Home Por la Espiral El horizonte del año
Por la Espiral - January 3, 2007

El horizonte del año

 POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia

-El horizonte del año
-El mundo unipolar
-Orientales y consumo

 El 2007 es un año non. Entre pares y nones, generalmente los nones han sido negativos, conflictivos y beligerantes. Algunos grandes acontecimientos han tenido como punto de origen un año non como la Segunda Guerra Mundial, la caída del Muro de Berlín y más recientemente los acontecimientos terroristas del 11 de septiembre del 2001en Estados Unidos; y los del 2005 en Gran Bretaña.
 El cierre del año pasado fue más negativo que positivo dejando de herencia  la muerte de Saddam Hussein, el dictador iraquí perseguido  y depuesto por Estados Unidos, condenado a la horca en el ocaso del 2006, lo que abre un panorama de nueva incertidumbre para “la aldea global”.
 España ya  resintió en carne propia el apoyo al ejército estadounidense invasor en Irak con los atentados del 11-M en 2004, a la precaución de la lucha contra Al Qaeda, arrastra el gran pendiente del terrorismo separatista de ETA que vuelve a cimbrar con el bombazo reciente a la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, con un saldo de dos muertos. Es el preludio de un  año muy difícil para España que, además, renueva presidente.
 Son asuntos de geopolítica y geoeconomía los que sin lugar a dudas seguirán rigiendo nuestros destinos. El precio del petróleo tan vulnerable y voluble trae de cabeza a los presupuestos de los países exportadores e importadores, lo mismo que a la política monetaria en los efectos negativos del traslado de los petroprecios a la inflación, y al menor dinamismo económico.
 Este año el precio del petróleo podría comenzar a descender en la medida en que Estados Unidos saque sus tropas de Irak, no por razones humanitarias, más bien electorales, porque el 2007 tiene una fase preelectoral que de una u otra forma intentará ser capitalizada por los republicanos  para conservar el poder en las elecciones presidenciales del 2008, aunque es difícil que el presidente George W. Bush logre hacer algo positivo por su partido, sobre todo cuando tres mil familias estadounidenses lloran a uno o varios hijos muertos durante la ocupación de Irak.
 Los próximos días, los meses que nos aguardan, son estratégicos para el reacomodo de Estados Unidos, para sus intereses internos, externos.
 Se avizora un camino coyuntural para las relaciones geopolíticas.
A COLACIÓN 
 Enero marca el calendario de los grandes foros,  el de Davos, Suiza, el Foro Económico Mundial, del 24 al 28 de enero, con el tema “The Shifting Power Equation", dedicado a analizar cuatro ejes cardinales: en lo económico, el peso fundamental de los países emergentes; en lo geopolítico, la necesidad de nuevos polos; en la tecnología, el avance de las redes; en los negocios, el liderazgo en el mundo interconectado.
 Davos establece los primeros análisis que luego secundarán los organismos internacionales en sus diversas reuniones anuales en el transcurso del año.
 En Suiza, los grandes gurús le pondrán atención al dinamismo de los países emergentes que desde la década de los noventa han venido contribuyendo y en parte también sosteniendo el crecimiento mundial, cuando en Estados Unidos las cosas parecen no ir del todo bien, países como China, India, y  los llamados “tigres asiáticos” hacen contribuciones importantes al crecimiento mundial, lo que ha generado, poco a poco, un redimensionamiento de los flujos comerciales, de inversión, posesión de dólares; y de atractivos para  impulsar mercados de capitales.
 Actualmente son Japón y China los dos países que poseen la mayor cantidad de dólares del sistema mundial, acumulados en sus reservas internacionales.
 Y es en particular a China al que se le subraya con buenos pronósticos de crecimiento, envidiables para muchas otras economías de las calificadas emergentes, ese potencial es el imán para Wal-Mart, Ford, General Motors, Mc Donald´s, Nike; y marcas europeas como Zara o las de lujo Salvatore Ferragamo, Louis Vuitton o Dior.
 China ha despertado un mercado de consumo aunque su PIB per cápita de 6 mil 800 dólares es bajo detenta atractivo demográfico, y la creación de una clase media dispuesta a sucumbir al materialismo lo mismo que una elite seducida por las marcas de Occidente.
 La marca francesa Louis Vuitton tiene entre sus principales compradores a clientes orientales, tradicionalmente japoneses por su alto poder adquisitivo (PIB per cápita de 31 mil 600 dólares), a los que recientemente se añadió una elite de chinos.
 Precisamente hace unos días, en esta época de fiestas, corroboré tal ímpetu al visitar Galerías Lafayette en París, había una fila de unas cincuenta personas esperando por entrar al stand-tienda de Louis Vuitton dado el panorama al interior de la misma de otra buena cantidad de personas comprando artículos  Lo curioso: todos eran orientales.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 En Davos se hablará también del mundo unipolar, de la migración, del multiculturalismo, de la necesidad de contrapesos, para un mundo con muchos riesgos en el siglo XXI.
 La unipolaridad en la geopolítica ha sido perfectamente aprovechada por Estados Unidos, al socavarse al socialismo, el capitalismo estadounidense alzó su bandera económica, política y militar.
 Para quienes creen que el dólar es tan débil que la economía estadounidense va condenada al fracaso, deberían sopesar las hábiles decisiones de la Reserva Federal para, por medio de la política monetaria, sostener a la economía estadounidense. No importa por ahora que el dólar permanezca por debajo del euro, del yen, de la libra, si en casi todos los rincones del mundo se encuentra una multinacional estadounidense comiéndose al mercado, exportando las costumbres de la Unión Americana, imponiendo la cultura en la moda, en la música, en la comida, en la bebida y  en los tenis para hacer ejercicio.
 En este viaje a París (no había vuelto desde el 2000) confirmé que la moda Mc Donald´s  domina a lo largo y ancho de la capital francesa,  lo que inició con un vaticinio negativo “ningún francés comerá en Mc Donald´s” es otra  conquista más para la hamburguesa en la medida en que sigue extendiéndose.
 Y aunque hablamos de una punta visible del iceberg, en menos de veinte años, la hegemonía económica estadounidense se ha pulverizado en decenas de multinacionales.
 En tanto, en la geopolítica, Estados Unidos ha impuesto su agenda de intereses sobre de los organismos internacionales, eligiendo igualmente  a sus aliados y a sus enemigos y llevando al mundo a una vorágine  de terrorismo que no hace más que dividir, polarizar y confrontar, tres aspectos formidables para que la unipolaridad perviva en la Casa Blanca.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *