Home Por la Espiral Rally en 2006 de las bolsas de A.L
Por la Espiral - January 8, 2007

Rally en 2006 de las bolsas de A.L

POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia

-Rally  en 2006 de las bolsas de A.L
-BMV la tercera mejor de la región
-BBVA: bolsas seguirán arriba

 

 La actividad bursátil en el mundo globalizado es más reactiva a acontecimientos que podrían alterar la esfera internacional en lo que corresponde a la consistencia del ritmo de las tasas, la liquidez, la cotización de los metales, del petróleo y de los commodities, demostrando un menor impacto, al menos manejable, del escenario interno propio de cada país.
 Se trata de una alteración en la percepción del riesgo de los participantes bursátiles dejándose asesorar por agentes más abiertos a incluir una serie de ingredientes locales pero primordialmente internacionales para decidir si la posición bursátil debe  mantenerse con la tenencia de valores o es momento de ponerla a venta y dirigir la inversión hacia otro país de similar región o distinta.
 Actualmente la valoración sobre del comportamiento de los mercados accionarios muestra una tolerancia mucho mayor al riesgo en comparación con los movimientos especulativos que aquejaron a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en octubre de  1987, y otras bolsa latinoamericanas;  y diez años después con la crisis bursátil de Asia en octubre de 1997.
 Desde luego que habrá muchas explicaciones para entender al inversionista bursátil menos preocupado ante un Hugo Chávez, una crisis pos electoral en México, un atentado terrorista o una amenaza del  presidente George W. Bush.
 Básicamente ese comportamiento en esta fase de la segunda globalización (el Banco Mundial estudia actualmente los pormenores de la anunciada tercera globalización propiamente después del año 2020) es explicable por la alta densidad de las relaciones internacionales, al mismo que tiempo que el avance en las comunicaciones y la tecnología han beneficiado a la Nueva Economía fundamentalmente al mundo financiero. Con un click en el ordenador, en la computadora, a cualquier hora del día, un inversionista malayo puede conocer en tiempo real la situación de su inversión en Berna, Nueva York, Sao Paulo o Frankfurt; y puede emitir una decisión de venta, compra o traslado en segundos. Eso es parte del gran éxito y el futuro prometedor de la N- economía.
 La red nos ha permitido abrir una ventana de dimensiones desconocidas a la que podemos acceder a partir de una  pequeña posición geográfica determinada, llevándonos de la mano al viaje de la interconectividad se puede desde una pequeña comunidad en Chiapas estar al día de cuánto pasa en Rusia, en Java o en el Polo Norte.
 ¿Qué ha hecho esta segunda globalización por la actividad bursátil?  En la medida en que las multinacionales extienden su poder fuera de sus fronteras naturales y multiplican  sus alianzas a  varias  empresas de otros sectores de la producción, los inversionistas de cartera, junto con los especuladores, han logrado acceder a un amplio portafolio de acciones diseminando el riesgo, buscando compensar las pérdidas accionarias que pudieran experimentar en una bolsa con posturas en otras del otro lado del globo terráqueo.
 De esta forma hoy los inversionistas de cartera tienen metida la mano en muchos rincones del planeta, unos a otros en los bolsillos, por lo que ya no es tan fácil salir corriendo de un país.
A COLACIÓN
 El año pasado la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) estuvo desafiante ante el escenario electoral y pos electoral en los comicios presidenciales de México, con varias marcas históricas, ni la caída de 2.83% de la bolsa el 18 de mayo lograron contener la subida posterior, y aunque hubo momentos de incertidumbre, los inversionistas respaldaron con sus compras de acciones el resultado electoral difundido por el IFE y mucho después validado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE).
 Así la BMV cerró el 2006 con un rendimiento acumulado en pesos del 48.56% al ubicarse en la última jornada hábil del año en 26 mil 448.32 puntos, en dólares se tradujo en un rendimiento del 47.15 por ciento.
 La bolsa siguió la consistencia del rally latinoamericano del año pasado, respondiendo más a factores propios de la globalización y del escenario internacional que al paso propio de los internos.
 En 2006, las cinco mejores bolsas latinoamericanas fueron: 1) La Bolsa de Valores de Lima con una ganancia acumulada del 168.30% al cerrar en 12 mil 884.20 puntos. 2) La Bolsa de Valores de Caracas con un alza acumulada del 156.11% un cierre en 52 mil 233.68 unidades. 3) La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) con una ganancia del 48.56% en 26 mil 448.32 puntos. 4) El Mercado de Valores de Buenos Aires, con el Merval finalizando en dos mil 090.46 unidades un rendimiento acumulado en el año del 35.45 por ciento. 5) La Bolsa de Valores de Santiago con 34.41% al ubicarse en 12 mil 373.68 puntos.
 Los mercados accionarios latinoamericanos experimentaron un buen año, diríamos espectacular, al menos seis bolsas de la región figuraron entre las diez que mejores rendimientos pagaron el año pasado para sus inversionistas, lista en la que encontramos a la Bolsa de Valores de Yakarta con 55.30%; la Bolsa de Valores de Madrid con 34.49%; la Bolsa de Valores de Hong Kong con el 34.20%; añadimos el Bovespa de la Bolsa de Valores de Sao Paulo con el 32.93%; y la Bolsa de Valores de Singapur con el 30.27 por ciento.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 Para los analistas de BBVA Mercados la “edad dorada” de la Bolsa Mexicana de Valores continuará en 2007, además estiman que los mercados de valores todavía tienen recorrido para seguir subiendo pese a las revalorizaciones registradas el año pasado.
En esta línea, anticiparon que las bolsas latinoamericanas registrarán este año una revalorización superior al 12 por ciento. El mercado mexicano tendrá un comportamiento muy positivo con una subida en el entorno del 18%, según esas previsiones.
Además, BBVA Mercados sitúa los objetivos de revalorización en torno al 10% en el caso del Ibex 35, en el 11% para el S&P 500, y en el 14% para el EuroStoxx. Estas previsiones se apoyan en los nuevos catalizadores que sostienen el actual entorno económico financiero: la elevada liquidez, la sostenibilidad del ciclo global, las expectativas de expansión del capital de riesgo, movimientos corporativos, y el dinamismo de los beneficios empresariales, que se esperan por encima de los dos dígitos.
La economía mundial ha crecido en 2006 a ritmos del 5% y la actividad bursátil mundial se ha revalorizado casi un 20%, a pesar de los actuales desequilibrios macroeconómicos, de las posibles sobrevalorizaciones de algunos activos y del aumento del riesgo geopolítico.  Hay optimismo en la actividad bursátil.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *