Home Paisanos Hijos de paisanos detenidos en redadas piden a Bush que no se convierta en el ogro que robó la Navid
Paisanos - December 22, 2006

Hijos de paisanos detenidos en redadas piden a Bush que no se convierta en el ogro que robó la Navid

Muchos criticaron los arrestos y su efecto
 en las familias de los detenidos
 Foto: Internet

Washington.- 21 de Diciembre del 2006.-  Los hijos de indocumentados detenidos en redadas llegaron hoy hasta la Casa Blanca para pedir al presidente George W. Bush que declare una moratoria en estas acciones durante el tiempo que el Congreso discuta la reforma migratoria.

"Le queremos decir al presidente que no se convierta en el ogro que robó la Navidad. El tiene el poder para decretar una acción de este tipo", dijo Emma Lozano, directora de la organización Pueblo Sin Frontera de Chicago, que organizó la singular marcha de este día.

Lozano apuntó que ademas de la petición, el propósito de la marcha era llamar la atención sobre una situación que a su juicio es injusta.

Recordó que aún en conflictos armados se dan situaciones de cese al fuego y dijo que en este caso las acciones llevadas a cabo por las autoridades federales afectaron a personas que podrían beneficiarse de la reforma migratoria que el Congreso discutirá el próximo año.

"Esta es una acción agresiva, una hipocresía y una injusticia contra estos niños, es como robarles la Navidad", aseveró.

La semana pasada, el Departamento de Seguridad Interna (DHS) anunció que fueron arrestados mil 282 indocumentados durante varias redadas efectuadas contra plantas empaquetadoras de carne de la compañía Swift, en seis estados del país.

En la comunidad texana de Cactus, las autoridades denunciaron que decenas de niños quedaron abandonados luego de que sus padres fueran detenidos durante el operativo efectuado en una planta de Swift ubicada en esa localidad.

"Esta gente está siendo tratada como terrorista, a pesar de ser gente que trabaja duro, que paga impuestos, que tiene hijos que son ciudadanos estadounidenses. Debemos detener esta injusticia", sostuvo.

Un indocumentado que rehusó dar su nombre refirió la situación que su familia vive desde octubre pasado, cuando su esposa fue detenida por agentes de migración en su casa en Chicago.

"Llegaron en la madrugada a la casa, nos levantaron a todos y a ella se la llevaron esposada sin importar que ahí estaban nuestros dos hijos", relató el inmigrante de 36 años, originario del estado mexicano de Michoacán y quien vive en Estados Unidos desde hace 15 años.

El hombre comentó que aunque su esposa se encuentra ahora en libertad en espera de una audiencia de deportación, el futuro que enfrenta su familia es ominoso.

"¿Qué le voy a decir a mi hijo de cuatro años cuando a su mamá la manden de regreso a México? El es ciudadano (estadounidense), pero eso no nos vale de nada. Estamos muy angustiados", acotó.

Encabezados por una imagen de la Virgen de Guadalupe, con pancartas y cantando "Born in the USA, donït send my mommy and my daddy away" (Nacido en Estados Unidos, no manden lejos a mi mami y a mi papi), una treintena de personas, incluidos niños, marcharon desde El Capitolio hasta Casa Blanca pese a las bajas temperaturas.

Después de entregar la carta, el grupo instaló frente a la entrada principal un pequeño árbol de Navidad en el que colgaron las fotografías de algunos indocumentados detenidos.

Entre los menores estaba Saúl Arellano, cuya madre Elvira Arellano se encuentra refugiada desde el pasado 15 de agosto en una iglesia de Chicago para evitar su deportación, en un caso que ha acaparado la atención tanto en Estados Unidos como en México.

La madre de Saúl fue detenida por primera vez en 1997, luego de cruzar la frontera hacia Estados Unidos y enviada de regreso a México, pero volvió a los pocos días.

Arrestada en 2002 en el aeropuerto O'Hare, donde trabajaba en labores de limpieza de la terminal con un número falso de seguro social, Elvira Arellano argumenta que su repatriación violaría los derechos de Saúl como ciudadano estadounidense al dejarlo desamparado.

(Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *