Home Por la Espiral Cuadrángulo estratégico
Por la Espiral - December 7, 2006

Cuadrángulo estratégico

POR LA ESPIRAL

Claudia Luna Palencia

-Cuadrángulo estratégico
-Ahora sí reforma energética
-Elegir bien esquema de venta

 

 El populismo petrolero  perjudica a la parte de la población mexicana más necesitada dado que cimbrar las esperanzas en el espejismo del “oro negro” traslada la utilización de los recursos de un ingreso directo al gasto (por ejemplo gasto público en obras e infraestructura) a la forma de un ingreso directo a un subsidio.
 En los nuevos tiempos, esa retórica está condenada  por las propias características del complejo mercado energético internacional donde el modelo paternalista no tiene capacidad de respuesta para atender los reajustes entre capacidad instalada, abastecimiento presente y futuro, porque los presupuestos de ampliación de la planta productiva son multimillonarios y no hay forma real de que un gobierno pueda con su propio presupuesto financiar su estabilidad energética futura, y sería ilógico proponer hacerlo con endeudamiento externo cuando muchos en México queremos salir del paquete de la “deuda eterna”.
 La respuesta que a los mexicanos nos ha costado digerir con el paso de los años, sexenio tras sexenio de intentos de privatización, es que México tiene totalmente agotado el modelo paternalista energético concebido desde la nacionalización decretada por el entonces presidente Lázaro Cárdenas del Río el 18 de marzo de 1938, una medida que en su momento fue casi heroica y que sucedió ante una problemática interna.
 En la actualidad,  68 años después, las características internas son diametralmente distintas desde el peso demográfico y la industrialización en el país y las externas contaminadas por el ciclo mundial, shocks, y todo un perfil geopolítico y geoeconómico diferente al de décadas atrás.
 Por mucho tiempo creímos que PEMEX era un titán petrolero, un barril sin fondo, inspiración además de la soberanía inviolable e invulnerable contra el entreguismo, muchas veces en los discursos oficiales los aplausos más encendidos de la multitud fueron arrebatados al compás de “PEMEX es netamente mexicano” y “el petróleo no se negocia”.
 Me parece que en algún momento de esta historia paternal perdimos el hilo conductor, dejamos de palpar la realidad del entorno internacional que comenzó a rebasarnos desde afuera en el tema energético y sumidos en ese falso espejismo también malentendimos o usamos a conveniencia la soberanía. Dejamos de apostarle a la modernidad energética del país y eso implica ponernos en riesgo, no en este momento, que podemos encender las hornillas de la estufa, ni llenar el tanque de la gasolina del coche a un precio no tan económico pero tampoco incosteable, no a razones de carestía.
 Esta comodidad debemos garantizarla para dentro de unos años y décadas tanto para la planta productiva como para los consumidores privados, eso es lo que tenemos en riesgo, y mientras Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador adelantan  en la región una serie de pasos al respecto, México trabaja con un modelo energético del pasado, con múltiples corchetes para no violentar la Constitución, aunque en la práctica la presencia de la inversión privada extranjera opera entre disimulos, un punto  perjudicial para los propios mexicanos.
 En este sexenio del relevo con el presidente Felipe Calderón, el 2007 marcará seguramente el inicio de las transformaciones del modelo energético vía una reforma de varias que le seguirán en el Congreso porque tampoco se puede de la noche a la mañana realizar un cambio de 360 grados en todos los eslabones de la cadena energética, porque de pronto pensamos que el cambio se inicia y termina únicamente con PEMEX y no es así.
 Sé que este proceso será inminente en la medida en que el PAN siga negociando con el PRI, por lo pronto los eslabones en el gabinete están dados con el siguiente cuadrángulo: Agustín Carstens, secretario de Hacienda; Georgina Kessel, secretaria de Energía; Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes; y Jesús Reyes Heroles, director de PEMEX.
 Es un equipo que cuenta con el conocimiento  a fondo que aporten  Luis Téllez y Jesús Reyes Heroles, dos profesionales empapados en el proyecto energético ideado hace doce años en la administración del presidente Ernesto Zedillo además de conocer de cerca el trabajo, los planes y los proyectos de importantes empresas energéticas estadounidenses.
 Me parece que no  podemos seguir trabajando en México con esquemas agotados, sé que el capital privado nacional y extranjero es necesario, es menester avanzar más allá de una retórica caduca cuidando eso si la  forma del proceso de apertura, no caer en la voracidad, ni en la participación sin límites. En reiteradas ocasiones hemos advertido de  Argentina como  ejemplo de los excesos en modelos privatizadores y de extranjerización, lo observamos con YPF y Repsol; no obstante hay otros esquemas interesantes como el brasileño.
 Creo que la clave está en el comienzo y en la capacidad moral de las autoridades supervisoras y de la creación de los órganos de vigilancia y competencia.
 Considero básico:  no ignorar que incurrir en un modelo energético basado en el exceso de capital privado nacional y extranjero operando un esquema en su mayoría de energías fósiles es una mala apuesta, igual anacrónica (obsérvese  la tendencia de la región en Bolivia, Ecuador, Perú).
 Si vamos a terminar el paternalismo energético, el modelo loable debe ser mixto y sustentable, es decir evitar que las empresas extranjeras quieran invertir en México nada más por el  petróleo, no, que también vengan a invertir en energía solar, hídrica, eólica, en la biomasa, en alternativas no contaminantes que de ello tenemos urgencia.
SERPIENTES Y ESCALERAS 
 Llega a esta columna correspondencia desde Estados Unidos, la relacionada con el nueve de junio del 2006, en la que Donald E. Felsinger, presidente de Sempra Energy, una de las 500 empresas de la lista Forbes más importantes del mundo relacionada con el tema de la energía, por supuesto estadounidense, anuncia la bienvenida a Luis Téllez para formar parte de la  Junta de Directores de tan importante empresa con proyectos de gas natural en el Norte de México.
 El texto completo se puede leer en: http://public.sempra.com/newsreleases/viewPR.cfm?PR_ID=2018&Co_Short_Nm=SE.
 Es de llamar la atención que en la presentación del secretario Téllez de hace unos días para su nombramiento en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes fuera omitida la situación que guarda el funcionario público al respecto de su posición en Sempra. Me parece que aclararlo a tiempo no daría lugar a especulaciones el día de mañana con todo el proceso que se viene en puerta. ¿Sigue en Sempra?

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *