Home Arte y Cultura La soprano Zulyamir Lopezríos y el pianista Alberto Cruzprieto le dicen adiós al Año Mozart
Arte y Cultura - December 8, 2006

La soprano Zulyamir Lopezríos y el pianista Alberto Cruzprieto le dicen adiós al Año Mozart

La soprano
Zulyamir Lopezríos
Foto: Gerardo Peña.
 Cortesía INBA

Por Julieta Sánchez Quiroz
Reportera Azteca 21

Ciudad de México. 9 de diciembre de 2006. Los festejos del Año Mozart continúan en los últimos días de 2006. Precisamente en el cierre del ciclo, el Museo Franz Mayer se convertirá en el escenario del recital “Adiós, Mozart” que ofrecerán la soprano Zulyamir Lopezríos y el pianista Alberto Cruzprieto, con canciones compuestas por Wolfgang Amadeus Mozart, el próximo domingo 10 de diciembre.

Integrado por once piezas (habrá un intermedio), el programa será el mismo con el que hace aproximadamente quince años estos mismos intérpretes comenzaron su relación artística. “Fue el primero que compartimos”, aclara Lopezríos en entrevista telefónica con Azteca 21. “Fue un flechazo musical, hubo una identificación y a lo largo de todos estos años hemos seguido trabajando muy distintos repertorios.”

Iniciada en el mundo del arte con formación profesional en danza, Lopezríos también se interesó por el piano, percusión, violonchelo y canto, los que estudió en el Conservatorio Nacional de Música. Pero fue el canto por el que finalmente se inclinó, debutando en 1985 con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes y la Compañía Nacional de Ópera (en esta última, precisamente con una obra de Mozart: “Die Zauberflöte”).

“Mi elección de instrumento fue un poquito al azar, a veces en las carreras artísticas uno empieza con un instrumento o algo como la danza, y ése fue mi caso: pero el canto me fue envolviendo de tal manera que empezó a desarrollarse dentro de mis actividades musicales, aunque las otras no se descartan: son formativas y coadyuvan a desarrollar el canto”, explica la también maestra de la Escuela Superior de Música del INBA.

Para ella, participar en los festejos del Año Mozart es celebrar a este genio musical. “Interpretar a Mozart significa interpretar a uno de los pilares en la historia de la música, y nadie se salva, entre comillas, claro, de interpretarlo, porque sería un crimen hacerlo. Como cualquier músico, me congratula que mi voz se preste para interpretar estas pequeñas maravillas.”

Lopezríos asegura que lo que más le agrada del repertorio que interpretará este fin de semana es la percepción, tanto vocal como estructural. “Están hechas con una factura aparentemente muy simple, pero son perfectas. Sin embargo, eso mismo se me hace muy complicado, porque tienen que sonar así de sencillas. Por tal motivo, hay que estudiarlas con mucho cuidado y hacer que esa sencillez se oiga. Definitivamente, hay algunas preferidas, como la penúltima, llamada ‘En un bosque solitario’. Me parece que es casi una escena dramática en apenas cuatro páginas. Esto es muy difícil de lograr en un tiempo tan corto, y Mozart lo hace a la maravilla.”

El reto de cantar Mozart, dice la soprano, es el “regreso a aguas cristalinas”, pues los cantantes muchas veces abordan repertorios más pesados, pero interpretar el repertorio mozartiano requiere de “una voz muy bien impostada y siempre será una terapia vocal. Por eso yo siempre recomiendo tener en el repertorio algo mozartiano que coloque en punta la voz, para que cuando uno aborde otros repertorios, en los que desarrolla aún más grande, no se quede ahí, sino que siempre regrese a los cabales de la punta vocal”.

Para Lopezríos, “lo que más disfruto ahora es poder decir a través de mi voz lo que quiero, y que la técnica me lo permite. Es increíble que mi instrumento esté en mi cuerpo. La voz es el más inmediato de los instrumentos”.

Por otra parte, la también miembro del grupo Concertistas de Bellas Artes de la Coordinación Nacional de Música y Ópera del INBA, la propuesta de recorte presupuestal en materia cultural presentada por el presidente Felipe Calderón es algo muy triste.

“Es realmente una patada tremenda a la cultura, que ya de por sí estaba muy olvidada, y ahora con este recorte presupuestal algo tendrán que hacer los jefes para utilizar esos pocos recursos de una manera inteligente. El presupuesto siempre será muy poco para la cultura, pero también depende de cómo se usan esos pocos recursos. Lo único que queda es usarlos de una manera inteligente y trascendental, para que se aprovechen al máximo.”

Dentro del Programa Concertistas de Bellas Artes, Zulyamir Lopezríos y Alberto Cruzprieto se presentarán en el Museo Franz Mayer, ubicado en la Plaza de la Santa Veracruz, frente a la Alameda Central, Centro Histórico, el domingo 10 de diciembre a las 12 horas. El precio de entrada es de 25 pesos.

Comentarios a esta nota: julieta.sanchez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *