Home Arte y Cultura Retrospectiva de Gabriel Orozco en el Museo del Palacio Bellas Artes
Arte y Cultura - November 27, 2006

Retrospectiva de Gabriel Orozco en el Museo del Palacio Bellas Artes

'Mis manos son
mi corazón' es el
título de esta bella obra
Foto: Museo del Palacio
 de Bellas Artes

Por Fabiola López
Reportera Azteca21

Ciudad de México. 27 de noviembre de 2006. En rueda de prensa, se informó que el artista mexicano egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, Gabriel Orozco, presentará por primera vez 140 obras no exhibidas en nuestro país, provenientes de museos y colecciones particulares (tales como MoMA, Marian Goodman Gallery de Nueva York, Galerie Chantal Crousel o la Galería Kurimanzutto) de Estados Unidos, Brasil, Puerto Rico, España, Francia, Suiza, Inglaterra, Bélgica e Italia en el Museo del Palacio de Bellas Artes (MPBA) a partir del próximo 29 de noviembre.

Gracias a la mediación de Mercedes Iturbe (directora del MPBA), el proyecto que llevaba años planeado logró concretarse en una muestra retrospectiva del artista. Obras desde la infancia (etapa que lo marcó mucho), juventud y más, que incluyen fotografía, instalación, escultura y una serie de pinturas muy recientes, todas ellas sin algún orden cronológico, pero de gran importancia, ya que permitirán apreciar la solidez de su trayectoria en el arte contemporáneo internacional.

Con el mismo gusto, el curador de la exposición Patrick Charpenel comentó que con este trabajo se permitió un diálogo muy interesante, pues cabe destacar que él mismo es un joven coleccionista de arte que aprecia mucho la obra de Orozco.

La exposición se mostrará en las ocho salas del MPBA, a lo cual Orozco afirmó que esa separación lo cansa, puesto que las obras estarán divididas. A pesar de ello, Iturbe resaltó las virtudes de esto. “Cada una contiene un discurso propio, si no se ve en total, se puede apreciar por separado, cada sala tiene su especificidad”.

El artista veracruzano de 44 años afirmó que está muy contento por la exposición y que fue una decisión muy importante exponer en Bellas Artes. “Es un reto, porque es un museo que no fue hecho para las artes plásticas”.

La importancia de la exhibición se destacó, puesto que está muy completa, variada y promete dar sorpresas al público joven; sin dejar de mencionar que es considerado uno de los 100 mejores artistas más importantes del mundo. La novedad serán sus cuadernos de trabajo, mil 500 páginas escritas durante sus múltiples viajes por todo el mundo que le han servido para idear y ordenar su pensamiento e iniciar el proceso creativo. Agregando que la idea es, “No mostrar nada que haya sido mostrado en el Tamayo, todo es nuevo en México”, salvo contadas piezas.

Comentó que los puntos recurrentes que se verán son los planetas, las órbitas, el girar y en general el movimiento; se podrá observar una inclinación por lo orgánico y la transformación, ya que siempre ha tenido: “una fascinación u obsesión por ello, y por lo geométrico, sin ser un experto de alguna escuela”, por ello tiende a dibujar cosas abstractas.

En lo que respecta al uso de la digitalización, afirmó que sí la empleó en su obra “Árbol del samurái”, de hace varios años, y además se sirvió de un proceso digital para los cuadros de pintura, de los que está muy satisfecho, puesto que aseguró que son un cuerpo de trabajo con sustancia.

De esta manera, orgulloso por su trabajo y del apoyo que desde hace mucho ha recibido de diversos países, no sólo de México, invitó a visitar la muestra, de la cual también se presentará un libro (sobre la obra del artista) en coedición con CONACULTA-INBA y Editorial Turner el 30 de noviembre.

Gabriel Orozco añadió: “No hay que tener miedo a decepcionar, tiene que ver con la conciencia de uno. También hay críticas fuertes y descalificaciones”, refiriéndose a romper la inercia de alabar cada obra que crea. “Es bueno salirse de uno mismo, ayuda mucho salir de viaje.”

La exposición de Gabriel Orozco estará abierta al público del 29 de noviembre de 2006 al 25 de febrero de 2007, de martes a domingo, de 10 a 18 horas. Los domingos la entrada es libre.

Comentarios a esta nota: fabiola.lopez@azteca21.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *