Home Arte y Cultura “Oaxaca extraoficial”, arte en movimiento, como la sociedad oaxaqueña
Arte y Cultura - November 16, 2006

“Oaxaca extraoficial”, arte en movimiento, como la sociedad oaxaqueña

Fernando Gálvez
de Aguinaga es
crítico de arte especialista
 en arte contemporáneo
Foto: Gregorio Martínez M./
Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 16 de noviembre de 2006. La noche del jueves 9 se llevó a cabo la inauguración de “Oaxaca extraoficial”, exposición que muestra el trabajo de 16 artistas en torno del conflicto político-social que se vive en esa entidad y que consta de pintura, fotografía, video e instalación.

La inauguración se efectuó en Pasagüero, en pleno Centro Histórico, un lugar excepcional que busca aproximarse a las expresiones culturales –que incluyen pasarelas de moda, muestras gastronómicas y otras– desde un punto de vista distinto, para ofrecer otra opción en esta concurrida zona de la ciudad.

Una de las artistas presentes en la inauguración fue Yolanda Gutiérrez, quien realizó una instalación en la que una base de organza servía para que de su centro saliera una espiral construida totalmente con pétalos de rosa artificiales. La artista, nacida en el Distrito Federal pero residente desde hace varios años en Oaxaca, invitaba al público a colaborar en su obra, colocando un pétalo en la órbita de la espiral y así ésta seguía creciendo. Gutiérrez señaló que su obra en esta exposición surgió como un llamado al diálogo y al trabajo comunitario, tan necesario y palpable en estos tiempo difíciles que vive el estado sureño.

El crítico de arte Fernando Gálvez de Aguinaga habló con Azteca 21 y compartió algunos puntos de vista acerca de la exposición –para la que escribió un texto de presentación– y de la situación en el estado. “En los últimos quince años, Oaxaca ha vivido una profunda transformación social y cultural. El desmantelamiento de la actividad agraria, a causa de las desastrosas políticas económicas implantadas desde la Federación, pero adoptadas sin cortapisas por los gobiernos estatales, ha derivado en una crisis sin precedentes en un estado eminentemente campesino e indígena, lo que a su vez ha derivado en migración, pobreza y destrucción ecológica.

“Por otra parte, la actividad artística, en cambio, ha vivido un impulso sin precedentes, pues a partir de la fundación del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) por Francisco Toledo y luego de muchos otros espacios como el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, el cineclub El Pochote y el Museo de Arte Contemporáneo, entre otros, esto hizo que un importante flujo de creadores nacionales y extranjeros comenzara a acercarse a la ciudad capital. Así, en poco más de tres lustros, los oaxaqueños vieron crecer un circuito y una vida cultural antes limitados a otros centros urbanos del país. Asimismo, el mercado del arte volteó hacia esta región con la esperanza de que la genealogía de importantes artistas plásticos como Rufino Tamayo, Rodolfo Nieto y Francisco Toledo se prolongara en las nuevas generaciones. Desgraciadamente los criterios mercantiles se impusieron por mucho tiempo, haciendo que al menos dos generaciones de jóvenes artistas tuvieran que adaptarse a lo que las galerías vendían como sello del arte oaxaqueño: folclorismo fácil y forzado, abundante colorido, iconografía robada de los más exitosos, sobre todo Toledo y Rodolfo Morales. Esto ahogó la producción de muchos pintores que saturaron el mercado de obras poco rigurosas, complacientes con el mercado y ajenas a búsquedas plásticas y creativas sinceras. Pero, en los últimos cinco años, el fin de este boom oaxaqueñista se vio cuando los museos y galerías empezaron a abrirse poco a poco a los creadores contemporáneos que hacían un arte fuera de los clichés comerciales. Así, tanto los asentados en Oaxaca –pero de diversos orígenes nacionales y extranjeros– como los locales, que se habían propuesto caminar su trayectoria dentro de parámetros distintos a los dictados de la moda comercial, comenzaron a transformar el panorama artístico de esta región de México. Hoy día es fácil encontrarse con que célebres personajes de la escena internacional como Kiki Smith o Francesco Clemente pasan temporadas en la capital oaxaqueña, exhiben sus obras en algunos de los espacios museísticos de la ciudad y trabajan en obras que luego expondrán en centros tan importantes como el MOMA de Nueva York y otros. Del mismo modo, Gabriel Orozco o Francis Alys tuvieron exposiciones en Oaxaca antes de ser aceptados como figuras dominantes en el Distrito Federal”.

De hablar pausado y mirada serena, el ex director del IAGO continúa: “La exposición ‘Oaxaca extraoficial’ reúne a un conjunto de artistas que por un lado han vivido el desarrollo de ese fenómeno o han llegado a insertarse en él en distintos momentos. Las trayectorias de todos ellos tienen el común denominador de haber buscado una voz propia, de haber desarrollado libremente su quehacer artístico y de salirse de los moldes de la ya deshilachada ‘escuela oaxaqueña de pintura’. El hecho de que en plena convulsión social de la entidad oaxaqueña se presente esta muestra, nos hace ver que también los ámbitos intelectual y artístico están proponiendo nuevas formas de expresión ante una realidad cambiante y que de golpe se ve insertada dentro de la globalidad depredadora. Ya no es posible seguir hablando con el bucolismo de antaño, parece decirnos este conjunto de cuadros, fotografías, videos y hasta muros grafiteados.

“Así, esta reunión de diferentes estilos y propuestas es como un grito refrescante de una sociedad oaxaqueña, que también en materia de arte está viviendo una gradual revolución. El título y subtítulo de un libro que publicara la historiadora de arte Selma Holo, bajo el sello del Smithsonian, definen esta situación con certeza de aforismo: ‘Oaxaca ante el cruce de caminos: manejando la memoria, negociando el cambio’. Por supuesto, la PFP debe salir de Oaxaca, no es posible que Ulises Ruiz se mantenga en el gobierno sólo porque es producto de una alianza entre el PRI y el PAN para acabar con la movilización social. Con la PFP tenemos una ocupación militar disfrazada de policial. En mi caso, yo salí huyendo de Oaxaca, amenazado por las autoridades, por denunciar la utilización del patrimonio cultural de Oaxaca para generar recursos y canalizarlos a la campaña de Madrazo en el estado, por eso crearon una nueva ciudad administrativa. Pero vino la reacción popular para exigir la salida de Ulises Ruiz, quien se ha mantenido mediante una represión bestial. Esto hizo posible la unión de 400 organizaciones, que antes incluso algunas eran contrarias, en la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca), en la que confluyen artistas, intelectuales, ecologistas, universitarios, académicos… y a la que la presencia de la PFP llegó a apuntalar. ‘Oaxaca extraoficial’ desde el título menciona lo que sucede en el estado, pues no existe oficialismo, sino que opera con el apoyo de los militares, y la sociedad ha tomado a su cargo la solución de los grandes temas. La creatividad del pueblo de Oaxaca, expresada en sus artes populares y artísticas, es su fuerza, la cual se conoce por su cultura ancestral, y se aprecia en sus cientos de bandas de música, en su arte culinario, en sus artesanías. Hace falta una transformación del poder clasista, marginador, pues 20 por ciento de su fuerza laboral se encuentra en Estados Unidos, y la otra se desempeña como jardineros, taqueros, meseros y albañiles en el resto del país. Por fortuna, el panorama estético en Oaxaca ha variado mucho, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca tiene la mejor biblioteca de artes plásticas del país y generó una estética que se ha salido de lo comercial sin imitar a artistas como Rodolfo Nieto, Rodolfo Morales, Toledo, Tamayo… como hicieron muchos. Esta tendencia imitativa pronto se saturó y empezó a surgir otro movimiento de artistas con otras posiciones estéticas, algunos de los cuales podemos ver aquí”.

En “Oaxaca extraoficial” participa obra de Alberto Ibáñez, Antonio Turok, Adán Paredes, Yolanda Gutiérrez, Guillermo Roel, Alejandro Echeverría, Ana Santos, Demián Flores, Fernando Aceves, Juan Graf, Guillermo Olguín, Jonathan Barbieri, María Rosa Astorga, Mauricio Cervantes, Pablo Luzardo, Raúl Herrera. La muestra permanecerá abierta al público, de lunes a sábado, de 12:30 a 19 horas, hasta el 7 de diciembre de 2006, con entrada libre, en Pasagüero, Motolinía 33, Centro Histórico, a dos cuadras de la estación Allende de la línea 2 del metro.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *