Home Por la Espiral Derechohabientes e Infonavit
Por la Espiral - December 15, 2006

Derechohabientes e Infonavit

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

 

-Derechohabientes e Infonavit
-Borrás Setién reconfirmado
-Cambios en la Consar

 

 A lo largo del 2006, más de 230 mil derechohabientes han ejercido un crédito del Infonavit, lo que significa que entre el primero de diciembre del 2000 y el 20 de agosto del 2006, un millón 724 mil 192 derechohabientes del Infonavit adquirieron una vivienda por medio de elegir una de las varias opciones de financiamiento que ofrece el  Instituto.
 En los últimos seis años este organismo ha logrado un notable desempeño en sus niveles de eficiencia y lucha contra la corrupción interna, basta recordar la campaña para motivar a la gente a denunciar a falsos gestores del Infonavit o bien trabajadores que pedían sobornos a cambio de aumentar puntuación; etc. También ha tenido una labor efectiva en la estructuración de un amplio abanico de créditos, casi trajes a la medida, uno de los mejores es el de “los propineros”, es decir, gente que tiene un sueldo base que le permite cotizar en el Infonavit, pero cuyo tabulador es tan bajo como su sueldo base que prácticamente el atractivo del empleo lo hace las propinas recibidas por el servicio prestado.
 Otra cualidad a destacar del organismo  es el tiempo de respuesta para saber si una persona puede sola o bien compartiendo el pago del crédito con su pareja, lograr mayor puntuación y calificar para un crédito.
 Ha sido una buena labor lograda por el equipo del Infonavit, bajo la visión de Víctor Manuel Borrás Setién quien ha capitalizado su experiencia de formación en la banca privada, Bancomer, para pasar a un brazo gestor del gobierno.
 Por tanto considero que es muy atinada la confirmación de Borrás, por parte de Agustín Carstens, secretario de Hacienda, de continuar al frente del Infonavit.
A COLACIÓN
 Es fundamental que cuando se construyen equipos, uno esencialmente prioritario como es la formación de un gabinete, existan puntos de comunión, lazos  para poder caminar en un mismo sentido, manteniendo una filosofía acerca de ejes sustanciales de cómo llevar a la práctica las políticas gubernamentales.
 Más sensible es el punto de la relación tiempo-aprendizaje en actividades de tal envergadura, porque aunque se mantengan las bases, en el caso del primer nivel del gabinete la persona al frente de un Ministerio tiene que pasar por el efecto de primeramente empaparse y conocer los entresijos del funcionamiento de una dependencia; creo que esa cuota de tiempo-aprendizaje demora en la medida en que el profesionista elegido en este caso por el presidente, repito para el gabinete, no tiene las cualidades, ni el conocimiento necesario y suficiente para el desempeño de sus funciones.
 Creo que seis años en términos de rendimiento pueden ser tremendamente eficientes para quien está bien capacitado y aprende rápido a desempeñar su función, o bien, terriblemente deficientes, un desperdicio,  para quien simplemente  queda por debajo del puesto; de  aquí el calificativo con el que concuerdo: “La ineficacia es una forma de corrupción”.
 Por eso me parece cuestionable que el presidente Felipe Calderón recicle a Josefina Vázquez Mota y la ponga al frente de Educación, cuando debió ser recolocada en la Secretaría de Desarrollo Social que es una dependencia que  ella ya conoce, sabe los rezagos, lo que hace falta por atender, y pueden nacer muy buenas ideas en corto plazo y salvar la relación tiempo-aprendizaje.
 Por ejemplo, en el caso de Rodolfo Elizondo, titular de Turismo desde el 2003, la ratificación realizada en el cargo por el presidente Calderón es favorable porque permitirá ganar tiempo, evitar ese déficit de la “novatada” ante todo para el profesionista que no ha hecho carrera interna en la dependencia a encabezar.
 Algunas decisiones un tanto extrañas son  la de Georgina Kessel,  en la Secretaría de Energía. Kessel es una persona muy preparada en el análisis de inversión, comercio y algunos puntos de energía, viene de dirigir Casa de Moneda, es totalmente otra cosa distinta al esfuerzo y la visión para la titularidad de Energía.
 Además en este punto, el presidente Calderón rescata a dos ex secretarios de Energía de la administración del presidente Ernesto Zedillo como son Jesús  Reyes Heroles, titular de Energía de 1995 a 1997; y  Luis Téllez Kuenzler, al frente de dicha dependencia de 1977 al 2000.
 Aquí el comentario es en el mismo sentido, que cualquiera de los dos, Reyes Heroles o Téllez Kuenzler, bien pudieron ocupar Energía un puesto que conocen a fondo y los dos con un proyecto que traen desde tiempo atrás. Quizá lo estructuraron más como una jugada ante el Congreso pensando que cabildear con la oposición la reforma energética generaría más roces con un hombre que con una mujer.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 Tenemos movimientos que   no gustan del todo, otros ajustes me parecen mesurados y los menores orientados a continuar con las políticas de largo plazo como es el abatir el déficit de vivienda en México,  una carencia que hasta el momento ha tenido la respuesta acertada del Infonavit y todo cuanto se ha logrado detonar alrededor de la política de vivienda, desde lo que corresponde a la parte privada con las Sofoles.
 Mientras tanto otras áreas siguen con movimientos, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), cambia de presidente: sale Mario Gabriel Budebo y entra al frente, Jaime Schwartz Rosenthal.
  Esta “papa caliente”, la Consar, necesita seguir trabajando por transparentar la información de los esquemas del ahorro para el retiro; urge una buena campaña de educación a la población para que aprenda qué es una Afore, cómo funciona, cómo será el esquema de su jubilación; prioritario también en los medios de comunicación masiva una campaña para difundirle a la gente que por el hecho de perder su empleo formal no pierde su dinero en la Afore por ellos elegida.
 La Consar es un todo un reto, porque hay que conciliar con los intereses de las Afores, pero fundamentalmente debe servirle a la gente, al aforado, al trabajador, que le descuentan su ahorro para el retiro de forma obligatoria; y aquél que lo hace convencido de ahorrar de forma voluntaria para tener un mejor mañana en la tercera edad.
 Yo invitaría a Schwartz Rosenthal  para que le pida a la Condusef sus estadísticas de quejas y las hojas de control con la finalidad de que como nuevo presidente tome todos esos ímpetus positivos para mejorar el esquema, insisto, hacerlo entendible, transparente y que escuchen lo que del otro lado dicen los trabajadores. Tienen que hacerlo para ganar confianza.
 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *