Home Por la Espiral Los BRIC, nuevo potencial
Por la Espiral - December 8, 2006

Los BRIC, nuevo potencial

POR LA ESPIRAL
  Claudia Luna Palencia

 

-Los BRIC, nuevo potencial
-Tras la experiencia de los NIC´s
-México no figura, no despunta

 La terminología NIC´s, usada de abreviatura para  la definición de New Industrialized Countries, que tan rápidamente fue difundida en la década de los ochenta y de principios de los noventa para analizar la fulgurante carrera de cuatro economías asiáticas: Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur tiene otro paralelo reciente, el de los BRIC, que también dará mucho de qué hablar por la relevancia observada en el contexto de la economía global.
 El concepto BRIC agrupa a Brasil, Rusia, India y China, mercados emergentes seguidos muy de cerca por la Correduría Goldman Sachs autores precisamente de esta nueva abreviatura que crea una esfera muy particular en cuatro economías cuyo despunte es seguido muy de cerca por las casas de inversión.
 A manera de propuesta serviría para estudio de tesis realizar un análisis entre los factores que permitieron que los cuatros “tigres asiáticos” lograran una historia de éxito, con algunos bemoles como la crisis de 1997, pero superable, en comparación de los factores de impulso para las economías BRIC que  apuntan hacia un escenario estelar en los años venideros.
 Fue en la década de los sesenta donde comenzaron a tomarse cambios profundos, estructurales en la economía de Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur, los planes quinquenales establecieron el impulso continuado para una política fiscal de estímulo a la inversión privada nacional y extranjera encaminada a detonar el sector secundario de la producción, la industrialización se orientó en sentido estricto hacia un modelo exportador.
 Fue así como los “tigres asiáticos” respondiendo cada uno a su propia dinámica interna y combinándola con una serie de variables lograron dar la sorpresa a finales de los setenta y principios de los ochenta su motor hizo voltear a los organismos internacionales hacia el sudeste asiático para asimilar que unas economías catalogadas de subdesarrolladas o emergentes estaban construyendo un modelo que las llevaría a la situación de economías avanzadas como hoy en día el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) las reconoce en sus informes.
 El milagro asiático hizo voltear a las subdesarrolladas economías latinoamericanas al otro lado del mundo y las puso de cabeza cuando precisamente en la llamada “década perdida” de los ochenta, fueron estos países asiáticos los que obtuvieron buena parte de la inversión extranjera y tasas de crecimiento interesantes.
 América Latina se sacudió en las mesas de los analistas y los asesores de inversión al competir con Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur y poco a poco la región latinoamericana quedó rebasada porque las preferencias de los inversionistas decantaron por los asiáticos, dejando las distancias de lado, fueron las facilidades fiscales, la productividad de la mano de obra y el régimen de inversiones los atractivos de entrada.
 Estas economías son potencias exportadoras con una dinámica envidiable, además las cuatro tienen una balanza de pagos superavitaria, Corea del Sur por 3 mil 300 millones de dólares; Taiwán por 20 mil 700 millones de dólares; Hong Kong por 16 mil 400 millones de dólares; y Singapur por 38 mil millones de dólares.
 Es interesante tomar algunos indicadores acerca de los NIC´s, por ejemplo, si tomamos los datos del FMI presentados en “Perspectiva de la economía mundial”, tenemos que el PIB promedio de 1988 a 1997  en los NIC´s fue el siguiente: Corea del Sur 7.7%; Taiwán 7.1%; Hong Kong 5.2%; y Singapur de 9.1 por ciento.
 Por otro lado en igual lapso toda América Latina promedió un crecimiento del 2.9 por ciento; en México el PIB alcanzó una media de 3% de 1988 a 1997, y en Brasil, del 2 por ciento.
 En el 2006 el PIB esperado por el FMI es para Corea del Sur del 5%; Taiwán del 4%; Hong Kong del 6%;  y Singapur del 6.9 por ciento. Para México el pronóstico del FMI es del 4% y para Brasil del 3.6 por ciento.
 A COLACIÓN
 Son los BRIC, el nuevo grupo estelar de las corredurías y casas de inversión, Brasil, Rusia, India y China,  tienen todo tipo de pronósticos favorables un abanico de oportunidades potenciales para los inversionistas en energía, comunicaciones, en mercados de nicho para los consumidores con un reciente poder de compra pero también por la esfera de influencia regional o microregional que los inversores pueden aprovechar usando de plataforma a  Brasil, Rusia, India o China.
 De acuerdo con Goldman Sachs, China es la cuarta economía del mundo y todo indica a que terminará superando a Alemania antes del 2010. Esta economía asiática  ha podido más que duplicarse en cinco años, los pronósticos del FMI apuntan  a un PIB del 10% en 2006.
 Ahora bien la aportación conjunta de los cuatro países al crecimiento mundial viene situándose en torno al 30% desde el 2000, y tanto India como Rusia han tenido mucho que ver  con ello.
 Goldman Sachs refiere que la economía india ha crecido desde el 2000 en un volumen equivalente al PIB de los Países Bajos ese mismo año.
 Otro dato a tomar en cuenta es que la relevancia  de los BRIC en la economía mundial es del tamaño alcanzado por los niveles de reservas internacionales.
 En el caso de Rusia, menos de diez años después de la crisis que sacudió al país, sus reservas son de 280 mil millones de dólares.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 Los BRIC son tipos de cuidado, Goldman Sachs predice  que el PIB conjunto de los cuatro países superarán al del G-6 formado por Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, antes del año 2035.
 Y ello  implica que sus economías estarán impulsadas por su capacidad industrial, de transformación, de participación exportadora, de imán para las inversiones, la asimilación de nuevas tecnologías, el empeño en llevar a cabo reformas a favor de la I+D, del fomento a la innovación y el establecimiento de un marco jurídico a favor de las deducciones fiscales para la innovación I+D+i.
 El que Brasil esté formando parte de este selecto grupo de países emergentes donde los asiáticos predominan es de llamar la atención porque eso implica que América Latina no está haciéndolo del todo mal pero tampoco del todo bien y debemos entonces voltear hacia Brasil para analizar el proceso de los últimos quince años de un país al que de pronto guarda cierto parelismo con México en cuestión demográfica, deuda externa, peso de la deuda externa respecto al PIB, índices de corrupción, pero con diferencias importantes en sus procesos privatizadores dado que Brasil ha sido más prudente intentando guardar un equilibrio en un modelo mixto y asumiendo un liderazgo microregional en América del Sur lo que le concede un atractivo especial, porque Brasil se convierte en una puerta de acceso para los países socios aledaños.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *