo en México está llegando a un nivel tope con indicios de freno dado que no se logra ampliar de manera efectiva la captación de turistas extranjeros, ni de dinero, y no es porque México sea un país caro, todo lo contrario más bien es resultado del tipo de industria turística que equivocadamente los gobiernos pasados y los presentes instrumentaron y siguen desarrollando con la apuesta del turismo de playa all inclusive, golf y SPA.
 Hemos enumerado tres ejemplos de turismo de enclave que solamente provoca beneficios para el hotel generalmente una  franquicia o subsidiaria de una empresa extranjera. El enclave no provoca derrama real en los sitios en los que se asienta porque se desarrolla bajo puertas, con 400 dólares todo incluido por cinco días en un hotel de 5 estrellas, en una playa de blancas arenas,  con  toda la diversión anexada. Prácticamente el turista no tiene para qué salir del hotel.
 Me parece que ha sido erróneo y de baja efectividad para enlazar a otros sectores y microsectores,  y nos hemos equivocado con el bajo precio y la doble política turística: la que encarece los destinos para los propios habitantes de México y que deseamos conocerlo y disfrutarlo; y la otra que abarata programas para los extranjeros que tienen gran poder adquisitivo con sus dólares, libras esterlinas, yenes y euros.
GALIMATÍAS
Al respecto del turismo, me comenta Manuel Lara, lector de esta columna, que le tocó atestiguar en noviembre pasado en Palenque, Chiapas, la visita de varios grupos de turistas franceses. Ello a colación de la propuesta de ampliar la promoción de México en  Europa, a lo que nuestro amigo Lara señala  que en el auxilio de Oaxaca la difusión podría hacerse más acuciosa en Francia.
Es curioso porque en diciembre que viajé primero a Brugge, Bélgica,  y luego a París, Francia, tuve dos experiencias relacionadas con México: una en Brugge, en una tienda para comprar agua y pilas, los dependientes al ver mi pasaporte me comentaron en perfecto español que pasarían las vacaciones de diciembre, incluyendo 24 y 31 de diciembre en Cozumel, Quintana Roo entre cuyo itinerario figuraba la visita de  Mérida, Yucatán y las zonas de las pirámides.
Otro muy similar sucedió días después comiendo en “Bofinger”, un restaurante recomendable por la calidad, servicio y precio en París, al platicar con unas  comensales francesas de la mesita contigua les dije que soy  mexicana y una de ellas me comentó con mucha alegría que hacía  dos años visitó  Cancún y Mérida con el circuito de las pirámides.
Ojalá que lográramos la odisea de atraer a más europeos y asiáticos para conocernos (no sólo a Acapulco y Cancún), atraparlos con toda la magia de nuestra cultura.
Las estadísticas de la SECTUR indican que son los estadounidenses los que más  hacen turismo en México: un total de 7 millones 074 mil 031 turistas estadounidenses ingresaron al país en el lapso de enero a octubre del año pasado.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *